Reflexiones Sobre La Acondroplasia En (2024)

ESCUELA NACIONAL DE ANTROPOLOGêA E HISTORIA

I N A H S E P

DIVISION DE POSGRADOS POSGRADO EN ANTROPOLOGêA FêSICA

ENAH

¿DEL SUELO A LA CABEZA O DE LA CABEZA AL CIELO?

Una aproximación antropofísica sobre la acondroplasia

TESIS

QUE PARA OPTAR POR EL GRADO DE

MAESTRA EN ANTROPOLOGêA FêSICA

PRESENTA LUISA FERNANDA GONZÁLEZ PEÑA

DIRECTORA DE TESIS: DRA. MARTHA REBECA HERRERA BAUTISTA

Investigación realizada gracias al apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT)

México, D.F. Diciembre 2014

AGRADECIMIENTOS

Agradezco a mi directora de Tesis Dra. Martha Rebeca Herrera Bautista por su paciencia, tiempo, consejos, disponibilidad, enseñanzas y sobre todo no dejarme caer en la adversidad, haciendo posible la culminación de este proyecto. Usted tiene un lugar muy especial en mi corazón.

A mí comité tutorial: A la Dra. Florencia Peña Saint-Martin por su confianza, tiempo, enseñanzas, y su entusiasmo contagioso a lo largo de la maestría. A la Dra. Anabella Barragán Solís por su tiempo, enseñanzas, valiosas aportaciones, por ser mi inspiración a ser mejor día a día. A la Dra. Patricia Molinar por su oportuna lectura y comentarios valiosos para la presente investigación, sus consejos y las risas que alegran el corazón. A la Dra. Amacelli Lara por la paciencia, tiempo, aportaciones minuciosas y precisas a lo largo de su acompañamiento académico, por las alegrías y tristezas compartidas.

Gracias al apoyo del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) para culminar la presente investigación.

2

Con todo el amor para mi “Major Tom” Though I'm past one hundred thousand miles I'm feeling very still And I think my spaceship knows which way to go…

A mi madre por su amor, apoyo incondicional y consejos. Mami no te prometo tener limpia la mesa, seguirá llena de copias y libros, procurare no comer frente a la computadora.

A mis hermanos Sarita, Lizy, Luis y Leonardo que la vida continue con ustedes junto a mí Continue 9, 8, 7, 6, 5, ¡1 up!… START.

A Mirna Zarate mujer de pocas palabras y de corazón enorme, gracias por caminar junto a mí. A lo largo de la vida, ingiriendo comida y agua, construimos células, crecemos y nos volvemos más grandes y sustanciosos. Lo que no era, ahora es. El proceso no se puede detectar. Sólo se percibe a intervalos. Sabemos que está sucediendo, pero no muy bien cómo ni por qué. De modo parecido, a lo largo de la vida nos llenamos de sonidos, visiones, olores, sabores y texturas de personas, animales, paisajes y acontecimientos grandes y pequeños. Nos llenamos de impresiones y experiencias y de las reacciones que nos provocan. Al inconsciente entran no sólo datos empíricos sino también datos reactivos, nuestro acercamiento o rechazo a los hechos del mundo. De esta materia, de este alimento se nutre La Musa.

A César Núñez por apoyarme durante todo el desarrollo de la investigación, por tu compañía, no dejarme caer y alentarme a seguir adelante. Nunca terminas de conocer a una persona. Esa amiga de costumbres curiosas puede en realidad ser un extraterrestre. No te lo decimos para que le dejes de hablar, ¡al contrario! Si llegó a la Tierra probablemente tenga más conocimiento del espacio que tú, así que abraza a tu amiga rarita y mantente a su lado siempre que puedas.

A Eduardo Espejel por creer en mí y ser mi apoyo en momentos difíciles. El mejor científico está abierto a la experiencia, y esta empieza con un romance, es decir, la idea de que todo es posible.

A Jorge Grajales por ser mi Doraemon en esta aventura llamada tesis, por tu necedad y perseverancia de escritor. No puedes aprender a escribir en una universidad. Es un lugar muy malo para los escritores porque los profesores siempre piensan que saben más que uno, y no es cierto. Ellos tienen muchos prejuicios. Digamos: a ellos les gusta Henry James, pero ¿qué pasa si no quieres escribir como Henry James? (…) La biblioteca, por otro lado, no tiene límites. La información está ahí para que la interpretes. No hay nadie que te diga que pensar, que te diga si eres bueno o no. Lo descubres por ti mismo.

A Ricardo Higelin Ponce de León por tu valiosa compañía y apoyo aún a la distancia. No eres como los demás. Y he visto a muchos, y los conozco. Cuando hablo tú me miras. Anoche, cuando dije algo acerca de la luna, tú miraste hacia la luna. Los demás nunca harían algo así. Los demás me dejarían hablando sola o me amenazarían. Ahora nadie tiene tiempo para nadie.

3

A Diego Alonso López por caer a la Tierra en el momento preciso y… ¡Qué venga más cine y música a nosotros! Me hace feliz que estés aquí conmigo. Aquí al final de todas las cosas, Sam. —Frodo a Sam

A Waldir, Paulo, Gustavo y Archer por su amistad, por compartir la dieta de la chapata, un refresco y un capuchino durante dos años. Los quiero “Club de Tobi” Lo sé, ha sido un error, no deberíamos ni haber llegado hasta aquí, pero estamos aquí, igual que en las grandes historias, señor Frodo, las que realmente importan, llenas de oscuridad y de constantes peligros, esas de las que no quieres saber el final, porque.. ¿Cómo van a acabar bien? ¿Cómo volverá el mundo a ser lo que era después de tanta maldad como ha sufrido? Pero al final, todo es pasajero como esta sombra. Incluso la oscuridad se acaba para dar paso a un nuevo día. Y cuando el sol brilla, brilla más radiante aún, esas son las historias que llegan al corazón, porque tienen mucho sentido aun cuando eres demasiado pequeño para entenderlas. Pero creo, señor Frodo, que ya lo entiendo. Ahora lo entiendo. Los protagonistas de esas historias se rendirían si quisieran pero no lo hacen. Siguen adelante. Porque todos luchan por algo. —Sam a Frodo

A mis compañeras del Seminario de Violencia, Gaby, Esther, Itza, Lupita, Diana, Mariana, Rosita, Leticia, Angélica, Sarita por su amistad y apoyo. Ama lo que haces y haz lo que amas. No escuches a nadie más que te diga que no lo hagas. Haz lo que quieras, lo que ames. La imaginación debe ser el centro de tu vida.

A Catalina Gaspar Camargo por la confianza depositada en mí, por tus ocurrencias y por enseñarme otro modo de ver la vida. A Candi, Camila, Leo, Philip, Sam, Ned, Palmer, Ray, Octavio, Valentina, Alicia por su confianza para compartir sus historias y regalarme cada uno de ustedes valiosas enseñanzas de vida.

A la Fundación Gran Gente Pequeña de México, A.C. por el apoyo recibido para la presente investigación.

A La Escuela Nacional de Antropología e Historia que sigue expandiendo mis horizontes.

De pérdidas y ganancias se adereza la vida, para los que se fueron de manera voluntaria, para los que su ciclo de vida culmino, para los que llegaron, para los que continúan y para los que llegarán…

4

êNDICE

Introducción ...... 7 ! Justificación ...... 9 ! CAPêTULO 1 ...... 19! ¿Qué es la acondroplasia? ...... 19! CAPêTULO 2 ...... 37! Antecedentes históricos ...... 37! Otras displasias óseas en la historia: Los orígenes de la discriminación ...... 55! Freak show: Del mundo circense a las villas de enanos ...... 61! Los individuos de talla baja en el ámbito del espectáculo, el arte y el deporte ...... 66! Espectáculo - Cine ...... 66! Arte – Fotografía ...... 74!

Deporte Ð Lucha libre ...... 80! De la farándula a la triste realidad ...... 84! Edad y sexo de los entrevistados ...... 85!

Estado civil y úmero de hijos ...... 85!

Escolaridad ...... 93!

Lugar de residencia ...... 98!

CAPêTULO 3 ...... 102! ¿La acondroplasia constituye una discapacidad? ...... 102! A propósito de la Discapacidad ...... 103! Una vida inalcanzable ...... 119!

CAPITULO 4 ...... 128! ¿Enano, Gente Pequeña o Talla Baja? He ahí el dilema… ...... 128! Enano ...... 132!

Gente pequeña ...... 135!

Talla Baja ...... 135!

Reflexiones del camino andado ...... 142! Bibliografía ...... 153! Anexos ...... 162!

5

¿Del suelo a la cabeza o de la cabeza al cielo? Rodrigo Bentancourt Técnica: Acrílico sobre papel de algodón y retoque en Photoshop, 2013 Dimensiones: 22 x 29 c

6

Introducción

Se vive en un mundo ajetreado e insensible ante la vejez, la enfermedad, la

obesidad, la baja estatura y cualquier detalle corporal que salga de los cánones de

belleza y salud impuestos por los medios de comunicación (aludiendo a realidades

en otras coordenadas del orbe, reproduciendo estereotipos de personas blancas,

jóvenes, altas y saludables). Estos cánones relacionan la belleza con la

aceptación social, el prestigio, el poder y el éxito. Más aún, en nuestro tiempo

donde reina el individualismo, el hedonismo y consumismo, el cuerpo se traduce

ante la quimera del cuerpo perfecto, “siempre inalcanzable”; y es que en opinión

de quien esto escribe la imperfección forma parte del ser humano. Este tipo de

imágenes acrecienta la discriminación hacia el otro, al no cumplir dichas

expectativas; arrinconándolos y marginándolos socialmente en un breve espacio.

Antes de poner etiquetas en la frente de la persona que observamos,

debemos recordar que la diversidad en los seres humanos es consustancial a

nuestra condición como tal, y que todos merecemos respeto y un trato digno ante

las diferencias, es decir, constituye un derecho humano inalienable1.

En ese sentido, las manifestaciones drásticas causadas por algún padecimiento en donde el cuerpo es marcado de manera permanente ante los ojos de los otros, han sido de mi interés desde hace algunos años, primero indagué sobre la

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 1 Artículo 2¡. Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía. (Declaración Universal de Derechos Humanos http://www.un.org/es/documents/udhr/ ) !

7

acromegalia2 y en este trabajo abordo la experiencia de un grupo de personas con acondroplasia, todos ellos residentes en el Distrito Federal. Entrevisté a seis hombres y a dos mujeres entre 36 y 67 años de edad, con la finalidad de rescatar su experiencia de vida en un cuerpo de talla pequeña, pues todo “aquello vivido, experimentado en la realidad a través de las sensaciones, percepciones, emociones o sentimientos, pero no solamente las experiencias directamente percibidas, sino también, aquellas transmitidas por otras personas de su contexto sociocultural” (Barragán, 2005).

Es decir, me interesó acercarme a la experiencias de vida de las

personas de cuerpos pequeños difuminados en la gran urbe, voces que narran su

día a día entre maquillaje, botargas, plazas de toros, entre las cuerdas de un

cuadrilátero, y algunos otros desde una silla e inmóviles, recordando con

nostalgia aquellos años de acción y farándula que quedan dormidos en tiempos

mejores.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 2 La acromegalia es una enfermedad crónica silenciosa en personas en edad mediana (30 a 50 años), causada por una secreción excesiva de la hormona del crecimiento, la cual es producida en la glándula pituitaria. Generalmente el aumento de hormona del crecimiento se relaciona con el desarrollo de un tumor benigno (Arellano y et al., 2004: 63). Los principales signos y síntomas que se presentan en este padecimiento son: abombamiento de los arcos superciliares, facciones toscas a medida que los huesos crecen, mandíbula protuberante, ampliación de los espacios interdentales y separación de dientes, agrandamiento de los labios, nariz y lengua, voz grave y ronquidos, engrosamiento y oscurecimiento del vello corporal y piel, sudoración nocturna y mal olor, engrosamiento de las costillas dando forma de barril al pecho, crecimiento del corazón, dolor de cabeza, pérdida de la visión, hipertensión arterial y arteriosclerosis, diabetes mellitus y trastornos cardiovasculares, agrandamiento de varios órganos internos y otras molestias incapacitantes como son debilidad y cansancio. Otros cambios típicos de la acromegalia son crecimiento anormal de las manos y pies, encorvamiento de la columna vertebral. En las mujeres además los ciclos menstruales y la producción de leche son irregulares, y en los hombres se presenta disfunción sexual (Van der Lely et al., 2005: 73). !

8

Justificación La más grande cosa del mundo es de saber qué ser soy Montaigne

La Antropología Física nace ante las interrogantes ¿Qué es el ser humano y cuál ha sido su devenir evolutivo?, ¿Qué lugar ocupa en el mundo?,

¿Cuál es la diferencia que le lleva a estar en la cima de la escala natural?, ¿A qué se debe su diversidad y por qué esa diversidad se convierte en desigualdad y discriminación? Los primeros trabajos antropológicos se realizaron a partir de la necesidad de dar cuenta de las diferencias de los grupos humanos centrando su atención en las características morfológicas y morfoscópicas a fin de sustentar la supremacía de los blancos, y así conocer la variabilidad humana; a partir de ello se acuñaron conceptos como raza, civilizado, delincuente o loco, entre otros, con la finalidad de demarcar jerarquías, donde algunas morfologías fueron asociadas con la superioridad o inferioridad de unos en relación con los otros, formando parte de las descripciones de los primeros estudiosos. Al paso de las décadas se fue abriendo el campo de estudio para seguir dando respuesta a esta eterna interrogante.

Así, lo primero que viene a la mente de quien se pregunta: ¿Qué es la

Antropología Física?, ¿Qué estudia esta disciplina? Se enfrenta a diversas vetas de investigación que a lo largo de los años han privilegiado el estudio de las poblaciones antiguas, las características en los restos óseos que nos aproximan a la variabilidad biológica de los grupos humanos a partir de la medición estandarizada de los rasgos y diferencias, fragmentando al cuerpo en clavículas,

9

fémures, cráneos entre otros, encerrando las diferencias corporales entre tablas y decimales.

No obstante, existen diversos conceptos en relación con esta disciplina antropológica de acuerdo a la perspectiva de cada investigador, pero siempre englobando al ser humano en relación a su variabilidad en interacción con su entorno. Al respecto Lizárraga plantea que esta disciplina alude a un concepto que incluye una nueva mirada haciendo énfasis en la diversidad del ser humano, en pensamiento, acto y hasta omisiones, es decir:

La Antropología Física es como un espacio del hacer disciplinario

antropológico abocado al estudio y la explicación de las emergencias,

transformaciones y demás procesos que determinan las singularidades y

pluralidades, la flexibilidad y la expresividad del primate hom*o Sapiens en su

interrelación e interacción con un entorno ecológico matizado y semantizado por

las dinámicas, lógicas, discursos y magnitudes del devenir evolutivo, histórico y

ontogenético de la especie, de las poblaciones y de los individuos, en su

dispersión y distribución espacial (…) (Lizárraga 2003:50).

Sin embargo, ¿Qué hay más allá de eso?, como menciona Ramírez

(2012), la antropología física estudia al cuerpo, y cuestiona ¿Qué tipo de cuerpo?

En dicha conformación teórico-metodológica (en las dos últimas décadas del siglo XX), la disciplina tuvo un problema en separar estructuralmente la biología con la sociedad, producto de aquellas teorías de siglos pasados. Así, comenzó a reestructurarse las distintas asignaturas de nuestra disciplina donde el tema del cuerpo fue una de las prioridades, ya que en ese entonces se tenía la

10

visión de entender “el cuerpo humano dentro del todo”. De acuerdo a esto, surgieron otras alternativas de abordar el fenómeno del cuerpo, por ejemplo,

Murguía y Dickinson reclamaron en 1982, (op.cit. Peña 1984) qué la Antropología

Física es el estudio del “(…) conjunto de relaciones que existen entre el desarrollo de la sociedad y el desarrollo del ser humano (…)”. En el mismo año, Peña propuso dos cuestiones para abordar el estudio del cuerpo: La necesidad de rescatar la unidad de la estructura de la naturaleza humana en su desarrollo, mientras la segunda se deriva directamente de la anterior, referido a la búsqueda de las leyes que operan sobre esta totalidad para regular su desarrollo (Peña,

1984).

En la década de los 90 surge una mirada que privilegia una antropología del cuerpo en diálogo con la Antropología Social y la Antropología Médica, donde se fusionan los usos, las costumbres y el cuerpo e irrumpen en tratamientos del pasado, que entre la métrica y la comparación daban cuenta de la diversidad humana. Así, investigadores como Barragán Solís, Vera Cortés y Ramírez

Velázquez, versan sus indagaciones sobre el cuerpo encarnado, el cuerpo contemporáneo, el cuerpo vivido a fin de que cuenten su historia, experiencias, sentires, narrativas a partir de la voz del propio sujeto, y así comprender su existencia a través de la memoria de los sujetos, es decir, nos plantean que hay que conocer al otro a través de su experiencia y vivencia. Se podría decir, parafraseando a Shakespeare “Hay algo más en el cosmos que tu particular microscopio”.

11

Por ejemplo, Vera Cortés (2012) menciona:

Las experiencias del cuerpo rebasan lo meramente sensible y se

desbordan para construir significados que de manera recursiva son resignificados

y en ocasiones del todo desbordados al sublimar la experiencia corporal. Sólo así

se entiende que a partir de una misma experiencia se generen significados y

sentidos diversos, por ejemplo el dolor sublimado que adopta el sentido de

experiencia placentera (Vera, 2012:45)

En ese sentido, en el presente trabajo centró la atención para aproximarnos en la experiencia de vivir en un cuerpo pequeño. Condición que imposibilita a las personas a desarrollarse de manera óptima dentro de su esfera bio-psico-emo-socio-cultural; es decir, me interesa conocer de viva voz las situaciones de vida de las personas de talla baja, con la finalidad de conocer las repercusiones que tiene esta condición en su identidad, en su modo de vivir y en sus maneras de relacionarse con otras personas y con el mundo, sea al interior de su familia, en el ámbito laboral y/o social, donde afrontan diversas modalidades de discriminación, exclusión social y violencia, mismas que atentan contra su propia integridad física, psíquica y moral y que configuran por tanto, una problemática sociocultural y de salud hasta nuestros días poco visibilizada.

Así, abordar desde la Antropología Física la experiencia de padecer desde el nacimiento una malformación congénita, es comprender a los sujetos que viven con esta condición a través de un cuerpo vivido y sentido y que repercute sustancialmente en su apariencia física, en sus emociones y en su psique, en las maneras en cómo construye su identidad y cómo se representan y enfrentan socialmente el vivir día con día. En ese sentido, esta indagación tiene el

12

interés de contribuir al conocimiento de la diversidad, a fin de sensibilizar a la

sociedad entorno a la diferencia, a la otredad, a la igualdad de los seres humanos

en su diferencia.

En ese sentido, la problemática a investigar consiste en indagar con un grupo de personas con acondroplasia, cómo implementan su proceso de adaptación a un entorno discordante con su tamaño, proporcionalidad y movilidad corporal; es decir, construido para una población distinta a ellos y cómo se desenvuelven en dicha sociedad desde que nacen, partiendo de su experiencia y percepción de un cuerpo pequeño, con una malformación congénita, que gesta un modo particular de ser y estar en el mundo.

Por lo anterior, las preguntas que guiaron esta investigación fueron: ¿Cómo se desempeñan en su cotidianidad las personas que padecen acondroplasia?, ¿Cómo enfrentan esta situación día a día en los diferentes espacios en que se desarrollan?,

¿Cómo construyen los “otros” dicha condición?

El objetivo general fue indagar qué es la acondroplasia, cómo se ha observado a las personas que viven con esta condición a través del tiempo y rescatar algunas narrativas de hombres y mujeres en torno a sus experiencias cotidianas tanto en las relaciones familiares como de pareja, educativas y laborales. Es decir, me interesa conocer de viva voz las vicisitudes cotidianas a las que se enfrentan las personas de talla baja en su interrelación con el mundo y con las personas de estatura estándar, relaciones signadas por discriminación, exclusión y múltiples rostros de la violencia.

13

Entre los objetivos particulares me propusé revisar los conocimientos biomédicos en torno a esta malformación congénita; recapitular las representaciones e imaginarios sociales sobre esta condición a través del tiempo en diferentes coordenadas socioculturales para acercarnos a los procesos sociales de inclusión/exclusión de personas que presentan dicha condición, como son el estigma y la discriminación; conocer el panorama actual con respecto a esta condición en relación con los términos de discapacidad, estigma y discriminación; describir y analizar algunas experiencias de vida, a partir de los tópicos antes mencionados, con la finalidad de conocer su capital económico, cultural, simbólico y personal, para vivir en un cuerpo de talla pequeña dentro de un mundo no pensado para ellos.

Para la realización de esta investigación, partí desde una perspectiva fenomenológica con la intención de “entender los fenómenos sociales desde la propia perspectiva del actor, examinar el modo en que se experimenta el mundo, la realidad que importa es lo que las personas perciben como importante” (Taylor y Bogdan, 1992) en particular, sobre las experiencias de salud y enfermedad, pues ofrece amplias posibilidades de indagación sobre las creencias, los comportamientos y los sentimientos de las personas en su diario vivir (Mercado, 1996), avatares y experiencias ignorados por la mirada biomédica, donde los individuos crean adaptaciones o transformaciones de sus estilos de vida y de sus actitudes.

El desarrollo de esta investigación se integró en cuatro fases: La primera, consistió en una exhaustiva revisión bibliográfica, con la finalidad de conocer los antecedentes históricos, así como la descripción médica de la acondroplasia y los antecedentes de investigaciones de la problemática que aquí se trata.

14

La segunda consistió en buscar alguna fundación o asociación para contactar a las personas con acondroplasia por medio de internet u otras fuentes. Así encontré la

Fundación Gran Gente Pequeña A.C. Después de ponerme en contacto con las personas que administran dicha Fundación y de que aceptaron el protocolo de la investigación, realicé una etnografía en sus instalaciones, ya que considero que es una herramienta metodológica en la investigación antropológica que requiere que el investigador se encuentre en el lugar donde ocurre el fenómeno a indagar. Después de asistir a varias reuniones seleccione los casos específicos de acondroplasia y también conocí de manera general, las diferentes displasias óseas que presentan los integrantes de la Fundación.

Asimismo, realicé observación participante3 en la mayoría de las actividades y eventos a los que convocó esta Fundación como fueron la Conmemoración del Primer

Día Mundial de la Talla Baja, celebrado el 25 de Octubre del 2013 en la Facultad de

Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM por parte de la Fundación Gran Gente

Pequeña de México, A.C. y el Primer Congreso Latinoamericano de Gente Pequeña realizado en Manzanillo, Colima durante los días 15 al 17 de noviembre de 2013, donde entrevisté a diferentes personas.

El grupo de estudio fue contactado con ayuda de una de las integrantes de la mesa directiva de la Fundación. La gran mayoría de los entrevistados no asisten a ella por falta de información al respecto, otros tantos por falta de recursos y/o dificultades para trasportarse, aunado a sus problemas de salud. Así el grupo de personas

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 3!Observación!participante:!la!cual!!involucra!“la!interacción!social!entre!el!investigador!y!los!informantes!en!el!medio!!de! los!últimos,!y!durante!la!cual!se!recogen!datos!de!modo!sistemático!y!no!intrusivo”!(Taylor!y!Bogdan,!1990).!

15

entrevistadas quedó conformado por ocho individuos con acondroplasia: seis hombres y dos mujeres, cuyos perfiles presento en el cuadro 1, haciendo la aclaración que los nombres fueron cambiados para resguardar su identidad.

Cuadro 1. Presentación de las personas que sustentan este estudio

Mujeres Edad Estado Número Hombres Edad Estado Número civil de hijos civil de hijos Candi 67 años Casada 2 Leo 62 años Divorciado 4 Camila 36 años Casada 2 Philip 62 años Casado 2 Sam 59 años Viudo 2 Ned 51 años Casado 4 Ray 39 años Soltero 0 Palmer 38 años Casado 1 Fuente: Entrevistas 2013 en el D.F.

En el primer contacto con los informantes, se les explicaron los objetivos y el sentido de la investigación. Para lo cual, se elaboró una carta de consentimiento informado que firmaron antes de cada entrevista, dando lectura a los puntos más importantes y proporcionándoles a las personas una copia. Se aplicaron entrevistas en profundidad previamente estructuradas, resaltando los ejes principales para la investigación, se utilizó un iPhone para grabar las entrevistas y las no grabadas se anotaron en la libreta de campo así como las entrevistas informales. La entrevista en profundidad sigue el modelo de plática entre iguales, “encuentros reiterados cara a cara entre el investigador y los informantes “(Taylor y Bogdan, 1990:101 op. cit. Robles

2001:40) en donde éstos últimos comparten con el investigador los modos de interpretar su vida, experiencias o situaciones desde sus propias palabras. Es adentrase al mundo privado y personal de extraños, con la finalidad de obtener

16

información de su vida cotidiana (Cicourel, 1982), asegurando que las respuestas emocionales en la entrevista van más allá de evaluaciones simples como “agradables” o

“desagradables”. El propósito es “un máximo de comentarios de revelación de sí mismo, respecto a cómo el material de estímulo fue experimentado” por el entrevistado (Merton y Kendall, 1946 op. cit. Flick 2004:91). Y así descubrir con detalle y profundidad, aspectos que ellos consideren relevantes y trascendentes dentro de la propia experiencia (Robles, 2001).

Las entrevistas se realizaron en el domicilio de los informantes, fueron necesarias dos entrevistas por cada sujeto, aunque en cuatro de los casos (dos mujeres y dos hombres) se aplicó en una ocasión por diferentes motivos: una de ellas por enfermedad y los restantes por disponibilidad de tiempo. En el caso de las mujeres las entrevistas se desarrollaron de manera más fluida, quizá por empatía de género. La duración en promedio de cada una de las entrevistas fue de 90 minutos por sesión, haciendo un total de 1,080 minutos de entrevista. Cabe mencionar, que la mayoría de las entrevistas se desarrollaron en un ambiente de cordialidad en donde compartieron su casa y sus sentimientos, haciéndome sentir en todo momento aceptada, compartiendo trozos de sus vidas.

Cuadro 2. Entrevistas realizadas

Informantes Total de Total de entrevistas informantes grabadas

Hombres 6 10 Mujeres 2 2

Total 12

Fuente: Entrevistas 2013

17

Los lugares donde se llevaron las entrevistas me resultaron alejados, desconocidos y peligrosos. Enfrentarme a la soledad, el abandono, la impotencia y la vulnerabilidad del otro me impactó sobremanera, he de decir que trastoco mis emociones, mi visión y preconcepción acerca de las personas de talla baja, me sentí rebasada por las circunstancias al enfrentar el primer escenario frente a mis ojos, no me sentía fuerte para afrontar las historias de vida de las personas entrevistadas y ser quien las narrará a partir de las voces de los mismos sujetos. Afronté eventos inéditos como auxiliarlos a ir al baño, cargarlos, asearlos, situaciones cotidianas que no fueron un obstáculo para continuar con la investigación sino al contrario, sirvieron para sensibilizarme en la problemática que enfrentan día a día las personas acondroplásicas y/o de talla baja.

El tercer paso consistió en realizar la transcripción de las entrevistas, así como también de las notas registradas en campo y las grabaciones de eventos en donde participé extrayendo las voces testimoniales de Octavio, Valentina, Alicia, que aportaron información relevante. Se codificó la información y se efectuó la selección de narrativas, utilizando diferentes colores para distinguir las temáticas indagadas: relaciones personales, relaciones de pareja, relaciones familiares, imagen corporal, percepción, experiencia, emociones, servicios médicos, estigma y discriminación.

Por último, el análisis de la información estuvo guiado por los objetivos y las preguntas de investigación planteadas, cabe resaltar que los resultados que ahora se presentan tienen la finalidad de ofrecer un panorama particular sobre este tema, con un enfoque orientado a la Antropología Física.

18

CAPêTULO 1 ¿Qué es la acondroplasia?

Luchadores Internacionales Fuente: Tomada de la original proporcionada por uno de los informantes (19/12/13)

19

-ÁQué flor tan bonita! -exclamó la mujer, y besó aquellos pétalos rojos y amarillos; y en el mismo momento en que los tocaron sus labios, se abrió la flor con un chasquido. Era en efecto, un tulipán, a juzgar por su aspecto, pero en el centro del cáliz, sentada sobre los verdes estambres, se veía una niña pequeñísima, linda y gentil, no más larga que un dedo pulgar; por eso la llamaron Pulgarcita (Pulgarcita, Hans Christian Andersen)

La acondroplasia4 fue descrita en 1878, por el médico francés Jules J.

Parrot, y fue hasta el año 1900 que el médico francés Pierre Marie complementó su descripción. La acondroplasia refiere la ausencia de formación cartilaginosa, no obstante, que las personas que la padecen sí poseen, más bien refiere que esta enfermedad de tipo congénito afecta al desarrollo del cartílago de conjunción de los huesos largos, produciendo un crecimiento disarmónico del cuerpo.

Asimismo, aunque existen 250 displasias óseas que generan talla baja, se estima que la acondroplasia representa el 15% del conjunto de displasias esqueléticas conocidas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su Clasificación

Internacional de las Enfermedades, cataloga el enanismo en las Deficiencias

Músculo Esquelético, dentro de las Deficiencias de la Cabeza y del Tronco, y en concreto, en las Deficiencias del físico5. De manera general, dicha condición ha sido considerada la causa más común de enanismo, pues ocurre en todas las razas y en ambos sexos. Horton y colaboradores (2007) estiman que existen en el mundo unas 250 mil personas afectadas y, Solà y Morales (2003) apuntan que

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 4 r. achondroplasie [a(n)- ἀ-/ἀν- gr. 'no' + khondr(o)- χόνδρος gr. 'cartílago' + plas (íā) -πλασία gr. cient. 'formación celular']

5 CAPêTULO XVII Malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas (Q00ÐQ99) Sección Q77 Osteocondrodisplasia con defecto del crecimiento de los huesos largos y de la columna vertebral Q77.4 Acondroplasia, Hipoacondroplasia (CIE-10 pag.794) Clasificación Internacional de Enfermedades

20

en España hay entre 950 y 1050 acondroplásicos, por ello, quizás sea uno de los defectos de nacimiento más conocidos desde la antigüedad. En nuestro país esta condición afecta a una persona por cada 23 000 (Motiño, et.al, 2012).

En el proceso de crecimiento y desarrollo normal, los tejidos cartilaginosos son sustituidos por hueso durante el desarrollo fetal y la niñez, a excepción de la nariz y las orejas. En las personas acondroplásicas sucede un proceso anómalo durante el crecimiento, especialmente en los huesos largos. Las células cartilaginosas de las placas de crecimiento son sustituidos por tejido óseo de forma demasiado lenta, lo que da lugar a huesos cortos y a consecuencia provoca baja estatura, en contraposición de los huesos formados a partir de osificaciones membranosas (parte del cráneo, huesos faciales) o por crecimiento apófiseo (ilion), que son normales. Los restantes mecanismos de crecimiento, tales como columnización, hipertrofia, degeneración, calcificación y osificación, tienen lugar normalmente aunque la cantidad formada es significativamente menor

(Castro, 2008).

!

!

21

!

!

Figura 1. Osificación endocondral normal Fuente:!http://www.cesdonbosco.com/profes/lumomo/web/biolog/fotos/bb2tema/images/desarrollo_jpg.jpg (10-oct-2014) De esta manera, la acondroplasia es el resultado de una pérdida cuantitativa más que de la formación de tejido anormal, en tanto que la osificación subperióstica membranosa de los huesos tubulares es normal, al igual que el diámetro de los mismos. Las personas con esta condición presentan miembros superiores e inferiores muy cortos en relación con su tronco, el cual tiene dimensiones consideradas dentro de la normalidad. La cabeza es relativamente grande en relación con el tronco, siendo la forma del cráneo una de las características anatómicas más peculiares de las personas con acondroplasia, debido a su gran tamaño (macrocefalia), la frente abombada, aplanamiento de la parte media de la cara y la raíz nasal, debido a la estructura anómala del cráneo, se presenta apiñamiento dental por la falta de desarrollo del maxilar y mandíbula e hipoacusia (incapacidad para oír total o parcialmente) por conductos auditivos

22

estrechos. Las personas de baja estatura no suelen sobrepasar los 144 centímetros en la edad adulta, es decir su estatura oscila entre 122 a 144 centímetros en el caso de los varones y entre los 117-137 centímetros en las mujeres; aunque varía de una persona a otra (Castro, 2008) (véase figura 2 y 3).

Figura 2. Diferentes displasias óseas que generan talla baja a. Estatura normal de adulto b. Acondroplasia c. Pseudo-acondroplasia d. Displasia espondilo-epifisaria congénita e. Enanismo pituitario Fuente: Dasen, 1993:9.

23

Figura 3. Fenotipo clásico de la Acondroplasia (Modificado de: Canepa G, Maroteaux P, Pietrogrande V. 1999). Fuente: http://www.medwave.cl/link.cgi/Medwave/Revisiones/RevisionTemas/5285

La acondroplasia puede deberse a un desorden autosómico dominante, o bien, y en su mayoría de casos (entre el 75 y 90%) a mutaciones por causas desconocidas. La tasa de mutación es relativamente elevada y se estima esta

-5 entre 1,72 y 5,57x10 por gameto y generación. La incidencia de esta anomalía oscila entre un caso cada 10.000 o 100.000 habitantes. En España, según

Martínez-Frías y colaboradores (1991), la tasa de prevalencia es de un caso cada

8200 recién nacidos vivos, con una tasa estimada de mutación de 48,5 por millón de gametos y siguiendo una distribución geográfica uniforme.

En 1994 se descubrió que el gen responsable de la acondroplasia se localiza en la región telomérica de la banda 16.3 del brazo corto del cuarto par de cromosomas (Le Merrer et al., 1994). El gen afectado codifica al receptor 3 del factor de crecimiento de fibroblastos (FGF; Fibroblast Growth Factor). La secuencia de ADN de este gen ha revelado que en los individuos acondroplásicos

24

existe una mutación denominada Gly380Arg, que ocurre en el 97% de los casos.

Esta mutación da como resultado la sustitución de una arginina por una glicina en la posición 380 de la proteína, lo cual corresponde a la región transmembranal

(RTM) del Receptor 3 del FGF (FGFR3) acoplado a la tirosina-cinasa, que se expresa en la placa de crecimiento del hueso (Horton, 2005).

También se han identificado otras mutaciones menos frecuentes que dan lugar a una sustitución de la glicina 375 por una cisteína (Gly375Cys), o de la glicina 346 por ácido glutámico (Gly346Glu), así como el reemplazamiento de la lisina 650 por la metionina (Lys650Met), responsable esta última de las formas más severas de la acondroplasia (Guzmán-Aránguez et al., 2008b). Los fibroblastos son un tipo de células residentes del tejido conectivo propiamente dicho, y responsables de sintetizar fibras y mantener la matriz extracelular del tejido de muchos animales. Estas proporcionan una estructura en forma de entramado a múltiples tejidos y juegan un papel crucial en la reparación de heridas, siendo las células más comunes del tejido conectivo. Se derivan de células primitivas mesenquimales y pluripotenciales, de manera que las células estromales se pueden transformar en fibroblastos, osteoblastos, adipocitos y células musculares.

Así, la consecuencia de cualquiera de las mutaciones anteriores resulta en un deterioro de la capacidad de formar hueso a partir del cartílago (formación

ósea u osteogénesis endocondral). Se sabe que durante la infancia el FGFR3 normalmente está desactivado, lo que permite crecer al cartílago. Sin embargo, en

25

niños con acondroplasia, el receptor es muy activo y se cree que es ésto lo que inhibe el crecimiento del cartílago.

En familias formadas por progenitores de talla normal, con un hijo acondroplásico, la posibilidad de tener otro hijo con la misma anomalía es similar que el resto de la población (el riesgo de recurrencia en hermanos de los mismos progenitores no afectados se ha cuantificado en el 0,02% - Mettler y Fraser, 2000).

Sin embargo, la posibilidad de tener un hijo acondroplásico aumenta al 50% cuando uno de los padres es acondroplásico y el otro no. Si ambos padres padecen esta anomalía genética, la probabilidad de tener un hijo afectado es del

75%. En general, las personas no afectadas no presentan riesgo elevado de tener descendientes con acondroplasia, pero algunos padres de talla normal han tenido dos e incluso tres descendientes con enanismo acondroplásico típico (Fryns et al.,

1983).

La explicación a esta inesperada y anormal alta frecuencia parece radicar en una mutación en la línea germinal. Es decir, un evento temprano en la vida embrionaria, principalmente del padre (Glaser y Jabs, 2004), cuando sólo existen unos pocos precursores de células germinales. La célula que posee la mutación puede contribuir con numerosas células a la gónada (testículo u ovario) en desarrollo. En estos casos la probabilidad de tener otro hijo afectado puede ser del 50%. Por otra parte, Glaser y Jabs (2004) plantean que la probabilidad de que el hijo se vea afectado por la acondroplasia aumenta cuando el padre supera los

35 años. No obstante, otros estudios señalan que los espermatozoides que presentan la mutación en un área inestable del ADN como es la 4p16.3, tiene

26

cierta ventaja selectiva, lo que podría explicar que su incidencia aumente con la edad (Solà-Morales y Pons, 2003; Alpe, 2007). Contrariamente Thompson y colaboradores (1986), apuntan que los individuos cuyos progenitores son de edades más avanzadas padecen formas clínicas menos severas y llegan a tallas significativamente mayores.

Entre algunas de las complicaciones que se presentan en los adultos, entre los 20 y 40 años (siendo la alteración más habitual) es la originada por la estenosis del canal medular, que consiste en un estrechamiento a lo largo de toda la columna, lo que provoca una compresión de la médula. Sus efectos más notables se producen en la parte baja de la espalda y, a veces, en la región cervical. Los signos neurológicos pueden ser muy variados, desde pesadez al andar, dolor en la parte baja de la espalda, fatiga y/o adormecimiento de las piernas y, en casos muy avanzados, parálisis permanente. Además, es frecuente la presencia de dolores en las articulaciones, especialmente en las rodillas. Dichas complicaciones se describen a continuación.

Complicaciones Neurológicas Unión cérvico-medular Las alteraciones en la osificación endocondral sobre los huesos de base del cráneo del acondroplásico provocan modificaciones estructurales en la fosa posterior, reduciendo el tamaño del foramen magno, siendo más marcada sobre el diámetro transverso. Se observa asimismo, una fusión prematura de los huesos de la fosa posterior que en condiciones normales se produce a los siete años de vida y en la acondroplasia ocurre en el primer año de existencia. A estos factores

27

hay que añadir la inestabilidad en la articulación atlanto-axoidea por hipotonía generalizada, por tener el axis una apófisis odontoide corta y una mayor laxitud ligamentosa ante un mayor peso craneal debido a la macrocefalia relativa. El tratamiento de la descompresión quirúrgica de la unión cérvico-medular agrandamiento del foramen magno, incluye la extracción de las láminas posteriores del atlas).

Hidrocefalia Es frecuente en los niños con acondroplasia que presenten macrocefalia, aunque no suelen tener síntomas de hipertensión endocraneal. La hidrocefalia puede ser debida a un aumento de la presión venosa, principalmente por la estrechez de los agujeros de salida yugulares, lo que dificulta el retorno venoso, o por obstrucciones intermitentes en la circulación del líquido cefalorraquídeo intracraneal debido a variaciones anatómicas en la morfología cerebral. El tratamiento de descompresión a través de una válvula de derivación ventrívulo- peritoneal estará indicado cuando se presente sintomatología secundaria a la hipertensión endocraneal.

Estenosis del canal lumbar La estenosis del canal lumbar constituye un hallazgo constante en los acondroplásicos. Esta complicación es secundaria a una alteración de la osificación endocondral provocando unos pedículos vertebrales cortos y una disminución de la distancia interpedicular. Con la edad, la degeneración discal estrecha el espacio discal y se produce la formación de osteofitos que, junto a la

28

hipertrofia de las carillas, reduce más el espacio y crea un compromiso en el canal vertebral y en el foramen articular.

Si se presenta como compresión medular avanzada, aparte del dolor, puede aparecer ataxia, incontinencia, hipotonía, parestesias, paraparesia progresiva o hasta la quadriparesia. Otros factores adicionales como la hiperlordosis lumbar-sacra presente prácticamente en todos los individuos acondroplásicos contribuyen al compromiso del canal lumbar.

La sintomatología neurológica tiene su aparición generalmente entre la tercera y cuarta década de vida, y según los grados de intensidad van desde un dolor de espalda, hasta la paraparesia (ligera dificultad en los movimientos de ambas extremidades inferiores) y/o claudicación neurógena (inflamación de los nervios en su salida de la medula espinal).

El tratamiento es la descompresión a nivel de la lesión, aunque la recidiva no es rara. La prevención y tratamiento de la lordosis lumbosacra se ha asociado a la utilización de la técnica ICATME para la elongación femoral. Esta técnica modifica la estática de la columna lumbar, con lo que también previene la aparición de complicaciones neurológicas por estenosis del canal lumbar.

Complicaciones respiratorias Las complicaciones respiratorias se deben fundamentalmente a trastornos restrictivos como es la limitación en la expansión pulmonar, o bien obstructivos de la vía aérea a los que en ocasiones se suman los trastornos de origen neurológico central, que pueden derivar en apnea central y muerte súbita.

La hipoxemia (cantidad reducida de oxígeno en sangre) mantenida se ha relacionado también con déficit cognitivos de los acondroplásicos.

29

Entre las causas que pueden provocar alteraciones respiratorias obstructivas encontramos estrechez en la vía respiratoria superior (estrechamiento a su paso por faringe, laringe, fosas nasales) hipertrofia amigdalar y macroglosia.

Desproporción en el tamaño mandibular inferior relativo y deformidades torácicas.

El tratamiento de los trastornos obstructivos (asociado o no a un

Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño SAOS), puede ser quirúrgico, aunque eminentemente se realiza tratamiento con un dispositivo de presión aérea positiva continua (CPAP), que es bien tolerado, asociado con una dieta para fomentar la pérdida de peso.

Complicaciones auditivas Alrededor del 70% de la población con acondroplasia sufrirá una otitis media durante el primer año de vida. La infección múltiple y la otitis media crónica tienen una máxima incidencia a los tres años a pesar de que afecta a muchos individuos durante los primeros 10 años de existencia. La recidiva de las otitis media obliga en varios casos a la colocación de tubos de drenaje o de ventilación del oído medio.

La asociación entre acondroplasia, otitis media e hipoacusia está demostrada. En general se trata de alteraciones de la conducción, secundarias en su mayor parte a cambios agudos tras las otitis medias, el resto de los casos son atribuibles a alteraciones estructurales, ya sea en la cadena ósea de transmisión o en las estructuras que la rodean.

La dificultades y retraso en la adquisición del habla deben ser valoradas en los niños a partir de los dos años. Se asocia normalmente a una alteración

30

auditiva, aunque también deben considerarse las posibilidades de una desproporción mandíbulo-lingual, articulares, deformidades faciales, entre otros. El tratamiento puede ser individualizado en función de la causa que lo provoque y acompañarse de logopedia. Es importante que se detecte precozmente para facilitar una integración social y escolar adecuada.

Complicaciones ortopédicas Alteraciones de la columna vertebral Los lactantes tienen una pequeña y leve cifosis lumbar que desaparece cuando el niño empieza a ganar altura. La causa de la cifosis se debe a que los pedículos son cortos, la distancia entre las carillas articulares es menor de lo normal acortándose aún más por la carga sobre la estructura. Además los ligamentos están afectados por la laxitud y el acortamiento de las costillas impide una posición erecta del tronco.

En niños hipotónicos -normalmente menores de 18 meses-, la sedestación junto con el marcado peso de la cabeza genera una tendencia a la flexión ventral de la columna, lo que favorece el acuñamiento de la primera y la segunda vértebras lumbares. Este acuñamiento da lugar a una cifosis que no sólo no es transitoria sino que en muchas ocasiones empeora y requiere de tratamiento protésico agresivo. Por tanto, hay que prevenir en estos niños la sedestación hasta que hayan adquirido suficiente fuerza en el tronco, sentándolos a 45¼ o permitiéndoles una deambulación libre en decúbito supino o prono. La aparición de esta cifosis conlleva una mayor incidencia de estenosis del canal lumbar y de sus complicaciones en el adulto, puesto que estas raramente aparecen en el niño

31

o el lactante. Además de la cifosis, aparece asociada frecuentemente la escoliosis leve. Su detección temprana es importante puesto que es posible utilizar un corsé ortopédico en el tratamiento.

Deformidades de las extremidades Las alteraciones en las extremidades superiores se asocian a una limitación de la extensión completa del codo y a veces se acompaña de luxaciones postero- laterales de la cabeza radial, existe también en ocasiones una limitación de la movilidad del hombro. A esto hay que añadir las deformidades características de las manos (mano en tridente con separación entre los dedos anular y medio).

La articulación de la rodilla y las deformidades tibiales se asocian normalmente a genu varo (piernas arqueadas), genu recorvatum (rodilla con recorvatura) y a torsión lateral secundaria al crecimiento relativo del peroné. Esto provoca un pie en varo con la limitación de la pronación (movimiento exterior) y puede corregirse mediante plantillas ortopédicas o mediante corrección quirúrgica.

Alargamiento de las extremidades El procedimiento quirúrgico de alargamiento global de los segmentos

óseos es el único tratamiento terapéutico eficaz que en la actualidad permite normalizar el tamaño de las extremidades en los individuos acondroplásicos mejorando la alineación axial y las limitaciones funcionales asociadas a las deformidades esqueléticas. Este método de elongación es efectivo en tanto los individuos con acondroplasia tienen una gran laxitud de los tejidos, la hipertrofia de las partes blandas y la velocidad de consolidación del tejido óseo.

32

El alargamiento óseo proporciona una estatura al individuo que le permite superar las barreras físicas y arquitectónicas, eliminando o reduciendo su grado de minusvalía y mejorando su desarrollo e integración social. Sin embargo, se trata de un procedimiento controvertido entre los profesionales de la ortopedia y entre los propios afectados, pues no todas las personas tienen las características para ser sometidas a este procedimiento quirúrgico (Nuevo Horizonte, 2007: 52).

El alargamiento óseo es un tratamiento complejo y de larga duración. Es necesario realizar una selección adecuada de los pacientes realizando una valoración integral del individuo y de los efectos de la intervención en un proceso multidisciplinar en el que colaboran cirujanos ortopédicos, rehabilitadores, pediatras y psicólogos clínicos. La edad recomendada para realizar este procedimiento es entre los 8 y los 12 años.

Los aspectos psicológicos en la valoración preoperatoria son de gran importancia, no sólo por el impacto sobre el paciente de talla baja, sino porque las técnicas son dolorosas y requieren un alto compromiso y motivación en el cumplimiento de los objetivos terapéuticos tanto por parte del paciente como de la familia.

Las tres técnicas principales para alcanzar mayor altura son:

1) La Técnica de Bastiani: elongación de extremidades inferior a los 20-

25 cm.

2) La Técnica de Llizarov que consigue una elongación de las

extremidades inferiores de unos 30 cm y de los húmeros entre 9-14

cm.

33

3) La Técnica de Vilarrubias (o técnica ICATME) misma que consigue

una elongación de las extremidades inferiores de unos 30 cm y de

las superiores de 9-14 cm.

En cuanto a la técnica de Vilarrubias se refiere esta consta de tres fases consecutivas: Alargamiento de tibias bilateral, alargamiento de fémures bilateral y alargamiento de húmeros bilateral. Se lleva a cabo el alargamiento bilateral y no de dos segmentos del mismo miembro o segmentos cruzados (tibia y fémur contralateral), ya que si por algún motivo no se pudiese continuar con el alargamiento de los otros segmentos, la funcionalidad y la marcha no sufrirían grandes alteraciones.

Primero se realiza el alargamiento de las tibias y una vez finalizado el proceso y la rehabilitación se inicia el alargamiento del segundo segmento que normalmente son los fémures aunque en ocasiones pueden ser los húmeros.

Se prefiere concluir con el alargamiento completo de las extremidades inferiores antes de alargar los húmeros, de tal forma, que el último alargamiento, que interfiere menos con sus actividades cotidianas, tenga lugar cuando son adultos jóvenes (interfiere lo mínimo en estudios, exámenes o vida laboral)

(Correa, 2011:20).

Así con el desarrollo de la tecnología moderna ha permitido reducir el tiempo de hospitalización, siendo en general superior a los dos años, aunque la duración del procedimiento completo depende del alargamiento planificado y de la aparición de posibles complicaciones.

34

Figura 4. Pacientes acondroplásicos, antes y después del alargamiento. Fuente: Correa, 2001:9 y 28.

Riesgos y complicaciones Como cualquier intervención de cirugía ortopédica los procedimientos quirúrgicos de elongación pueden presentar ciertos riesgos y complicaciones

(infección de la herida quirúrgica, embolia pulmonar, lesiones neurológicas y vasculares periféricas), sin embargo éstos ocurren en menos del 1% de los casos.

Otras complicaciones propias del procedimiento como desviaciones en el eje del hueso alargado, suelen solucionarse durante el proceso. El porcentaje de aparición de complicaciones aumenta con la edad del paciente (mayores de 14 años). La consolidación del callo óseo de los pacientes mayores de 29 años tarda el doble que en los menores de 12 años (Nuevo Horizonte, 2007: 55).

Después del alargamiento, puede aparecer rigidez parcial de alguna articulación, especialmente en rodilla y cadera, mismas que requieren rehabilitación. Otras complicaciones menores son las estrías cutáneas, uña encarnada del primer dedo del pie, dedos en garra e infecciones superficiales de los orificios de los clavos.

35

Los estudios médicos sobre la acondroplasia son amplios y novedosos.

Los adelantos científicos han modificado las técnicas y procedimientos para ofrecer tratamiento a las personas de talla baja. El presente capítulo ofreció una aproximación para el conocimiento general de esta malformación congénita, características físicas, etiología y las complicaciones que se manifiestan a partir de la acondroplasia.

En el siguiente capítulo desarrolló un esbozo histórico acerca de cómo las sociedades han observado a las personas de talla pequeña y resaltar cuáles han sido sus posibilidades de desarrollo económico, y si han tenido algún reconocimiento social o, por el contrario, han sido discriminados por su condición.

De ahí, la trascendencia de documentar cómo y en cuáles actividades se insertan estas personas y qué problemas confrontan en sociedad.

36

CAPêTULO 2 Antecedentes históricos

¿Unas fuercitas? Fuente: Tomada de la original proporcionada por uno de los informantes (23/04/14)

37

Érase una mujer que anhelaba tener un niño, pero no sabía dónde irlo a buscar. Al fin se decidió a acudir a una vieja bruja y le dijo: -Me gustaría mucho tener un niño; dime cómo lo he de hacer. -Sí, será muy fácil -respondió la bruja-. Ahí tienes un grano de cebada; no es como la que crece en el campo del labriego, ni la que comen los pollos. Plántalo en una maceta y verás maravillas. -Muchas gracias -dijo la mujer; dio doce sueldos a la vieja y se volvió a casa; sembró el grano de cebada, y brotó enseguida una flor grande y espléndida, parecida a un tulipán, sólo que tenía los pétalos apretadamente cerrados, cual si fuese todavía un capullo. (Pulgarcita, Hans Christian Andersen)

La acondroplasia es quizás una de las enfermedades congénitas más conocidas desde la antigüedad. Castro (2008:11) nos dice que los descubrimientos de restos óseos que datan entre los 7000 y 3000 años de antigüedad, tanto en Inglaterra como en Estados Unidos y que aparentemente correspondían a personas acondroplásicas, hacen que la presencia de esta anomalía genética se remonte al menos al Neolítico.

Hay que resaltar el hecho, como lo menciona Castro líneas arriba, que las características observadas en los restos óseos de la antigüedad que podrían clasificarse como acondroplasia en realidad podrían tratarse de otra displasia

ósea, como lo demuestra el caso del Enano de Romito*6 que expongo a continuación.

En 1987 el paleoantropólogo David Frayer, profesor de la Universidad de

Kansas, se encontraba visitando varios museos en Europa, con el objetivo de examinar restos óseos del paleolítico, cuando encontró un artículo procedente de una publicación italiana, que hacía referencia al hallazgo de los restos de una pareja de “enanos” abrazándose. Aunque el relato le pareció improbable al principio, Frayer y sus colegas Ð la arqueóloga Margherita Mussi y el antropólogo

Roberto Macchiarelli Ð decidieron investigar. Los restos alojados en el museo de

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 6Nota Importante*: En este capítulo se utilizó en la redacción la palabra “enano” para ser fiel a la bibliografía consultada.

38

Romito resultaron pertenecer a un “enano” de aproximadamente 17 años de edad, y el otro a una mujer de tamaño promedio que bien pudo haber sido su madre. El

“enano” media poco menos de 1.21 centímetros mientras que su cráneo presentaba una frente y mandíbula prominentes. Los investigadores mandaron la noticia de su hallazgo a las publicaciones Nature y American Journal of Physical

Anthropology. Cuatro de cinco expertos pertenecientes a estas publicaciones concordaron que los restos óseos del “enano” eran un caso clásico de acondroplasia. Frayer se molestó por la discrepancia del último experto y pensó en mandar su artículo a otra publicación, pero reconsiderándolo fue en busca de otra opinión especialista para el diagnóstico.

Acudió entonces con el Dr. William Horton, una eminencia en enfermedades óseas hereditarias que activamente participaba con la Asociación

Little People of América (LPA). Llevando las fotografías de Frayer a una conferencia de esta Asociación y tras consultarlo con otros médicos, Horton concluyó que el Enano de Romito no tenía acondroplasia sino una rara condición denominada Displasia Acromesomélica.

Por su parte Frayer llegó a otro tipo de conclusiones. Gracias a su familiaridad con los restos óseos especuló acerca de la vida de sus sujetos.

Ayudado en esa labor por autoridades del campo de la Medicina y Antropología, infirió que la movilidad limitada que presentan los “enanos” haría más complicada su sobrevivencia en el Neolítico, convirtiéndose en un lastre para sus compañeros.

De ser cierto esto, ¿Por qué entonces el Enano de Romito sobrevivió hasta los 17 años de edad en una sociedad de cazadoresÐrecolectores?.

39

Haciendo eco de las observaciones de Frayer, John Horgan escribió un artículo para Scientific American (1988) titulado “Compasión paleolítica” en donde se aventura a decir que la sobrevivencia del Enano de Romito se debió al cuidado que le otorgó la comunidad apoyado en la evidencia de que este individuo era importante para el grupo ya que fue enterrado en una cueva. Solo aquéllos que gozaban de un estatus alto eran sepultados en cuevas. Además fue enterrado con una mujer de estatura normal Ð tal vez su madre- y dicha cueva es una de las pocas en Italia en poseer arte rupestre.

No obstante lo anterior, interpretar hallazgos del tiempo de la prehistoria resulta abrumador y cabe la inexactitud, el mismo Frayer no estaba de acuerdo con la teoría de Horgan e incluso sus datos que parecían precisos, más tarde resultaron ser incorrectos (Adelson: 2005)

Ante lo expuesto, es de considerar que aún con los hallazgos de restos

óseos de personas de baja estatura que se conocen, es difícil concluir de manera fehaciente si se trataba de una persona con acondroplasia o no. Lo que si puede enseñarnos la historia, es cómo ha sido tratada la población de talla baja en general, lo cual nos provee un interesante marco de referencia para rastrear las condiciones de vida por las que han pasado los nacidos con esta particular condición en diferentes sociedades. Así pues en la siguiente sección presentaré una historiografía en donde se intercalan datos arqueológicos con información iconográfica.

En el antiguo Egipto encontramos una numerosa cantidad de referencias a personas de talla baja, primero en evidencias iconográficas (pinturas y grabados

40

sepulcrales, jarrones, estatuas y artes menores) y luego en hallazgos de restos

óseos (Dasen V., 1993). Adelson plantea que las personas de talla baja eran relacionadas con lo sagrado y en buena parte les ofrecían una integración social a la vida diaria, desempeñando actividades seculares como sacerdotes y miembros de la corte, al igual que joyeros, pilotos de botes, atrapa aves, custodios de los artículos relacionados con el baño Ð algo muy apreciado en aquellos lares Ð y cuidadores o enfermeros (Adelson, 2005).

Figura 5. Bes era protector de la sexualidad, el alumbramiento, las mujeres y los niños. Su tumba fue excavada recientemente en el oasis de Baharia en el centro de Egipto Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Bes#mediaviewer/File:Bes_y_Beset.jpg

Gracias al clima propicio y a sus sistemas de enterramiento, se conservaron muchos restos esqueléticos, incluyendo personas con desórdenes

41

genéticos, entre ellos acondroplásicos, existiendo un número considerable de casos. Así, en una tumba de la primera dinastía encontrada en Saqqara, en el complejo del Rey Wadj, fue descubierto un esqueleto adulto del sexo masculino que presentaba cambios en los huesos largos, lo que en un principio se asoció al raquitismo: Tibias muy cortas y fíbulas arqueadas, posteriormente, científicos y egiptólogos atribuyen estos rasgos a la acondroplasia (Kozma, 2006).

Figura 6. Esqueleto de un sujeto masculino adulto con acondroplasia, cortesía de la Sociedad de Excavación Egipcia, Londres Fuente: Kozma, 2006:305. Otro ejemplo de evidencia acondroplásica son los restos de dos sujetos pertenecientes a la cuarta dinastía en la tumba del Rey Mersekha. El hallazgo consta de la calota, huesos de la cara, mandíbula y huesos largos. A pesar de que la bóveda craneal es de tamaño normal, la base es más corta, lo cual contribuye a la apariencia de una depresión en el tercio medio del rostro. Los huesos nasales y los procesos frontales del maxilar son amplios y el rostro pequeño es acentuado

42

por la protrusión de la porción alveolar del maxilar. Los huesos largos, compuestos por un húmero izquierdo, fémur derecho, tres tibias y dos fíbulas, son muy cortos.

Las tibias tienen ligero arqueamiento de la mitad distal. El húmero es pequeño y presenta la patología de la articulación asociada a la acondroplasia

(Kozma, 2006) (véase figura 7).

Figura 7. Huesos largo de dos individuos acondroplásicos hallados en la tumba del Rey Mersekha Fuente: Kozma, 2006:306.

Los restos de Perniankhu, un oficial de la corte durante la Dinastía

Quinta o Sexta exhibe también características de acondroplasia. Aunque la parte facial de su cráneo no se encontró, su esqueleto presenta tanto los miembros superiores como inferiores cortos y achaparrados. La representación gráfica que de él existe, confirma lo anterior (Kozma, 2006).

43

En el año 2013, Rodríguez, Isaza y Pachajoa analizaron la presencia de las personas con acondroplasia en la sociedad del estado maya de México y

Guatemala, durante los períodos del Clásico (100-950 d.C.) y Post-Clásico (950-

1519 d. C.); del mismo modo, en la sociedad jerárquica-cacique Tumaco-La Tolita

(300 a.C. - 600 d.C.) de la costa del Pacífico entre Colombia y Ecuador, y la sociedad estatal Moche (100 - 600 d.C.) de la costa norte del Perú. Se realizaron estudios iconográficos, clínicos y morfológicos de algunas de las representaciones artísticas más importantes de las personas de baja estatura en estas tres culturas, y plantearon que los individuos con baja estatura fueron de alguna manera asociados con la élite del poder político y religioso.

La cultura Tumaco-La Tolita, habitó la región de la costa del Pacífico

Colombia-Ecuador entre 300 a.C. y 600 d.C. Sus hallazgos han sido reportados desde el río Esmeraldas, al sur de la provincia de Esmeraldas en Ecuador hasta el río San Juan, en el departamento del Valle del Cauca en Colombia. Entre las cerca de 20 representaciones de las enfermedades genéticas y malformaciones congénitas detectadas en los artefactos de cerámica de las poblaciones de esta cultura Ð según la evaluación médica e iconográficaÐ la acondroplasia se presenta como una alteración monogénica relativamente frecuente.

Los personajes con baja estatura fueron realizados en artefactos de cerámica, utilizando la técnica de moldeo. Como se muestra en la figura 8A-B la pieza antropomorfa fue utilizada como un instrumento musical. Las características fenotípicas refieren acondroplasia: prominencia frontal, puente nasal deprimido, nariz corta debido a la hipoplasia de los huesos nasales y extremidades cortas

44

superiores e inferiores. El tocado en forma de una corona, en clara referencia a los rayos solares, así como la función de la pieza asociada con la música, son dos elementos importantes que sugieren la relación de estas personas con actividades chamánicas (Rodríguez et.al. 2012).

Figura 8. A. Personaje con acondroplasia, la técnica es cerámica moldeada. B. En la parte superior posterior de la pieza podemos ver la boquilla en el centro de la cabeza y los dos orificios de los brazos, característico de los instrumentos de viento. Fuente: Rodríguez, 2012:213. Otra imagen muy sugerente es la de un individuo acondroplásico (véase figura 9 A), que se presenta con un taparrabos. Este individuo está adornado con algún tipo de sombrero y un collar que prácticamente cubre todo el pecho, atributos de las élites del poder.

Por su parte, investigaciones de la Cultura Moche en Perú han localizado individuos de baja estatura con diferentes características del resto de la población, siendo al parecer muy relevantes como lo atestiguan sus representaciones en cerámica.

45

Entre las 1,137 piezas halladas en el lugar como parte de las ofrendas al

Señor de Sipán, se encontraron varios recipientes con formas humanas de individuos acondroplásicos, que se colocaron como ajuar funerario. Nueve de estas esculturas están actualmente en exhibición en una vitrina de las Tumbas

Reales de Sipán. Todas las esculturas tienen pintados los ojos en blanco y un tocado sobre la cabeza, formado por un paño enrollado como un "turbante" (véase figura 9B). Algunos investigadores consideran que entre los Moche, los tocados pueden ser un elemento distintivo de la condición social o de la función ritual individual (Rodríguez et al, 2012).

.

Figura 9. A. Estatuilla de cerámica que representa a un individuo acondroplásico. B. Detalle. Nótese la gran cabeza, los brazos y piernas más cortos, características fenotípicas de las personas con acondroplasia. Fuente: Rodríguez, 2012:213.

Pero los individuos pequeños no sólo eran plasmados en el arte Moche; también estaban presentes en sus narraciones visuales, temáticas pintadas con diferentes colores en vasijas de asa de estribo. Estos tipos de diseños complejos representan escenas de la vida cotidiana, así como del cosmos y de los dioses.

46

De todas estas escenas Rodríguez, Isaza y Pachajoa destacan la llamada “Danza de la cuerda", en donde un grupo de guerreros con atuendos y tocados suntuosos están colocados en torno de la figura de un líder al centro de la composición; todos ellos llevan a cabo algún tipo de cuerda. Todos portan cascos adornados con una media luna en la parte central. De tres individuos que forman parte de esta representación, dos de ellos son acondroplásicos con vestimentas similares a las usadas por los guerreros, pero con tocados menos opulentos. El primero está entre el personaje principal y el guerrero de la derecha. El segundo se ubica en la parte superior derecha junto a una persona que parece estar tocando una flauta (quizá un chamán). A diferencia de la persona acondroplásica en la parte inferior, este personaje tiene un cuerpo completo portando un objeto no identificado en la mano (véase figura 10). Dentro del contexto general de la representación, estos dos individuos pequeños parecen ser una parte importante de la composición mítica asociada con el poder.

Figura 10. Escena de la danza de los guerreros (Alva, 1993). Fuente: Rodríguez, 2012:214.

47

Ppuses7 en la sociedad de los antiguos mayas Entre las sociedades estatales de los antiguos mayas, la acondroplasia parece haber sido común; a juzgar por las representaciones recurrentes en su arte. Las personas con estas características físicas fueron esculpidas en alto relieve, tanto en las estelas conmemorativas de los gobernadores, como en silbatos y pequeños tronos de cerámica; también en los pectorales de jade y de escenas y / o rituales realizados con pintura polícroma en las vasijas ceremoniales cilíndricas de cerámica.

Estudios iconográficos recientes sugieren que las personas de baja estatura podrían haber cumplido una gran cantidad de papeles sociales, entre ellos sirviendo como símbolos de lo liminal. En efecto, las representaciones monumentales de personas acondroplásicas podrían simbolizar los dos planos existenciales, según la concepción maya del tiempo y su integración, así como complemento dialéctico de lo natural y lo sobrenatural.

A continuación, veremos tres figuras que sugieren la importancia que los individuos acondroplásicos tenían en el arte maya del periodo clásico y del clásico tardío. El primero, elaborado en cerámica proviene de las excavaciones realizadas en 1957 en los cementerios prehispánicos mayas de la isla de Jaina, Campeche

(México). Se trata de una figura de cerámica, que lleva en su cabeza un turbante suntuoso. Las medidas morfométricas sin duda, corresponden a un varón adulto acondroplásico (véase figura 11). El simbolismo del tocado se asocia con el sol, un elemento vital de la existencia en la tierra. En el día 4 Ollin y durante los eclipses, !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 7 Enanos o más bien corcovados (Ancona, 1878) P«us, relativo a encorvar, o joroba, enano-jorobado-o encorvado. Enano es P«utum, es hombre muy pequeño, y P«uxa«n hace referencia a alguien tan encorvado que la boca le llega al suelo, tal vez por eso se utiliza P«us, en cierta forma para enano de manera despectiva se les llama Kis. Diccionario Ed. Cordemex, Mérida Yucatán, del doctor Alfredo Barrera, Vázquez, 1980.

48

los animales y las personas que podrían tener afinidad con la estrella solar fueron sacrificados para evitar poner en peligro el sol, siendo elegidas personas acondroplásicas para ser ofrendadas en sacrificio (De Leonard, 1971).

La segunda representación es una narración temática polícroma, mostrada en la superficie externa de un vaso cilíndrico ceremonial del período clásico, (véase figura 11).

Figura 11. Cilindro Floreros de Yalloch, De Leonard, 1971 Fuente: Rodríguez, 2012:214

La escena probablemente representa el ritual de maíz, incluye varias figuras de pie humano, imágenes zoomorfas, símbolos religiosos, y jeroglíficos. Se divide en dos partes en las que aparecen dos individuos centrales realizando algún tipo de ritual religioso, relacionado con la canción y la danza. En el extremo inferior izquierdo, que es de nuestro interés, se representa a un sujeto acondroplásico de pie, que está hablando con la persona central y que le tiende la mano izquierda. El individuo central porta un tocado y presenta la boca abierta,

49

posiblemente cantando. La posición de la Ppuse, en la parte inferior y en el contexto general de la escena, sugiere su importancia en la ceremonia (véase figura 12).

Figura 12. Ppuse con orejas alargadas en forma de ají y un tocado como adorno, con pintura roja que cubre todo el cuerpo (Miller,1985). Fuente: Rodríguez, 2012:214

Por último, nos referimos a una placa cerámica en los terrenos y sepulturas de Jaina, que se encuentra actualmente en la colección de la Museo

Nacional de Antropología de nuestro país. Como se puede ver, se trata de una representación tridimensional de un gobernador vestido para un juego de pelota.

Él está sentado en su trono, acompañado por dos enanos situados en la parte inferior, uno a cada lado de sus pies. En este caso, los dos pequeños sujetos cumplen con la función de compañeros para el personaje central de una actividad, que, como el juego de pelota, tuvo una gran importancia simbólica en la sociedad maya clásica (véase figura 13). Esta función de los individuos acondroplásicos como acompañantes de los líderes políticos y religiosos también se relaciona con el viaje después de la muerte.

50

Figura 13. Gobernador Maya sentado en su trono, acompañado por dos enanas. Fuente: Rodríguez, 2012:214.

Rodríguez, Isaza y Pachajoa concluyen pues, que los estudios de los

últimos 30 años dentro de los campos de la Arqueología, Arqueología Médica e

Iconografía, han demostrado que los individuos acondroplásicos fueron considerados seres especiales en las sociedades precolombinas de Mesoamérica y América del Sur, donde cumplieron un gran número de funciones en la vida cotidiana, así como en diferentes ritos asociados con las divinidades. Entre los antiguos mayas, los individuos acondroplásicos trabajaron en la administración del

Estado, en la recaudación de impuestos y en el control de la calidad de los productos; también los encontramos en el ámbito de la cultura como artistas, generalmente músicos (Rodríguez et al., 2012)

Las personas de talla pequeña podían servir a los gobernadores y eran sus acompañantes en diversos actos públicos y religiosos. También se encuentran representadas en escenas de canto y baile, asociadas a actividades chamánicas.

51

En la sociedad de Tumaco-La Tolita, los individuos de baja estatura participaban con frecuencia en fiestas y actividades rituales asociadas con el chamanismo.

Asimismo en el arte Moche, los individuos acondroplásicos recurrentemente aparecen asociados a los ritos en los que participaban los gobernadores y los dioses.

Por su condición de seres diferentes, se creía que ellos tenían poderes sobrenaturales y servían de conexión con el mundo de los muertos. Para estas culturas el poder estaba representado como algo que reside abajo y de ahí que las personas de baja estatura fuesen respetadas. Esta creencia persiste hoy día entre algunas comunidades indígenas del Continente Americano, como los Uitotos y los

Muiname del Amazonas (Rodríguez, 2012).

Otro hallazgo importante lo menciona Bautista y Romano (2003), acerca de los restos óseos provenientes del occidente de México, de Verdia Zacoalco, estado de Jalisco. De acuerdo a los elementos asociados se ubican cronológicamente en el Posclásico, acompañados de una vasija y dos pintaderas, el cráneo presenta una deformación cefálica intencional (véase figura 13)

52

Figura 13. Cráneo con frontal abombado y maxilar protruido. Fuente: Bautista y Romano, 2003:764.

Bautista y Romero refieren en varias fuentes del siglo XVI que mencionan a individuos de talla baja, sus ocupaciones y su importancia en la sociedad: Cortés (1970:67-68), al hablar de los jardines de Moctezuma, menciona que: “ (…) tenían otra casa donde tenía muchos hombres y mujeres monstruos, en que había enanos, corcovados y contrahechos (…)” Herrera y Tordecillas (1936:

167-168) dicen que durante las comidas de Moctezuma “(…) Había siempre a la comida enanos, gibados y otros tales, para mover a risa, y comían de los relieves de la mesa, al cabo de la sala (…)” Díaz del Castillo (1983:167) menciona que

“(…) algunas veces al tiempo de comer estaban unos individuos corcovados, muy feos, porque eran chicos de cuerpo y quebrados por medio de los cuerpos, que entre ellos eran chocarreros, y otros indios que deberían ser truhanes que le decían gracias, y otros que le cantaban y bailaban (…)”. Se menciona que estaban al servicio de los grandes señores, Durán (1967, tomo I: 176) dice que “Los

53

señores tenían particulares indios, según la autoridad de sus personas, indios e indias que encontraban con ellos a lavarlos en estos baños y, por la mayor parte, eran enanos y corcovados (…)”. También servían de pajes a los reyes y señores

(Sahagún, 1967, tomo I: 315) y cuando un gran señor fallecía, se sacrificaban, para descanso del anima del señor, gran cantidad de esclavos, entre ellos gente de su servicio, les extraían el corazón y eran quemados en un lugar apartado de su señor (Las Casas, 1957). Ante estas narrativas, los autores concluyen que el sujeto de estudio pudo haber ocupado un lugar preferente, era objeto de distinción y quizás fungió el papel de bufón, juglar o ayuda de cámara de algún noble.

Probablemente a la muerte de su señor fue sacrificado y expuesto al fuego.

54

Otras displasias óseas en la historia: Los orígenes de la discriminación

Como he mencionado en el apartado anterior, las personas de talla baja eran bien tratadas en Egipto debido a su asociación con las deidades Bes y Ptah, asignándoles labores importantes como sacerdotes, joyeros, cuidadores de blancos o enfermeros. No obstante, es en la Grecia antigua donde encontramos los primeros ejemplos de prejuicios en contra de estos individuos. Aristóteles en su texto “Partes de Animales” los define como personas que tienen la parte superior crecida de manera anormal, mientras que la parte inferior se caracteriza por su pequeñez. Erróneamente deducía que esta desproporción traía como consecuencia diferentes desórdenes metabólicos, entre ellos un sueño constante.

En algunos párrafos de “Parva Naturalia” añade que su inteligencia no está completamente desarrollada debido a que el peso de su parte superior afecta el funcionamiento de su memoria. Estas deficiencias intelectuales, según Aristóteles, eran compensadas por otras cualidades, ya que los enanos al igual que los niños, cuando son comparados con los adultos probablemente tengan características en las que sean superiores, aunque no especificaba cuáles (Dasen, 1988).

No es que los griegos fuesen una sociedad discriminatoria de las anomalías físicas. Como señala Marta L. Edwards (1997) los griegos no habían alcanzado un nivel de abstracción para percibir una categoría de discapacidad física; las personas a priori se les prohibía el desempeño de ciertas actividades esperando cumplir otras. Aquellos que manifestaban las discapacidades más severas eran integrados a comunidades que los acomodaban según sus habilidades. Señala la autora:

55

No hay señales de que las personas con discapacidades físicas en la

Grecia antigua se identificaran o fuesen identificadas como un grupo minoritario distintivo, como resulta hoy día. En cierto punto, se convirtieron en objeto de conmiseración y temor, merecedores de caridad y escarnio. Aunque la mayoría de la cultura occidental se basa en las instituciones de los griegos, estas actitudes hacia las personas con discapacidades no tienen orígenes griegos (Edwards

1997:44).

Es en el terreno iconográfico, en donde Dasen (1988) identifica el papel que tenían las personas de talla baja en Grecia que era principalmente como sirvientes o artistas. En la vasija de la figura 14 por ejemplo, vemos la representación de una persona con estas características en un consultorio médico, tal vez como paciente o quizá un asistente, como pasaba en Egipto.

Figura 14. Pottier Edmond. Une clinique grecque au Ve siècle (Vase attique de la collection Peytel). Fuente: Monuments et mémoires de la Fondation Eugène Piot, Tome 13, fascicule 2, 1906.

En otras vasijas los muestran participando en rituales a Dionisio, relacionados con los sátiros y representados como hombres calvos de falos

56

exageradamente grandes (Adelson, 2005). Esta asociación de hombres de pequeña estatura con la virilidad, se observa en otras civilizaciones.

En los períodos siguientes de la historia, el papel primordial de las personas de talla pequeña fue la de entretener y divertir en las cortes. En Roma por ejemplo, eran utilizados para satisfacer el apetito de la realeza en cuanto a violencia y lujuria. Así, durante la época de Domiciano, éstos eran obligados a combatir entre ellos o en contra de las amazonas. Otros participaban en juegos eróticos con Julia, la hija de Augusto, siempre curiosa de nuevas experiencias

(Adelson, 2005).

El asunto no era diferente en el lejano Oriente, donde también eran sujetos a explotación, como en la corte de Hsuan Tsung quien creó un harem llamado el “Lugar de Descanso para Monstruos Deseables”, donde concentraba a varios “enanos”. Hay un caso digno de resaltar en la época de la dinastía Han, en donde como muchos otros, el emperador Wu Di mandaba a traer “enanos” de diferentes regiones para que fueran sus esclavos y artistas. El gobernador Yang

Cheng de la provincia de Daozhu intercedió por ellos frente al emperador, diciendo que la gente pequeña también eran sus súbditos, no esclavos. Conmovido por esta acción, el emperador los liberó y las familias de ellos deidificaron a Yang

Cheng como el Dios de la Suerte. Lamentablemente, esto no fue obstáculo para que en dinastías posteriores se continuara con esta práctica (Adelson, 2005).

Durante el Renacimiento, las conductas hacia las personas de baja estatura cambiaron, dejaron de ser utilizados en formas crueles para convertirse en sujetos singulares e inapreciables, meras curiosidades que servían como

57

deleite en la corte. Para Isabela d«Este Marquesa de Mantua en Italia, era como atesorar pinturas y objetos de oro y plata; los otorgaba como presentes o los daba en préstamo a sus parientes para su divertimento. En Francia, Caterina de Medici hacía lo propio, desarrollando un gusto por coleccionar “enanos”, algunos eran comprados, otros le eran obsequiados.

En España las personas de talla baja eran muy importantes dentro de la familia real, aunque eran ocultados. Los “enanos”, aparte de que algunos eran ingeniosos y emparejaban con los hombres de placer, divertían por su simple presencia, por su pequeñez, aunque queda la sospecha de que a los reyes les gustaban por otros motivos, pues mirando los retratos de Felipe IV con Soplillo, y de Isabel Clara Eugenia con la “enana” Magdalena Ruiz, brota la sospecha de que gustasen a la realeza debido al realce que daban a su figura (Moreno, 1939).

Estos personajes fueron famosos en su época, gracias a las pinturas que de ellos hizo Velázquez. En “Las Meninas” uno puede detectar qué tan entrelazadas estaban las vidas de la realeza y los “enanos” representados. La rigidez de la corte se aligeraba con la mera presencia de estas pequeñas personalidades

(Adelson, 2005).

58

Figura 15. “Las Meninas” de Diego Velázquez Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Las_Meninas

En la Rusia zarista se dice que el zar Miguel I tuvo 16 “enanos” y Alejo I aún más (Bain, 1905), pero entre todos ellos Pedro “El Grande” fue quien profesó un afecto muy especial a la gente pequeña. Cuando Valakoff su “enano” favorito contrajo nupcias, el zar realizó una fastuosa boda como jamás se había visto antes. Para tal ocasión, mandó traer a 72 de ellos, tanto hombres como mujeres, de todos los rincones de la región. Este fastuoso evento fue representado en un grabado de Aleksei Zubov y en una pintura de V.V. Vereshchagin titulada “La

Boda de los Enanos” (Drimmer, 1973).

59

Con el declive de las cortes, para el siglo XVIII los “enanos” comenzaron a ser exhibidos de manera frecuente en ferias, carnavales y tabernas. La figura de transición entre éstas dos épocas fue el polaco Joseph Boruwlaski, quien al serle negado el permiso para casarse con su prometida de estatura normal, fue echado de la corte de Polonia. Recibió en principio una modesta pensión del rey, y también realizaba conciertos, presentándose en diferentes cortes de Europa, donde siempre fue bien recibido (Drimmer, 1973).

Para 1800 Boruwlaski decidió asentarse en Inglaterra, cerca de Durham, en donde se convirtió en una figura bastante popular. Para ganarse la vida se vio obligado a exhibirse de manera pública. Al ser poseedor de dotes literarias,

Boruwlaski escribió sus memorias, siendo uno de los primeros testimonios de vida realizado por una persona de estatura baja (véase figura 16).

Figura 16. Joseph Borulawski Fuente: Adelson, 2005:19

60

A pesar de que el fenómeno de los “enanos” de la corte desapareció con la caída de la monarquía, posteriormente se suscitaron casos de tiranos que continuaron la explotación y abuso a las personas de talla baja. Por ejemplo, el dictador de República Dominicana, Joaquín Videla Valaguer, mantenía como mascotas a dos mujeres “enanas” (Adelson: 2005).

Freak show: Del mundo circense a las villas de enanos

De la misma manera que Boruwlaski, muchos “enanos” de la corte tuvieron que exhibirse públicamente con la intención de asegurar su subsistencia a finales del siglo XVIII. Con base en diversos escritos sobre la época, podríamos aventurar que la vida de las personas con acondroplasia resultaba más difícil comparada con la de quienes tenían otras displasias óseas, como los de la variedad pituitaria8 ¿Por qué se dice esto? Porque los “enanos” con estructura corporal armónica resultaban ser más favorecidas por los espectáculos de feria a diferencia de los acondroplásicos que provocaban terror más que curiosidad.

Véase por ejemplo el caso del general Tom Thumb.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 8 Al respecto dice Reverte en su libro La Antropología Médica y El Quijote “(…) el enano acondroplásico, corto de remos y de talla minúscula, es siempre de una fealdad notable, en contraste con el enanismo pituitario en el cual las facciones no están deformadas, pudiendo haber enanismos pituitarios compatibles con belleza del rostro (1980:76). Y véase también al respecto la figura en este texto.

61

Figura 17. Enanismo pituitario Harry, Tiny, Daisy y Grace Earles: "Los muñecos bailarines" Fuente: http://medicinaycine.blogspot.mx/2007/08/freaks-la-parada-de-los-monstruos.html

Sin duda, el pequeño más famoso de esta época (1838-1883) fue

Charles Sherwood Stratton, conocido como General Tom Thumb quien alcanzó tan sólo los 64 centímetros de estatura y fue descubierto por el empresario P.T.

Barnum. Cuando el empresario que dedicó buena parte de su vida a exhibir fenómenos humanos llevó a Stratton Ðentonces de solo cinco años- al Museo

Americano, presentándolo como de once años de edad para que su estatura resultara extraordinaria, poniéndole el mote de General Tom Thumb. Stratton resultó ser muy vivaz, ingenioso y parlanchín, lo que lo convirtió rápidamente en toda una celebridad. Al llevarlo de gira por Europa resultó todo un éxito, cautivando incluso a la Reina Victoria en Londres. Tras una gira por Cuba y

Estados Unidos en 1847 el General Tom Thumb había conseguido una fama y fortuna considerables (Nickell, 2005).

Barnum posteriormente presentó en el Museo Americano a otra persona de talla baja, una hermosa chica llamada Mercy Lavinia Warren Bump de quien se

62

enamoró el General Tom Thumb. La pareja eventualmente contrajo nupcias el 10 de Febrero de 1863, causando revuelo e interés, al grado de llegar a ser recibidos por el presidente Abraham Lincoln. En ese momento Lavinia medía 81 centímetros y Stratton 89 centímetros (Nickell, 2005) (véase figura 18).

Figura 18. General Tom Thumb y su esposa Fuente: Adelson,2005: 114.

Muy pocas personas de baja estatura alcanzaron el éxito que tuvieron el

General Tom Thumb y su esposa. Pero eso no significaba que estuviesen contentos con su condición. Lavinia escribió al respecto en sus memorias nunca publicadas: “Si la naturaleza me otorgó con algún otro gran atractivo personal, éste era relativamente pequeño comparado con la inconveniencia, dificultad y molestia que vivo por ser de estatura diminuta” (Nickell, 2005:118).

63

Sin embargo, en los carnavales de la época eran exhibidos comúnmente con la consigna siempre de ser “La persona más pequeña del mundo”, a menudo presentados al lado de los gigantes del circo para resaltar de esta manera su pequeñez. Considerados hoy día un espectáculo degradante, estas ferias de

“fenómenos” en Estados Unidos fueron responsables también de popularizar la palabra midget -que por su asociación con estos espectáculos– es considerada ofensiva para referirse a las personas de baja estatura.

Aunque este tipo de espectáculos cayeron en desuso en los inicios del siglo

XX, existe un remanente de estos, pues conservan cierta popularidad incluso hasta nuestros días: Las villas de enanos. Surgiendo como un derivado de las compañías exclusivamente formadas por “enanos”, son lugares recreativos en donde se presenta de manera idílica una comunidad de personas de talla baja viviendo en pequeñas casitas para entretenimiento de la gente de tamaño normal. Inspirándose en el reino de Liliput descrito en “Los Viajes de Gulliver”, un parque de diversiones situado en Coney Island Estados Unidos, llamado Dreamland construyó en 1904 una sección llamada Lilliputia en donde se tenía una ciudad a escala Ðque incluía estación de bomberos, un fuerte y un teatroÐ en donde habitaban 300 “enanos”.

Lavinia, la viuda del General Tom Thumb, vivió incluso una temporada ahí (Drimmer,

1973).

Para muchos estas “villas de enanos” no eran muy diferentes a los zoológicos y es por ese motivo que eventualmente desaparecieron. Sin embargo en la región montañosa al sur de China, cerca de la nueva ciudad de Kunming se creó en 2009 un parque llamado El Eco Jardín Mundial de las Mariposas e Imperio de los

64

Enanos, en donde en un mundo elaborado de fantasía habitan 100 “enanos”,

“gobernados” por un emperador y una emperatriz, que realizan dos funciones diarias de canto y baile. La mera existencia de un lugar así hoy día podría tomarse como un espectáculo humillante y una regresión a las épocas victorianas de las ferias de fenómenos, pero para las personas de talla baja que trabajan ahí, es una manera segura de empleo, alejados de una mayor discriminación que les daría el mundo real de la sociedad china 9

Figura 19. La fotógrafa Sanne de Wilde en el parque chino El Imperio de los Enanos, de su libro próximo a publicarse titulado The Dwarf Empire Fuente: http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/sep/02/dwarf-empire-china-photography-sanne-de- wilde

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 9http://www.theguardian.com/artanddesign/2014/sep/02/dwarf-empire-china-photography-sanne-de-wilde

65

Los individuos de talla baja en el ámbito del espectáculo, el arte y el deporte

Espectáculo - Cine

Con la popularización del cinematógrafo como un medio de entretenimiento durante los inicios del siglo XX, muchas personas de estatura baja pronto fueron requeridas para trabajar en esta naciente industria. Así vemos que el cine en cierta manera se convierte en una extensión de los carnavales y ferias, en donde los “enanos” pituitarios eran considerados personas pequeñas, a diferencia de los acondroplásicos que seguían lidiando con el estigma de ser mal vistos por no tener las extremidades proporcionadas; visión compartida incluso por los mencionados pituitarios que veían en sus similares a “fenómenos desproporcionados, monstruosidades con cabezas, brazos y piernas grotescas”

(Boumass, 2012:1).

Lo cierto es que en Estados Unidos, el séptimo arte resultó ser una fuente de trabajo viable para muchas personas pequeñas desempleadas. La situación que vivían fue descrita por Walter Bodin, y Barnet Hershey en su libro

“It´s a Small World: All About Midgets”:

“(…) ¿Qué es lo que hacen de sus vidas? Sus opciones son muy limitadas. A diferencia de los niños normales, ellos no pueden planear una carrera con anticipación. Muchas puertas se les cierran. No pueden ser pilotos aviadores, policías, electricistas, chefs, obreros, choferes, dependientes. Las profesiones están cerradas para ellos. Un doctor, un abogado, un maestro no más alto que un niño pequeño no solo sería objeto de burla, sino que también probablemente moriría de hambre (…)” (Bodin, 1934: 89-90).

66

Así pues las películas ofrecían para algunos de ellos una opción laboral nada despreciable. Principalmente interpretaban personajes de fantasía, como

“enanos” de mitologías y cuentos de hadas. De aquella época dos películas son dignas de mencionar “Fenómenos” dirigida por Tod Browning en 1932 y “El Terror en el Pueblo Pequeño” realizada por Sam Newfield en 1938. La primera cuenta la historia de una troupé de circo, en donde una acróbata al enterarse del caudal que posee uno de los “enanos”, decide enamorarlo para quedarse con su fortuna, cuando éste se da cuenta que en realidad es despreciado por la mujer, decide tomar venganza contra ella convirtiéndola también en un fenómeno de feria. La segunda es un western musical en tono completamente serio protagonizado enteramente por personas de baja estatura montados en ponys.

Figura 20. “Fenómenos” dirigida por Tod Browning en 1932: Fuente: http://salapfgastal.blogspot.mx/2013_05_01_archive.

67

Figura 21. Cartel de “El Terror en el Pueblo Pequeño” realizada por Sam Newfield en 1938 Fuente: http://davycrockettsalmanack.blogspot.mx/2014/05/overlooked-films-terror-of-tiny-town.html

Si bien la descripción anterior de las películas en cuestión haría pensar inmediatamente en películas de explotación (aquellas de bajo presupuesto que explotan una temática de moda o algún elemento sensacionalista para obtener la ganancia fácil en taquilla) lo cierto es que fueron dos raros ejemplos de temprana emancipación e identificación para la gente de talla baja representada en el cine.

En “Fenómenos”, se muestra que a pesar de su apariencia, el “enano” y sus compañeros de circo, guardan un sentido más humanitario en su trato a los demás que las personas “normales”, algo inusual dentro de las películas de los años 30 en donde por regla general, “la otredad” es considerada siempre una amenaza.

Por su parte en “El Terror del Pueblo Pequeño”, se adaptan los estereotipos del western para una categoría de actores hasta entonces excluida, desgraciadamente la falta de un “público espejo” impidió que este filme diera origen a una tendencia en el cine, como ocurriría en la década de los 70 con las

68

llamadas cintas de blaxploitation, filmes protagonizados y dirigidos a otra menospreciada minoría de Estados Unidos: los afroamericanos, y que terminarían convirtiéndose en una forma de identificación y de orgullo.

Un año después de “El Terror del Pueblo Pequeño”, se estrenaría “El

Mago de Oz”, que resultaría ser también un filme importante para la representación de la gente pequeña en el séptimo arte. En la narrativa de la película, una comunidad integrada por personas de talla baja viven en un lugar llamado La Tierra de los Munchkins. Es ésta una sociedad próspera que ofrece a sus habitantes una diversidad de empleos que la edifican. La premisa de normalidad con la que es tratado este pueblo en la película - sin caracterizarlos como fenómenos y ofreciendo una imagen positiva de los munchkins - es el ideal por el que se ha luchado dentro de la industria del entretenimiento.

No obstante la buena imagen que se presenta de los munchkins en la cinta, iniciando con ello un proceso de auto-aceptación entre el grupo de personas de talla baja, la realidad de los actores que los interpretaron tras bambalinas resultó diferente. Aunque varios de ellos tenían algo de experiencia actoral en películas, los créditos en “El Mago de Oz” no los identifica por su nombre, etiquetándolos de manera colectiva como “Los enanos de Singer”, reforzando de esta manera su discapacidad y dependencia en un patrocinador que maneja sus carreras en el mundo del espectáculo.

69

Leo Singer fue un empresario del entretenimiento que había formado una troupé de aproximadamente 30 artistas de talla baja en Europa, presentándose en circos y carnavales. Para cuando fue contratado por el estudio MGM para proporcionarles a los actores que serían los munchkins, la caravana de Leo consistía solo de 18 personas, por lo que buscó a lo largo y ancho de los Estados

Unidos para tener 124 participantes de talla pequeña, prefiriendo solo a los de tipo pituitario y discriminando a otras displasias óseas como la acondroplasia.

La frustración ante la falta de respeto y discriminación que experimentaron muchos de los actores que dieron vida a los munchkins, intentaría ser reparada por Hollywood más de 60 años después del estreno de “El Mago de Oz” al darles una estrella en su paseo de la fama a manera de reconocimiento tardío, aunque tal distinción al tener escrito el nombre de Los Munchkins Ð en lugar de sus verdaderos nombres – es intrínsecamente estigmatizador 10

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 10 http://www.dailymail.co.uk/news/article-2627205/Family-former-Wizard-Oz-Munchkin-battles- excaretaker-court-claiming-extorted-500-000-died.html

70

Figura 22. Mickey Carroll, Clarence Swensen, Jerry Maren, Karl Slover, Ruth.. 'Los Munchkins' recibiendo su estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood el 20 de noviembre del 2007. Fuente: http://www.dailymail.co.uk/news/article-2627205/Family-former-Wizard-Oz-Munchkin-battles- excaretaker-court-claiming-extorted-500-000-died.html

Será hasta este siglo XXI en donde el cine empiece a ofrecer en sus historias una imagen diferente de las personas de talla baja, destacando sobre todo “Descubriendo La Amistad / The Station Agent” un filme de 2003 protagonizado por Peter Dinklage, que explora la problemática que sufren cotidianamente las personas de talla baja por intentar que se les trate de manera normal. En el caso del personaje principal de la película, su manera de asumir su condición en un principio es aislándose del mundo, mudándose a una estación de trenes Ð su pasión Ð que le ha heredado el que fuera su único amigo. La actuación de Dinklage en esta película lo catapultó para colocarlo como un actor buscado por su talento y no necesariamente por su tamaño, convirtiéndose en el ideal a seguir para los actores de talla baja.

71

Previo a Dinklage y la imagen positiva que le ha dado a los actores de baja estatura, son contadas las intervenciones en donde han sido tomados en serio por su actuación y no por su condición, como cuando Michael Dunn fue nominado al Oscar a mejor actor secundario por “Ship of Fools” en 1965; desgraciadamente esa aun no es la norma. El cine hollywoodense sigue encasillando a los actores de baja estatura ya sea en papeles denigrantes en donde son objeto de ridículo y sorna, o en roles dentro del género del cine fantástico como la saga de películas de “La Guerra de las Galaxias”.

Pero incluso dentro de ese campo del cine fantástico, donde siempre han sido empleados, se les está reemplazando con el avance de los efectos especiales que convierte a los actores de talla normal en personas de baja estatura. Buen ejemplo de ello es la saga basada en los libros de J.R.R. Tolkien

“El Señor de Los Anillos” y “El Hobbit” o la versión de la historia de Blanca Nieves y los Siete Enanos titulada “Blanca Nieves y El Cazador”.

Al respecto es interesante rescatar lo que opina al respecto el actor Mark

Povinelli que participó en otra película sobre la historia de Blanca Nieves titulada

“Espejito, Espejito”.

“(…) Yo no tengo ningún problema con que Ian McShane interprete a un enano si es que a mí me permiten interpretar a un abogado o a un doctor o a alguna de las cosas que parece nos niegan frecuentemente. No quiero tener solamente el mercado de los personajes fantásticos Ð eso no me interesa. Yo quiero el rango completo. No envidio a McShane por tener ese papel, pero la moneda debería voltearse de igual manera y permitirnos interpretar humanos de verdad.

72

Porque… ¿saben? Es muy obvio que eso es lo que somos. No soy un duende. No soy un elfo. No vivo en un bosque. Soy un padre, soy un esposo, soy un fanático de los deportes, soy un espectador de cine. Soy todo lo que los demás son. Y esas son las cosas que quiero interpretar (…)” (Kelly, 2012).

Finalmente Povinelli, vislumbra un futuro esperanzador: “(…) Con suerte estamos evolucionando como una sociedad que está dándose cuenta que la gente diferente puede ofrecer algo desde una perspectiva única, en lugar de ser solamente motivo de asombro o de burla. Y yo creo que eso coincide con el hecho de que existe una camada de actores súper talentosos que por fin están recibiendo la oportunidad de mostrar lo que pueden hacer, de finalmente ser vistos primero como actores, y luego como enanos.(…)” (Kelly,2012)11

Figura 23. “Mirror Mirror” (USA, 2012) Fuente: http://www.theepochtimes.com/n2/arts-entertainment/movie-review-mirror-mirror-212667.html

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 11http://www.theguardian.com/film/2012/apr/06/markLpovinelliLmirrorLmirrorLdwarfism!!!

73

ARTE Ð Fotografía Si bien su alcance no es tan masivo como el cine, en el desarrollo de la fotografía durante el siglo XX encontramos apuntes interesantes acerca de la formación de identidad entre las personas de talla baja. Para ello es de destacar el trabajo de tres artistas fotográficos: Diane Arbus, Jan Saudek y Joel Peter Witkin.

Sus fotos rompen con la práctica de perpetuar los estereotipos asociados con los individuos de estatura pequeña, privilegiando las imágenes de cuerpos atípicos - entendiendo por ello la deformidad física y el desarrollo marcado por la discapacidad Ð de manera tal que invitan a quien las ve sentir, pensar y entender a dichos sujetos.

Al respecto Diane Arbus explica que (…) Todos tienen esa cosa por la cual quieren verse de un modo pero terminan saliendo de otro, y eso es lo que la gente observa. Uno ve a alguien en la calle y lo que básicamente nota es la falla. Es simplemente extraordinario que se nos hayan dado estas peculiaridades. Y, sin contentarnos con lo que se nos dio, creamos un conjunto completamente diferente. Toda nuestra apariencia es como dar al mundo una señal para que piensen de nosotros de cierto modo, pero hay un punto entre lo que quieres que la gente sepa de ti y lo que no puedes evitar que la gente sepa de ti. Y eso tiene que ver con lo que yo siempre he llamado la brecha entre intención y efecto” (…) (Arbus, 1972:1-2).

La fotógrafa encontró empatía con todos estos personajes que la sociedad adscribe como fenómenos, de quienes se expresaba: “La mayoría de la gente se pasa su vida temiendo vivir una experiencia traumática. Los “fenómenos” nacieron con sus traumas. Ellos ya han pasado su prueba. Son aristócratas”. Para

Arbus, los fenómenos representaban un acertijo resuelto. Eran las personas

74

“normales”, con sus caprichos y sus vanidades, las que escapaban a su entendimiento12.

Arbus realizó una gran cantidad de fotografías a “enanos”, aunque los herederos de la fotógrafa no son muy proclives a difundirlas. La más conocida sin duda es “Mexican dwarf in his hotel room, NYC” (1970) tomada a su amigo mexicano “Cha cha”. A esta imagen hacía referencia Susan Sontag cuando aseveraba en su ensayo sobre la Fotografía que “al fotografiar “enanos” no se revelan ni la majestad ni la belleza. Se revelan “enanos” (Sontag, 2006:50). Lo anterior solo nos revela que Sontag no estaba libre del prejuicio que se tiene a las personas de baja estatura, viendo un “enano” antes que un retrato de humanidad.

Figura 24. “Mexican dwarf in his hotel room, NYC” (1970) por Diane Arbus Fuente: http://masters-of-photography.com/A/arbus/arbus_dwarf_full.html

Esa dignidad que asoma en la foto de Arbus la encontramos de manera numerosa en las fotos de Saudek y Witkin. Saudek en su serie “Retrato de una Amiga” ofrece la visión de una mujer desnuda de baja estatura, celebrando su

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 12!http://www.letraslibres.com/blogs/serial/lasLmanifestacionesLdelLhorrorLelLfavorLdeLlosLdioses!!

75

cuerpo sin ninguna vergüenza por su talla y con una sensualidad y seguridad que trasciende la imagen.

Figura 25. “Retrato de una Amiga” de Saudek (1992) Fuente: Adelson, 2005:166-

Joel Peter Witkin es conocido por sus cuadros fotográficos cuidadosamente construidos, que incluyen esqueletos rotos, esculturas sin rostro, fetos y otros elementos que algunos encuentran inquietantes y otros admiran.

Desafían tabúes como el sexo, la muerte y la diferencia física. En la creación del cuadro Daphne y Apollo, Witkin se remonta al mito griego en busca de inspiración.

El pictórico telón de fondo sugiere un hermoso paisaje clásico, mientras que el primer plano contiene imágenes de una cabra sobre sus patas traseras detrás de una mujer pequeña aterrorizada.

En el mito del dios Apolo - cuyo atractivo igualaba su mala suerte en el amor Ð describe el acoso a la hermosa ninfa Daphne. A su ayuda acude su padre el dios del río y la convierte en un laurel. Una escultura de Gian Lorenzo Bernini, una pintura de Nicolas Poussin y un grabado de Durero habían proyectado

76

visiones más románticas de esta historia que la imagen de Witkin. Para los artistas anteriores, Daphne y Apolo son figuras atractivas, siendo la escultural Daphne más alta que su perseguidor. La interpretación de Witkin desafía previas interpretaciones al convertir a Apolo en una cabra lasciva y a Daphne en una voluptuosa mujer pequeña pero con miembros alargados, dedos electrificados, que limitan los deseos del perseguidor.

Figura 26. Daphne and Apollo por Joel Peter Witkin (1990) Fuente: Adelson, 2005:174

Otra fotografía interesante la encontramos en la serie que dedica Vivienne

Maricevic al celebrar la diversidad sexual masculina. En ella encontramos a un hombre de baja estatura en la que podemos inferir una insinuación sensual que le otorga una identidad sexual a dichos individuos, algo tan comúnmente negado en las representaciones sobre ellos.

77

Figura 27. Vince de la serie Hombres Desnudos de Vivienne Maricevic Fuente: Adelson, 2005:177

George Dureau es otro fotógrafo que celebra el cuerpo atípico, presentando tomas de “enanos”, entre otras personas con diferentes condiciones físicas. Sus modelos están en poses clásicas donde los hombres no son sujetos de curiosidad, sino un medio apreciativo artístico para el encuentro de personas de talla baja.

Figura 28. Windell Platt de George Dureau (1982) Fuente: Adelson, 2005:179

78

Pero más reveladoras son aquellas obras realizadas por personas de estatura baja. Un caso interesante lo encontramos con Bruce Johnson. Si bien preocupado por su cuerpo y el papel que desempeñan las personas de baja talla en distintas sociedades, mucha de su obra no hacía eco de ello. Debido a que su condición se agravó fue intervenido quirúrgicamente en un par de ocasiones. A partir de ahí, su arte empezaría a centrarse en la confrontación con su propio cuerpo. En una fotografía titulada “Ecce hom*o”, Johnson explora de manera controversial la imagen que se tiene de muchos “enanos” como mera curiosidad médica, despojados de su identidad, lo que es remarcado por el nombre de la foto:

“Este es un Hombre”, como forma de protesta en contra de las deshumanización de las personas de talla baja.

Figura 29. Ecce hom*o de Bruce Johnson (1998) Fuente: Adelson, 2005:184

79

DEPORTE Ð Lucha libre Otro ámbito importante13 donde tienen presencia las personas de talla baja es en el deporte espectáculo de la lucha libre. Antes de entrar en materia es necesario un bosquejo histórico: Salvador Lutteroth, un empresario de boxeo, fue quien trajo la lucha libre a México. Presentando funciones en la Arena México de

1930-1939. Con la llegada de la televisión, la transmisión de eventos deportivos se volvió lucrativa y así, Televicentro (El anterior nombre de Televisa) ideó una fórmula para hacerle la competencia a Lutteroth, misma que consistió en contratar luchadores físicamente diferentes a lo visto en México. Sky Low Low, Irish Jackie,

Farmer Pete y Boy Cassidy, fueron presentados en el mes de octubre de 1952 como “Las maravillas del pancracio mundial”, conquistadores de todo Estados

Unidos, demostrando ser buenos y espectaculares luchadores. Ante tal éxito, más luchadores fuera de lo común llegaron a nuestro país. Pero para hacer los encuentros más atractivos y rimbombantes, los empresarios comenzaron a presentar relevos mixtos, en donde los combates eran totalmente desiguales, enfrentando a los mini gladiadores contra luchadores como El Médico Asesino y la

“Tonina” Jackson, siendo el resultado no tan diferente de un circo de variedades.

Otra generación de mini luchadores, esta vez de origen mexicano, surgiría a principios de los años setenta. Al respecto Lourdes Grobet escribe en su libro “Espectacular de Lucha Libre” (2006) que en la película “Los Vampiros de

Coyoacán” de 1972 - donde actuaban Mil Mascaras y Superzán –había cuatro

“enanos” dentro del reparto que interpretaban a los asistentes del vampiro,

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 13!Decidí!incluir!la!lucha!libre!debido!a!que!la!mayoría!de!los!informantes!fueron!estrellas!del!pancracio!en!su! juventud.!

80

preocupados de que no fueran a salir lastimados los gladiadores los prepararon enseñándoles algunos de los secretos de la lucha libre. César Valentino, un luchador que estaba entre los extras de la película, al ver la destreza y agilidad de los cuatro pequeños, decidió después entrenarles para luego ser él mismo el que los llevará a los encordados. Ya con nombres propios los incluyó en las luchas, y fueron conocidos como Gabby Da Silva, Gulliver, Pequeño Goliath y Filli Estrella, quienes abrieron la puerta a nuevos talentos miniatura como Gran Nikolai y

Artudito. Con estos luchadores se inició un “boom” en los años ochenta dentro de la lucha libre mexicana.”

Figura 30. Luchadores: Gulliver, Artudito, Gran Nikolai Gabby Da Silva Fuente: http://historiasdeluchalibre.blogspot.mx/2013/05/lospequenos-luchadores-dentrode-este.html

Como se desprende de lo anterior, en un inicio no fueron reconocidos totalmente como luchadores, ya que la fanaticada no concebía que gente pequeña subiera a luchar al ring al asociarlos con los espectáculos circenses. Al paso del tiempo, ganaron el respeto del público y sobre todo de los niños; incluso en las revistas de lucha libre se les considero a la par que a los luchadores de talla normal.

81

En la década de los 90 se verían dos cambios importantes dentro de la llamada

“lucha libre de enanos”: El concepto de las mascotas y los miniestrellas. En el primer caso se trataba de disfrazar a los miniluchadores como simpáticas criaturas que no eran más que comparsas de los luchadores que acompañaban, privándoles de su individualidad en el proceso. El caso más famoso en este apartado es Alushe, “la mascota” de Tinieblas. Otros ejemplos los encontramos en

Cuije y en KeMonito. Por su parte las miniestrellas son la versión diminuta de los luchadores de estatura normal tales como La Parka y Octagón, cambio que también les roba su identidad única como minigladiadores para transformarlos en la pequeña sombra de alguien más. De esa nueva escena surgieron previsiblemente un Octagoncito, un Máscarita Sagrada - quien incluso terminó por ser igual o más popular que su versión crecida- o un Pierrothtito, Antonio Peña fue quien impulsó este movimiento a finales de los ochenta y aún más para laTriple A cuando se formó esta compañía. Desde entonces ya no se ven luchas entre gente pequeña como las de antaño al convertirlos en bufones, quedando excluidos como luchadores, sin tomar en cuenta sus habilidades dentro del ring.

(…)Nos salimos de Triple A porque nos empezaron a pagar como micros, o sea pequeños y sacaron los Minis, Mini Volador, Mini Santo, Mini Blue Demon, todo mini y les empezaron a dar más proyección a ellos, a los micros nos hicieron a un lado, optamos por salirnos (…) (Sam, 59 años)

82

Figura 31. Artudito, Gulliver y Filli Estrella Fuente: http://historiasdeluchalibre.blogspot.mx/2013/05/lospequenos-luchadores-dentrode-este.html

Se ha mostrado a lo largo del texto el uso de la palabra enano a través de distintas etapas de la historia universal qué narran las diferentes connotaciones sociales y culturales de ese concepto. En la terminología médica la palabra enano solo es una descripción que hace referencia a una característica generada por una alteración genética o una enfermedad. Sin embargo, cuando revisamos todo el contexto del término, nos damos cuenta qué a lo largo del tiempo se ha resignificado de acuerdo a las normas, costumbres, ideología; gestando discriminación y estigma hacia el otro, acentuándose con el uso “políticamente correcto” de las palabras, ya que al prohibirlas o resaltarlas potencializa su negatividad y por ende su exclusión social.

83

De la farándula a la triste realidad

La danza de la realidad (Alejandro Jodorowsky, 2013) Fuente: http://www.findelahistoria.com/2013/10/la-danza-de-la-realidad/

A continuación presentaré los casos que configuran mi grupo de estudio, donde me propuse conocer a través de distintas trayectorias de vida la experiencia de nacer, crecer y vivir en un cuerpo pequeño y su mundo de relaciones que establecen las personas de talla baja. En ese sentido, partí desde una perspectiva de género, toda vez que nuestras experiencias de vida están signadas por las diferencias de espacios, relaciones, estereotipos y roles sociales de género.

El ejercicio etnográfico presentado muestra parte de los temas que traté con ocho personas entrevistadas durante el periodo 2013-2014. Seis hombres y

84

dos mujeres, residentes de la zona metropolitana de la Ciudad de México en diferentes puntos. Aunque mi intención era entrevistar al mismo número de hombres y mujeres, fue menos complicado localizar y concertar citas para las entrevistas con los varones, de ahí la diferencia de casos. Los nombres que aparecen en esta descripción fueron cambiados para resguardar la identidad de los entrevistados.

Edad y sexo de los entrevistados El cuadro 3 presenta la información concerniente al sexo y edad de las personas entrevistadas. La mayoría de ellos (cuatro hombres y una mujer) sobrepasan los 50 años de edad. Las otras tres personas se encuentran entre los

36 y 40 años de edad.

Cuadro 3. Sexo y edad de las personas entrevistadas

Sexo Edad (Número de casos)

Mujeres Hombres

Camila 36 años Leo 62 años Candi 67 años Philip 62 años Sam 59 años Ned 51 años Ray 40 años Palmer 38 años

Fuente: Entrevistas 2013 en el D.F.

Estado civil y número de hijos Las dos mujeres entrevistadas están casadas y tienen dos hijos cada una de ellas. En el caso de los hombres tres son casados, uno viudo, otro

85

divorciado y uno soltero. El número de hijos oscila entre uno y cuatro. Mencionan que se han relacionado sentimentalmente con personas de talla baja y estándar.

Cuadro 4. Estado civil y número de hijos de las personas entrevistadas

Mujeres Estado Número Hombres Estado Número civil de hijos civil de hijos Candi Casada 2 Leo Divorciado 4 Camila Casada 2 Philip Casado 2 Sam Viudo 2 Ned Casado 4 Ray Soltero 0 Palmer Casado 1

Fuente: Entrevistas 2013 en el D.F.

A continuación describo un panorama general de las relaciones de pareja del grupo de estudio y su situación sentimental actual:

Palmer. En su juventud tuvo una relación con una chica de estatura estándar cuya madre la golpeaba para que terminara su relación con él. Tiempo después estableció una relación de unión libre con una mujer de estatura estándar, aunque ella se rehusaba a tomar su mano mientras caminaban por la calle e incluso llegó a golpearlo. Procrearon una hija de la estatura de la madre.

Por último, sostuvo una relación con una chica acondroplásica y actualmente está casado con una mujer de igual condición. Antes de casarse, vivía en casa propia con su madre y hermanas. Ahora, vive en casa de sus suegros:

(…) Sí, hay diferencia al estar con una persona de talla promedio y una persona de talla baja. La mamá de mi hija (una persona que me sacaba 15 centímetros), gordita… Áimagínate! Ahora con mi esposa cuando llego y puedo proteger entre mis brazos a una persona digo Áwow! de aquí soy. Voy agarrado del metro y la llevo en medio, no pasa nada. De hecho ella no tiene la necesidad de agarrarse

86

de los tubos, se agarra de mis brazos y nadie la toca. Yo siempre cargo una mochila y ella me abraza, mete las manos debajo de ella y así se agarra: “aquí no me pasa nada” (…) (Palmer, 38 años).

Ray. Mantuvo relaciones con mujeres estándar en secreto a petición de ellas debido a su condición, y una relación con una joven de talla pequeña.

Actualmente se encuentra soltero, vive con su padre, tiene dos hermanos de talla estándar:

(…)Yo estuve con alguien 8 meses, empezó como un juego de necesidades físicas, pero más que necesidades físicas era de un clavo saca a otro clavo. En aquel tiempo se presumía que era un don nadie: “soy licenciada y no puedo estar con un don nadie”. Yo era taxista, era pobre, pero era yo. Un día me dice “lo nuestro no va a funcionar, no hay compromiso, no hay boda, no hay nada, y si quedo embarazada de ti, Álo aborto!”. Me cae el veinte y pienso ¿A qué le estoy tirando? Sí, hay mujeres en mi vida que me han hecho ver mi suerte, pero también me han hecho valorar la vida (…) (Ray, 40 años).

Ned. Mantuvo una relación con una chica de talla estándar y procrearon un hijo con acondroplasia. Al ver la condición del niño, lo abandonó quedando bajo la responsabilidad de Ned. Actualmente el niño está al cuidado de su tía (hermana de Ned). Más tarde, tuvo tres relaciones sentimentales con mujeres de talla estándar, pero lo abandonaron, ya que solo se habían dejado llevar por su fama de luchador. Actualmente está casado y vive con su esposa de estatura normal.

Tiene tres hijos y uno de ellos con acondroplasia.

(…)Yo vivía en un mundo diferente al que vivo hoy; un mundo que no existe y con dinero… pues más a mi favor. Entonces tuve cuatro mujeres. Se puede decir que tres fueron, hasta cierto punto, porque con ninguna de ellas estuve bien. ….Me casé con una de ellas. Por ejemplo, con la que me casé, trabajaba en un centro nocturno y te digo yo, vivía en un mundo que no entendía. Y luego

87

tenía dinero, no era mucho pero yo me sentía… ÁUh! Tarzán y Supermán y no sé qué más. Entonces, ya cuando vieron la realidad y todo…que yo... ÁAdiós! Ellas me dejaron. La mamá de mi otro hijo estaba muy chiquita; era una niña se puede decir, y ella encontró en mí el amor de papá y yo la encontré atractiva, pero al momento que vio el embarazo, vio al niño, dijo: “adiós”. Él tiene ya 14 años, yo tenía en aquel entonces 36 años y ella tenía como 17 años; pero te digo, son cosas que yo no las captaba como las capto ahora. Cuando andas en un vicio pierdes la noción de qué es, cómo es, por qué es Con mi esposa ya tengo de casado lo que tiene de edad él (señala a su hijo de nueve años). Yo me casé y a los 15 días él nació, pero con ella tengo casi 13 años (…) (Ned, 51 años).

Sam. Viudo desde hace cuatro años, su pareja fue luchadora de estatura estándar. Conoció a mujeres en su etapa de fama como luchador, pero era esporádico. Vive con su yerno, nieto y sus dos hijas. Una de ellas con acondroplasia:

(…) Conocí a mi esposa gracias a una amiga que le dijo: “Oye, vamos a ver a los enanitos luchadores allá en Cd. Juárez” “ÁAy, qué le voy a ver a esos enanos!” “ÁÁndale acompáñame, ándale!” Entonces ella le dijo: “¿Sabes qué? te voy a acompañar y yo no voy a entrar a la lucha. Te voy a esperar en una cantina familiar, allá nos vemos”. Al terminar la lucha yo me fui al hotel a dejar mis cosas y de ahí me fui a la cantina. Al llegar abro la puerta y grito: ÁYa llegó por quien lloraban hijos de su…! Alguien me dice desde la barra: “ÁEse que gritó que venga y que se siente aquí!”, (ella no sabía quién era) ÁAquí estoy! Respondí a lo que ella dijo “¿Tú fuiste quien gritaste?” Sí, yo fui ¿Por qué quieres que me siente aquí? “Para invitarte algo, te invito una cerveza”. No, no tomo. “¿Por qué?” No, no tomo (yo en ese tiempo estaba jurado pero ya me faltaba una semana). “¿Cómo que no tomas? ¿Entonces qué vas a tomar?” No, una coca, agua…, “No seas payaso”. No tomo, si quieres que tome para la próxima semana tal día, entonces si nos echamos una. “¿Y porque hasta ese día?”. Es que es cuando se termina mi medicina ÁJa! “¿De veras?” Sí.

88

“Entonces ahorita ¿Qué hacemos?” Lo que tú digas, lo que tú quieras. Bueno, vamos a jugar, (risas)(…) (Sam, 59 años).

Leo. Divorciado y vive con sus tres hijos, yernos y nietos. Dos de sus hijos son de talla estándar y una hija acondroplásica. Conoció a varias mujeres de estatura normal en su juventud incluyendo a su ex esposa.

(…) El señor que me metió a la lucha trabajaba en un taller donde laboraba mi esposa (bueno, la que fue mi esposa), ahí la conocí Áy yo bien pinche perico! No, pues me la comí de volada, luego luego -yo tengo mucha facilidad de palabra, poder de convencimiento- pues de volada la hice… Bueno, ni mi novia la hice, más bien a lo que iba: ÁPrum, prum, abrazo y beso! Y ya después de eso la empecé a tratar (ex esposa)(…)

(…) Yo en lo particular, en lo que a mi concierne, a mí lo que me interesaba -te voy a decir, perdóname- ÁEran las viejas! Como había dos-tres chavos jovencitos caritas, guapotes y la chingada, agarraban viejas a lo pendejo. Agarraban a una por ejemplo y cada una tenía amiguitas ÁAh bueno! Pues a las amiguitas les decían: “¡Aquí están los chaparritos!” (…) (Leo, 62 años).

Philip. Casado y con dos hijos de talla normal, vive con su esposa también de talla baja.

(…) Conocí a mi esposa, fue amor a primera vista, no la quise dejar ir. Duré un mes de novio y me casé (…) (Philip, 62 años).

Camila. Casada. Vive con su padre, dos hermanos, un sobrino y su esposo que padece hipoacondroplasia. Tienen dos hijos (uno de ellos con acondroplasia y retraso mental). Las relaciones sentimentales de su juventud fueron con hombres de talla estándar:

89

(…) Se puede decir que a pesar de la estatura si fui canija, si tuve mis novios, no te voy a decir que no, y novios altos. Yo empecé a ir a los bailes, Áahí empecé de noviera! Te digo que… Ábendito Dios!... tenía quince, tuve un novio que media como 1.80 el muchacho o 1.70 algo así, pues yo le llegaba por las rodillas, por ahí así, estaba muy alto el muchacho. Te digo, me cuidaban mucho, me cuidaban muchísimo mis amigos. Disfrute mi juventud, tuve mis bajas porque cuando no te quieren los chavos… bueno, mi papá me dio la seguridad de que, no eres tú la única, ¿no? (...)(Camila, 36 años).

Candi. Casada. Vive con su esposo (con acondroplasia también) y tiene una hija e hijo de talla estándar.

(… )Para enamorarme mi esposo me dijo casi a la semana de conocernos: “¿Quiere ser mi novia? usted ya me cayó bien, ¿no le gustaría pa su novio?” Yo le respondí: no, apenas nos estamos conociendo. “Pero ya me gusto usted”. Yo me decía ¿le hago caso o no le hago caso? a mi gusta y yo también le gusto, si me canta más bonito le voy a hacer caso. Pues si me cantó bonito y le dije que sí… me gustaba el chaparrito, me voy a quedar con él (…) (Candi, 67 años).

De las narrativas expresadas se desprenden las siguientes observaciones:

Los entrevistados en su adolescencia vivieron diversas experiencias negativas al decidir entablar una relación amorosa con personas de talla estándar.

Más adelante, algunos encontraron una pareja estable con quien formaron una familia.

En el caso de las mujeres, les gusta que las consientan como niñas, sin embargo mencionan sentirse mujeres como todas las demás, en ocasiones eso les da ventaja en cuestión de preferencias con parejas de talla estándar; sin

90

embargo los varones de su misma condición, las ven como caprichosas y demandantes de toda atención.

Aspiran a tener una pareja que no sea de su misma talla, aceptando incluso el hecho de que les puedan ser infieles debido a la diferencia existente,

“así son ellos”, los justifican. Por el contrario, al descubrir la traición en la pareja del mismo tamaño, se sienten defraudadas:

(…) Si me engaña con una mujer estándar hasta le aplaudo, pero con una como yo ÁAy, eso duele, pues somos iguales! (…) (Camila36 años).

Sus parejas de talla baja las han golpeado más de una vez, no obtuve información si sucede lo mismo con sus parejas de talla estándar.

Las entrevistadas mencionan que son acosadas y perseguidas en la calle, transporte público o redes sociales por hombres para cumplir la fantasía sexual de estar con una mujer pequeña, y en ocasiones hasta por algunos familiares cuando son niñas o adolescentes. Ellas se describen “cachondas, querendonas” y no se limitan en tener alguna relación a pesar de tener una pareja estable.

En cuestión de la concepción de la estatura, las mujeres mencionan que no la cambiarían si tuvieran la oportunidad, y aceptan que se aprovechan de ello para obtener mimos y preferencias. Por contrario, en la visión masculina se reniega de la estatura en alguna etapa de su vida, la mayoría en la adolescencia a causa de los rechazos al interactuar con mujeres de estatura estándar. No obstante, que dicen que al sostener una relación sentimental con una mujer de talla estándar, en su intimidad se sienten inseguros, no protectores, disminuidos

91

en su masculinidad y hasta infantilizados, aunque se ufanan socialmente de tener una pareja más alta que ellos y actúan con seguridad, haciéndolos sentir más viriles y construyendo un ideal de superioridad ante los demás:

(…) Las mujeres llegan a rechazar explícitamente un hombre más bajo, ¿Qué significa este rechazo a que desaparezcan los signos convencionales de la “jerarquía sexual”? “aceptar una inversión de las apariencias”, contesta Michel Bozon, “equivale a pensar que la mujer es la que domina, cosa que (paradójicamente) la rebaja socialmente: se siente disminuida con un hombre disminuido” (…) (Bourdieu, 2000:52)

En los relatos mencionan “alivio y tranquilidad” cuando tienen una pareja de su misma condición, se sienten seguros, protectores, respetados y admirados, con estabilidad a nivel emocional, a pesar que las rechazan. Ellos prefieren a las mujeres estándar porque a su parecer las chaparritas son muy celosas, inseguras y posesivas, se sienten protectores cuando sus parejas son pequeñas, si son altas se avergüenzan de ellos, y algunos incluso han resultado golpeados por su pareja.

A diferencia de las mujeres, ellos mencionan que han cumplido fantasías sexuales y se muestran orgullosos por ello.

Algunos informantes fueron luchadores famosos en su juventud. Eran admirados por las mujeres que los veían arriba del ring, eso les daba estatus y poder. Ganaban lo suficiente para disfrutar de los placeres que les otorgaba la farándula, no obstante abajo del ring ya despojados del personaje, era otra su realidad.

92

El recurso para aproximarse a las mujeres de talla promedio es el sentido del humor (desvanece la presión de la masculinidad), les molesta ser tratados como niños por su tamaño y no ser vistos como verdaderos hombres, aunque en ocasiones también usan esa imagen infantil para causar ternura. No obtuve información acerca de si ellos han llegado a ejercer violencia con sus parejas de estatura promedio, lo que me abre una nueva ruta de indagación.

Escolaridad El grado escolar del grupo de estudio se ve limitado por diferentes condiciones; ya sea por recursos económicos, porque sus padres no lo creyeron necesario, los docentes dudaron de sus capacidades intelectuales, ya que desconocían las características propias de su condición; asociando el tamaño pequeño con deficiencia mental, por lo que se les negó la inscripción a las escuelas regulares y en ocasiones fueron enviados a institutos de educación especial.

Cuadro 5. Escolaridad de los Hombres y Mujeres del grupo de estudio

Nivel de Casos Escolaridad Casos Mujeres Hombres Total de casos Primaria 1 4 5 Secundaria 1 1 2

Bachillerato ---- 1 1

Carrera técnica ------Licenciatura concluida ------Total 8 Fuente: Entrevistas 2013-2014 en el D.F.

93

Como se observa en el cuadro anterior, cinco de los ocho entrevistados solo concluyeron la educación primaria, otros dos finalizaron la secundaria y sólo un entrevistado cursó bachillerato. Uno de los principales motivos que argumentan para no seguir estudiando fue el temor a recibir burlas por parte de sus compañeros, además de sentirse discriminados.

(…) La primaria, quise estudiar la secundaria pero ahí siento, no fui un cerebro ni nada pero tampoco fui un pendejo. Había una secundaria muy de moda en ese tiempo y cuando salí de sexto me llevaron ahí, pero no me admitieron. Siento que me discriminaron por la estatura, no por pendejo. Otros dos weyes se quedaron y uno era pero pendejo el wey y se quedó, por cierto termino y llegó a ser maestro de enseñanza primaria. A mí no me aceptaron, porque hice la prueba y todo, pero según salí rechazado. Me acuerdo bien de la prueba, tenía como unos 16-17 años, porque ya salí grandecito de la primaria. Reprobé el primer año y el quinto, pero el primero no lo reprobé por burro, sino por un pinche tío entramos juntos mi hermano y yo, yo aprobé pero resulta que mi mamá ese día de las inscripciones se había ido a otro pueblito, porque ella se dedicó al comercio y le toco ese día ir a un pueblito. Entonces por su desesperación que entrara a la escuela, voy con el pinche tío hermano de mi mamá, para que nos fuera a inscribir. Llegamos a la escuela, “todos pasan a segundo” dice la que nos iba a inscribir. Mi tío dice “no, déjemelo en primero otra vez, está muy chiquito”. ÁQué ignorancia del cabrón! me dejaron otra vez en primero por el pinche tío y ya. El quinto si lo reprobé porque era yo una mula, era yo una mula (…) (Leo, 62 años).

(…) Cuando terminé sexto le dije a mi papá que ya no quería ir, la verdad, ahi fue donde dije no voy a la secundaria, están más grandes que yo, me van a agarrar de botana. Pero yo no les decía eso a mis papás, a ello. -Yo le digo a mi papá ya no quiero estudiar- “Acábame la secundaria hija” “¡no! ya no quiero”. Bueno pues me apuntaron, bueno pues se arrepintieron, porque seguido estaba mi mamá en la dirección (risas) Porque me juntaba con los más vagos, hacíamos desastres, nos salíamos de la clase (risas) Decían que yo los

94

sonsacaba. Solo éramos una muchacha y yo, los demás eran puros hombres. Decían que por mí se descomponía el salón (risas) (…) (Camila, 36 años).

El sistema educativo mexicano no ha presentado soluciones óptimas y reales para incluir dentro de sus programas a la población de talla baja. Si bien en la década de los 70 inicia en el mundo una preocupación por integrar de manera efectiva a las personas con discapacidad, propiciando con ello que se creará en nuestro país la Dirección General de Educación Especial cuya meta era organizar, dirigir, desarrollar, administrar y vigilar el sistema federal de educación especial, los individuos de baja estatura no fueron tomados en cuenta, ya que la finalidad era prestar el servicio solamente a alumnos con algunos trastornos (lenguaje, visuales, auditivos y motores). Diversos acuerdos, programas y legislaciones se han acordado como han sido la promulgación del Año Internacional para las

Personas con Discapacidad en 1981 o la aprobación del Programa de Acción

Mundial para los Impedidos en 1982, pero ninguno de ellos ha tenido un impacto transformador en el sector que nos compete (García, 2013:17).

Vernor Muñoz Villalobos, relator especial sobre el Derecho a la

Educación de la ONU14 señala con respecto de la inclusión de los menores con discapacidad en nuestro país que la educación integradora y especial no termina de armonizar. Es necesario, afirma, traducir los compromisos de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en normas locales. Y es

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 14 Parte de la declaración de derechos humanos que adoptó la ONU a partir de 1948: Toda persona tiene derecho a la educación. La educación debe ser gratuita, al menos en lo concerniente a la instrucción elemental y fundamental. La instrucción elemental será obligatoria [...] Artículo 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos http://www.un.org/es/documents/udhr/#tabs-26

95

que del dicho al hecho hay un largo trecho. Así pues, no es de extrañar que hoy día siga existiendo este tipo de discriminación educativa a las personas de talla baja como la que da cuenta el diario Milenio en agosto del 2013: “Directora de escuela rechaza a hermanos con enanismo. A los menores, Ana Bertha de 11 años de edad; Cecilia de 9 y Jonathan de 6, les fue negado el acceso a la primaria

Nieves Alberto Hernández, ubicada en la colonia Croc en Monterrey.”

Esta discriminación educativa presente en nuestro país es la que provoca la deserción o de plano, el nulo interés de asistir a la escuela por parte de los niños que presentan displasias óseas. Al respecto, la abogada Estela Patiño, una mujer con acondroplasia que labora dentro de un equipo para una diputada en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal comenta al sitio web “Mas por más”:

(…) De niña sufrí mucho en la escuela, porque hay mucha discriminación, mucha insensibilización por parte de las personas. A mi mamá le dijeron que yo era una niña que no podía estar en una escuela pública por el tipo de enfermedad que tenía, que a lo mejor era retrasada mental (…).

La autora de la nota Marcela Nochebuena remata el comentario de

Estela con esta gran verdad que desgraciadamente parece no tener remedio inmediato: “Ni el sector salud ni sus profesores supieron nunca su padecimiento exacto ni cómo tratarlo”. 15.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 15 http://www.milenio.com/monterrey/Directora-escuela-rechaza-hermanos-enanismo_0_139786086.html

96

Ocupación El cuadro 6 muestra que una mujer y dos hombres no desarrollan actividad económica que le remunere un salario debido a la pérdida de movilidad.

En relación con las ocupaciones efectuadas por las demás personas entrevistadas, hay diversidad de empleos, aunque todos ellos precarios y temporales. Frente a esta situación, las personas de talla baja se ayudan entre ellos, conformando una red de apoyo, con el fin de contactarse cuando se solicitan personas de sus características en los empleos.

Se destaca que algunas personas dedicadas al espectáculo obtuvieron fama por las actividades laborales desarrolladas. No obstante, que en el caso de los luchadores, la intensa actividad física deterioró su cuerpo de tal manera que ya no son capaces de mantenerse en pie, aunado a que por su conformación física son susceptibles a perder la movilidad como se mencionó anteriormente, y padecer dolores físicos que les impide desempeñar sus actividades.

(…) Las piernas me duelen, tengo descalcificación de la cintura, de los huesos. Usé andadera un tiempo, no caminaba, no tenía fuerza en mis piernas, se me doblaban, andaba mal de la columna. De hecho por la lucha tengo desviada la columna (…) (Sam, 59 años).

Actualmente ya no son capaces de realizar sus actividades cotidianas de manera autónoma, dependiendo de su pareja y/o hijos. Con la pérdida parcial de la movilidad, algunos de ellos ya no son requeridos en los espectáculos donde se necesita la vitalidad y la “gracia” de una persona pequeña.

97

Cuadro 6. Ocupación, ingresos mensuales y contribución del gasto familiar

Aporta al Aporta al Ingreso Ingreso Mujeres Ocupación gasto Hombres Ocupación gasto Mensual Mensual familiar $ familiar $

$800 por cada Ama de casa, función “Enanitos fines de Toreros”, Actor de semana al $ 3000 comerciales, teatro y mes $6400 variable actriz de comerciales, aproximada- telenovelas y Si bailarín o En TV Si mente $200 películas, Palmer animador en $1200 o por día en el Camila trabaja en su centros $2000 por puesto puesto de nocturnos aparición verduras en el mercado Antros $700 por noche

Taxista, Circo en su lavaplatos, juventud, ama asistente de de casa ahora $0 No Ray $0 No cafetería (por Candi ya no puede el momento caminar no trabaja)

98

!

Aporta al Aporta al Ingreso Ingreso Mujeres Ocupación gasto Hombres Ocupación gasto Mensual Mensual familiar $ familiar $

“Mascota” de un luchador, actor de comerciales, payaso, $2000 por Ned actor de papeles secundarios Si quincena en películas, confecciona máscaras de luchador

$600 por Luchador,” Enanito Torero”, evento Sam actor en papeles secundarios máximo 3 Si en películas eventos al mes

Payaso, actor de comerciales, $ 3000 al Philip Si “Enanito Torero” mes

Joyero y Luchador, actor de papeles secundarios en Leo películas $0 No

(ahora ya no puede caminar)

Fuente: Entrevistas 2013-2014 en el D.F. y zona metropolitana.

99

Lugar de residencia A pesar de que el área de estudio era el Distrito Federal, debido a la disponibilidad de tiempo y accesibilidad de los informantes, realicé tres entrevistas a personas que radican en el Estado de México: Los Reyes La Paz, Cuernavaca,

Morelos.

Cuadro 7. Lugar de residencia de los informantes

Lugar de Mujeres Lugar de residencia Hombres residencia Estado de Camila México Palmer Iztapalapa Estado de Susana Iztapalapa Ray México

Ned Cuauhtémoc Sam Iztapalapa

Philip Iztapalapa Estado de Leo México

Fuente: Entrevistas 2013-2014 en el D.F. y zona metropolitana

Camila vive en casa de su padre; Candi renta un cuarto pequeño junto a su esposo; Palmer vive en casa de sus suegros; Leo vive en casa propia; Ray vive en casa propia con su padre; Sam vive en casa propia; Ned vive en un departamento de su madre y Philip renta un cuarto pequeño junto a su esposa.

Sam y Leo en su juventud adquirieron un terreno en el despunte de su carrera, aun así se lamentan no haber invertido más en la construcción de su vivienda. En el caso de Susana y Philip sus recursos económicos son limitados ya que solo él trabaja, así que su vivienda es modesta. La mayoría de ellos viven en lugares alejados, así que el traslado a sus espacios de trabajo y otras actividades fuera

100

de casa se complica tanto en gastos, movilidad y acceso. Para las personas que están inmóviles y/o requieren atención médica especializada como rehabilitación para recuperar movilidad se convierte en una odisea para sus familiares llevarlos a cada terapia por lo que desisten en hacerlo. En cuanto a adaptaciones en casa no hubo momento para que me las pudieran mostrar pero en pláticas informales mencionaron que utilizan banquitos para alcanzar alacenas, para usar la lavadora, y de manera chusca Ned hace un comentario al respecto:

(…) Usted no imagina como muchos en la Arena nos decían: “¿Podemos ir a tu casa a hacer una entrevista?” No, en la casa no. ¿Por qué en la casa? "Porque queremos ir a ver si tienes tus muebles pequeñitos". Todos ahí pensaban que todo era pequeño: la estufa, la mesa, que todo estaba chiquito. ¿Cómo muebles chiquitos? Y es que como teníamos una puertita allá en las luchas para salir, todos se imaginaban que estaba todo chiquito aquí y no, mi casa está normal. Mi estufa, mi refrigerador, todo normal “¿Y cómo le haces? Pues me las ingenio, ¿Qué quieres que haga? (…) (Ned, 51 años)

101

CAPêTULO 3 ¿La acondroplasia constituye una discapacidad?

Fuente: Por L. Fernanda González en 2013

102

A propósito de la Discapacidad

Pulgarcita pasaba un frío horrible, pues tenía todos los vestidos rotos; estaba condenada a helarse, frágil y pequeña como era. Comenzó a nevar, y cada copo de nieve que le caía encima era como si a nosotros nos echaran toda una palada, pues nosotros somos grandes, y ella apenas medía una pulgada. Se envolvió en una hoja seca, pero no conseguía entrar en calor; tiritaba de frío (Pulgarcita, Hans Christian Andersen)

Minusvalía, deficiencia y anormalidad eran los términos con los que previamente se nombraba a la discapacidad. Estas definiciones a su vez sustituían las de subnormalidad y subnormal, pero hoy día todas ellas han sido abandonadas por su connotación peyorativa para ser sustituida por el vocablo de discapacidad.

Esta transición de términos en buena medida reflejan las distintas concepciones que sobre la variabilidad humana no normalizada se dan al respecto, rechazando aquellas que presuponen la anulación del potencial y de la subsistencia de las demás capacidades de esta población (…)” (INEGI 2001:8).

La Clasificación Internacional de Funcionamiento (CIF) en su actual propuesta define a la discapacidad como:

(…) la consecuencia de la deficiencia16 desde el punto de vista del rendimiento funcional y de la actividad del individuo; la discapacidad representa por tanto, trastornos en el ámbito de la persona. La Clasificación Internacional de Deficiencias, Discapacidades y Minusvalías (CIDDM) dentro de la experiencia de la salud la definía como: “Toda restricción o ausencia (debida a una deficiencia) de la capacidad de realizar una actividad en la forma o dentro del margen que se considera normal para un ser humano” (CIF17, 2011). !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 16 Deficiencia: en el ámbito de la CIDDM el término “deficiencia” hacía referencia a las anormalidades de la estructura corporal, de la apariencia, así como de la función de un órgano o sistema, cualquiera que fuese su causa; en principio, las deficiencias representaban trastornos en el ámbito del órgano. La CIDDM, dentro de la experiencia de la salud definía por tanto a la deficiencia como: “Toda pérdida o anormalidad de una estructura o función psicológica, fisiológica o anatómica”.

17 Clasificación Internacional del funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud

103

Condición de salud (Trastorno/enfermedad)

Deficiencia Actividad Participación (Función/estructura) (Limitación de la actividad) (Restricción en la participación)

Factores Contextuales A. Ambientales B. Personales Figura 32. Modelo explicativo incorporado en la CIF Fuente: Clasificación Internacional del Funcionamiento, de la Discapacidad y de la Salud (CIF). Washington DC: OMS.

La nueva conceptualización que la CIF hace del término “discapacidad” también es fundamental. Discapacidad es asumido como un término genérico que abarca las distintas dimensiones de:

1. “Deficiencias de función y deficiencias de estructura” (antes deficiencias) 2. Limitaciones en las “actividades” (antes discapacidades) 3. Limitaciones en la “participación” (antes minusvalía)

(…) Así el término discapacidad en la nueva propuesta del CIF corresponde a un término baúl para déficit, limitaciones en la actividad y restricciones en la participación, denota los aspectos negativos de la interacción entre el individuo (con una condición de salud) y su entorno (factores contextuales ambientales) (Mandujano, 2012:64).

La Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad de la ONU menciona la importancia de destacar varios elementos de discapacidad y persona con discapacidad. En primer lugar, hay un reconocimiento de que la

“discapacidad” es un concepto que evoluciona y que resulta de las barreras

104

debidas a la actitud y al entorno que impiden la participación de las personas con discapacidad en la sociedad. Por tanto, el concepto de “discapacidad” no es fijo y puede cambiar de una sociedad a otra dependiendo del entorno prevalente.

En segundo lugar, no se considera la discapacidad como una condición médica, sino más bien como el resultado de la interacción entre actitudes negativas o de un entorno que no es propicio y no se ajusta a la condición de las personas en particular. Al hacer desaparecer las barreras debidas a la actitud y al entorno (en lugar de tratar a las personas con discapacidad como problemas que hay que resolver), esas personas pueden participar como miembros activos de la sociedad y gozar plenamente de todos sus derechos18.

En ese mismo sentido Mandujano menciona que las personas con discapacidad se identifican de dos maneras: por un discurso médico o por uno sociocultural, con dos vertientes, el resultado de una deficiencia (impairment), es decir, un determinismo biomédico centrado en la diferencia física o funcional que limita un trabajo productivo. La forma de identificación es a partir del modelo social

(Mandujano, 2012:129).

El autor hace referencia a Shakespeare (1996) que propone cinco opciones para la identificación social de la discapacidad, que se traslapan con las definiciones o modelos para entender la discapacidad. Estos son:

1. El modelo social

2. El abordaje de minorías, cuestiones de poder, de políticas públicas y

lucha contra la opresión

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 18 Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad http://www.un.org/spanish/disabilities/documents/gid/conventionfaq.pdf

105

3. La propuesta Weberiana o Foucauldiana

4. La discapacidad como una categoría cultural

5. La discapacidad como el resultado de definiciones inherentes a los

métodos de investigación en ciencias sociales

En la primera opción el elemento de identificación consiste en enfocar la discapacidad como la relación de una persona con alguna alteración anatomofuncional (impairment) al seno de una sociedad que los discrimina. En ese sentido, la discapacidad está condicionada por las barreras sociales impuestas por el ambiente o las políticas. Las personas no desean algo extra, simplemente ser tratados como los demás, sin barreras, eliminando prejuicios, con fines de inclusión. No obstante, en el modelo social no se acepta que las características individuales distingan a las personas; pueden ser socialmente discapacitadas si tienen hijos dependientes. La discapacidad se constituye por las barreras y prejuicios (Mandujano, 2012: 129).

En la opción segunda sobre las minorías se complican las definiciones cuando se combinan dos o más factores: feminismo, preferencias sexuales o religiosas, inmigración más discapacidad. Este modelo puede ser una noción útil con fines democráticos comunitarios porque combina dos elementos básicos: (a) la definición de la discapacidad como una limitación biofísica que limita la interacción (social) y (b) la visión social de acceso igual y participación en todos los aspectos de sociedad. Esta visión social ha sido evidente en los esfuerzos

106

para garantizar la instrucción inclusiva para los estudiantes con discapacidad y el movimiento para integrar a los adultos en su comunidad. (Mandujano, 2012:130)

En la propuesta Weberiana o Foucauldiana la discapacidad es una categoría de la organización burocrática rígida, disciplinada y política. También pueden señalarse las numerosas “leyes de los pobres”, al seno del desarrollo del capitalismo industrial se distinguió entre quienes merecieron y no merecieron apoyo, mediante las políticas sociales, de la misma manera que a la fecha se identifica la categoría discapacitado. Como en este caso se dirigió la atención a las personas con deficiencias (impairment) como proceso político estatutario, que construye a las personas oficialmente discapacitadas (Ibidem).

Es decir, dentro de la organización social, el orden simbólico permite el surgimiento lógico de potencialidades y vulnerabilidades, que se hacen presentes en el origen de las desigualdades sociales hacia ciertos sectores poblacionales y en la generación de desventajas sociales inmerecidas o injustificadas (Peña,

2010).

Entre sus manifestaciones negativas destacan la discriminación y la exclusión social. Ambas generan riesgos en el ámbito social que se manifiestan en acciones de prejuicio, estigma, minusvalía, marginación, indiferencia, omisión, abandono y violencia, denotando una situación de vulnerabilidad que aparece en diversos contextos y coloca a las personas en una situación de desventaja para el ejercicio de sus derechos (Foster,1994:329 en Peña, 2010). Otro aspecto importante a resaltar es que la noción de vulnerabilidad suele ser sobrevalorada o

107

distorsionada, ya que funge un papel importante en los mecanismos de control social así como en la generación de políticas nacionales e internacionales.

En ese sentido, la situación de vulnerabilidad se convierte en un medio de justificación de discriminación y exclusión de ciertas personas, grupos o sectores poblacionales como las mujeres, los grupos étnicos, las personas con discapacidad, las personas de la tercera edad, entre otros; otorgándoles un lugar y rol social especifico que los hace sujetos de acciones excluyentes, integradoras, compensatorias o violentas según sea el caso, donde la estructura estatal genera políticas y/o programas que intentan sustentar y resolver necesidades inmediatas de dichos grupos o sectores vulnerables, lo que no necesariamente conlleva la integración real a la sociedad ni la adopción de medidas de justicia social eficaces

(Peña, 2010).

En la discapacidad como una categoría cultural la identidad se basa en las representaciones culturales, (Sontag, 1991), también relacionado con el concepto de Foucault sobre formaciones discursivas, se consolidan prejuicios, se desarrollan estereotipos, lenguajes específicos y forman significados, básicamente enfocados a la alteridad y también a procesos de sujeción. Tanto algunos grupos de personas, como ciertos aspectos de comportamiento se etiquetan bajo categorías inventadas (Foucault 2002; Sontag 2008 en Mandujano, 2012)

108

Dentro de lo dicho tenemos por ejemplo el campo de la semántica, es ahí dentro del terreno del lenguaje administrativo Ðun lenguaje específico- que resulta más sensible la utilización de la palabra discapacidad. Allí, se evita a toda costa caer en lo neutro o en el exceso de la corrección política:

(…) no debe equivaler, a lenguaje neutro o políticamente correcto. Que son parecidos, pero no es lo mismo. Existe una línea tenue que estará, seguro, en el sentido común. En el esperpento del lenguaje políticamente correcto se puede sustituir feo, por cosméticamente diferente; pobre, por económicamente explotado o alguien con dentadura postiza, por dentición alternativa. Son solo unos ejemplos, pero hay muchos… En el lenguaje administrativo todo parte del fenómeno de la cortesía, lo que lleva al empleo de eufemismos o de perífrasis. Se sustituyen las palabras por las definiciones de las palabras. Un cartero es un auxiliar técnico de clasificación y reparto, o una portera es una controladora de accesos. Para que gane lo aceptable socialmente pierde la comunicación eficaz.

El concepto que se utilizará para las personas de capacidades diferentes en las comunicaciones será discapacidad. Como regla general, escribiremos persona sorda (no sordo), persona muda (no mudo), persona sordomuda (no sordomudo) y persona sordociega (no sordociego). También persona de talla baja (no enano). Lengua de signos, sí; pero no lenguaje de signos. En la expresión escrita — siempre dentro del registro formal— evitaremos los verbos padecer, sufrir, aquejar, referidos a la discapacidad. Utilizaremos mejor verbos neutros, como presentar, tener, manifestar, concurrir, etcétera, que no prejuzgan el hecho de tener una discapacidad 19(…) (Badía, 2012).

En la última opción se afirma que la discapacidad es el resultado de definiciones inherentes a los métodos de investigación en ciencias sociales. Por ejemplo, en las encuestas los instrumentos construyen las categorías de !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 19!http://lenguajeadministrativo.com/2012/12/04/persona-con-discapacidad-no-minusvalido/

109

discapacidad con criterios más o menos arbitrarios y así se concluye la población de afectados. Observado esto en las categorías empleadas en los Censos

Mexicanos de los años 2000 (deficiencia física o funcional, discapacidad o limitación en relación con un estándar de funcionalidad, y secuela, ubicados en las esferas musculo esquelético o motriz, mental de aprendizaje y sensorial en las

áreas del lenguaje, la audición y la visión) y 2010

Los estudios estadísticos de nuestro país son escasos en lo que concierne al tópico de la discapacidad, no obstante, para el tema que nos ocupa, se estima que existen entre 10 mil y 15 mil personas con esta condición de talla baja. El Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan, en su sexagésimo periodo de sesiones del 2005, instauró el Programa de Acción

Mundial para las Personas con Discapacidad presentado a la Asamblea General.

Dichas sesiones señalaron la limitada disponibilidad de datos y estadísticas comparados sobre la prevalencia de la discapacidad a nivel mundial, así como las tendencias sociales y económicas en relación con las personas con estas características.

En relación con la región Latinoamérica, Armando Vázquez (2006, op. cit. Jiménez, 2009) plantea que los estudios estadísticos sobre discapacidad, además de ser escasos, están desactualizados y son poco precisos, lo que obliga a diseñar las políticas y programas en materia de discapacidad sobre datos estimados, que en la mayoría de las veces corresponden muy poco a la realidad.

Por lo tanto, no es de extrañarse la ausencia de datos estadísticos y actualizados sobre la acondroplasia o displasias óseas, como puede observarse si

110

se consulta la página de la Secretaría de Salud o de otras instituciones de salud en nuestro país20, por tanto hay un abandono de las instituciones competentes con esta comunidad, lo que configura un acto de discriminación hacia la población que vive en dichas condiciones.

Cabe recordar que la discriminación definida por CONAPRED:

Es una práctica cotidiana que consiste en dar un trato desfavorable o de desprecio inmerecido a determinada persona o grupo, que a veces no percibimos, pero que en algún momento la hemos causado o recibido. Hay grupos humanos que son víctimas de la discriminación todos los días por alguna de sus características físicas o su forma de vida. El origen étnico o nacional, el sexo, la edad, la discapacidad, la condición social, económica o de salud, el embarazo, el idioma, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil y otras diferencias pueden ser motivo de distinción, exclusión o restricción de derechos.

Los efectos de la discriminación en la vida de las personas son negativos y tienen que ver con la pérdida de derechos y la desigualdad para acceder a ellos; lo cual puede orillar al aislamiento, a vivir violencia e incluso, en casos extremos, a perder la vida (CONAPRED21) En nuestro país, los datos que se conocen son distribuidos por las mismas fundaciones de personas con talla baja, donde dan a conocer las causas que provocan esta condición y sus situaciones de vida. Un claro ejemplo, son los datos estadísticos mínimos de personas con discapacidad en México, el Conteo de Población y Vivienda de 1995 arrojó una estimación de 2.33%; la Encuesta

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 20 http://buscador.ifai.org.mx/estudios/2009/DGEI-250-08%20Estudio-1882%2809%29 COLEF%20y%201894%2809%29-HRAEPY.pdf

21 CONAPRED http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=pagina&id=84&id_opcion=142&op=142 (15/04/2014)

111

Nacional de Salud realizada en el año 2000, reportó una prevalencia de 2.35%; el

XII Censo General de Población y Vivienda 2000, cuantificó a partir de un cuestionario básico aplicado a todas las viviendas del país que había 1,795,300 personas con discapacidad (1.84% de la población total), y con base en el cuestionario ampliado que se aplicó a una muestra de 2.2 millones de viviendas, se contaron 2,241,193 personas discapacitadas (2.31% de la población).

Todas estas estimaciones ofrecen datos de prevalencia que no consideran a todas las discapacidades ya que las preguntas realizadas en los censos identifican sólo las más severas, y según los datos del Censo Nacional de

Población (2000) así como la muestra censal, es mayor el porcentaje de hombres con discapacidad (52.6% y 52.3%, respectivamente) en comparación con las mujeres (47.4% y 47.7%), situación que se presenta en todas las entidades federativas del país. Cabe resaltar que sólo se consideraron cinco tipos de discapacidad: motriz, visual, mental, auditiva y del lenguaje, y el resto de las discapacidades se agruparon en una categoría denominada “otro tipo de discapacidad” (Jiménez, 2009).

En la actualidad, dentro de la agenda política, algunos diputados han realizado propuestas para incluir a las personas de talla baja dentro del marco de la discapacidad ya que han sido relegados dentro de esta categoría, propuestas que contribuyen a sensibilizar a la sociedad con la finalidad de disminuir la discriminación, el estigma y la violencia que se ejerce contra estas personas, e incluirlos en la sociedad de la que forman parte.

112

El 28 de noviembre de 2013, la Asamblea Legislativa del D.F. aceptó por unanimidad la reforma al artículo 4¼, fracción XIII, de la Ley para la Integración al

Desarrollo de las Personas con Discapacidad del Distrito Federal, donde se reconoció a las personas de talla baja con discapacidad, definiendo por principio a

ésta bajo los términos de la Convención Interamericana para la Eliminación de

Todas las Formas de Discriminación Contra las Personas con Discapacidad que abarca deficiencias físicas, mentales, intelectuales o sensoriales a largo plazo. De esta manera quedó patente el hecho de que las personas de talla baja, deben soportar miradas de compasión, burla, discriminación, carecen de poder y de voz política y legal, pero son personas valientes, cultas, refinadas, inteligentes, competentes, generosas. En la actualidad, a pesar de que las minorías que conforman nuestra sociedad se han organizado y exigido sus derechos, éstas continúan siendo ridiculizadas, no siempre abiertamente, pero sí de manera indirecta, además de que la ignorancia y la poca tolerancia hacia este grupo de población han incrementado la desigualdad social y ha establecido estereotipos negativos hacia la gente de talla baja. De ahí, la importancia de que exista un día de las personas de talla baja, con la finalidad de sensibilizar a la sociedad sobre la problemática que atraviesan aquéllos que tienen acondroplasia o cualquier otro tipo de displasias óseas.

Por lo anterior, las personas con acondroplasia u otra enfermedad que genere talla baja presentan discapacidad, ya que la capacidad del individuo hacia una demanda del entorno o contexto normalizado exige su máximo funcionamiento y desempeño. Sin embargo, dicha condición no se consideraba

113

dentro de la clasificación de discapacidad en el marco de la ley en el Distrito

Federal, así como todas las displasias óseas22 que generan talla baja.

Guadalupe, madre de un niño con acondroplasia entrevistada por

Marcela Nochebuena para su nota “El enanismo: motivo de discriminación” lo resume así: “Somos visibles ante los ojos del morbo, pero somos invisibles ante una ley, ante un papel. Ser lo contrario es lo que pretendemos nosotros”23.

En ese sentido, en la búsqueda del trato justo, la igualdad y la visibilización para las personas de talla baja y las futuras generaciones, se han creado a través de los años, fundaciones y asociaciones alrededor del mundo para dicho propósito y México no es la excepción.

Little People of América Precisamente en la búsqueda del reconocimiento de sus derechos, hace cincuenta años, el actor Billy Barty invitó a gente pequeña a unirse a su proyecto.

En un acontecimiento histórico, el señor Barty y otras 20 personas, se reunieron durante una semana en Reno, Nevada compartiendo sus esperanzas, ideas y experiencias, lo que originó el nacimiento de la primera asociación Little People of

América, Inc. (LPA24). Su primera reunión fue exitosa para quienes generalmente eran maltratados e incomprendidos por la sociedad. La cobertura periodística reflejó la actitud de los tiempos... "La gente pequeña que hoy está aquí presente, posee esa gran cualidad que los saca del terreno de lo anómalo para depositarlos !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 22 Las displasias esqueléticas son patologías que presentan una alteración generalizada del tejido óseo y constituyen una de las causas más frecuentes del retardo severo del crecimiento. Si bien algunas son más comunes que otras, en conjunto presentan una frecuencia de aparición elevada de aproximadamente 1 en 3,000 a 5,000 recién nacidos.

23 http://www.maspormas.com/nacion-df/df/el-enanismo-motivo-de-discriminacion 24 http://www.lpaonline.org/

114

en el ámbito de lo humano... “(San Francisco Noticias, abril de 1957). El arduo trabajo de esta asociación es sensibilizar a las personas sobre lo que significa y conlleva ser de baja estatura en un mundo para personas con otras dimensiones y así combatir el estigma, la discriminación y la violencia contra este sector de la población.

La consigna de Barty era darle a los afectados con enanismo un trato digno y también promover la concientización, por lo que la misión de LPA en torno a la educación y promoción. Así en la década de 1960, LPA estableció su constitución, instituyéndose Comités formados para apoyar las iniciativas clave como son adopciones, educación, empleos y recursos para nuevos miembros, estableciendo como su lema "Piensa en grande".

En 1972, LPA realizó la primera encuesta de empleo de la gente pequeña. Los resultados revelaron que era empleada en una amplia gama de ocupaciones en diversos campos de profesiones, comprobando que son capaces de ejercer cualquier profesión, a pesar de su discapacidad motriz, situación que lamentablemente no ha ocurrido en México.

Figura 33. Billy Barty en su caracterización para “Master of The Universe” (1987) Fuente: http://www.minorcon.org/barty.html

115

La década de los 80 fue crucial para LPA, en gran medida debido al comienzo de los esfuerzos para apoyar organizaciones en todo el mundo, utilizando los medios de comunicación como fuente principal.

La Primera Conferencia Internacional de la Gente Pequeña se llevó a cabo en 1982, en Washington DC; los delegados de Estados Unidos y de siete países más asistieron a la conferencia. En 1985, Puerto Vallarta, México, fue el escenario de la primera Conferencia de LPA celebrada fuera de los Estados

Unidos, mientras que en Italia se llevó a cabo la Conferencia Internacional sobre la acondroplasia al año siguiente. A pesar de esta evolución positiva, hubo contratiempos: el lanzamiento de enanos25 que se introdujo en la Florida y algunos otros estados de la unión americana. Sin embargo, una acción inmediata de LPA y sus miembros dio lugar a la prohibición de esta actividad.

Fundación ALPE acondroplasia (España) Otra de las más importantes es Fundación ALPE Acondroplasia, que nació en enero de 2000, y ha promovido la investigación científica, social y pedagógica sobre temas relacionados con el enanismo. Es una de las organizaciones más fructíferas en cuanto a investigación sobre acondroplasia y otras displasias óseas.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 25 El lanzamiento de enanos es un tipo de atracción en bares de Australia, Estados Unidos, Francia, el Reino Unido, Canadá, Irlanda y otros países en la cual eran vestidos con ropa especial acolchada o con disfraces recubiertos de velcro que son lanzados hacia pisos o paredes cubiertas del mismo material o de algún otro modo acolchonado. Los participantes compiten para ver quién puede lanzar a su enano más lejos. También se utiliza el término "aventar un enano".

116

Cuadro 8. Otras asociaciones y fundaciones en el mundo

Organización de los Organización de Organización de Suecia países bajos Noruega (Little People)

Organización Reino ProChon biotec Ltd. Fundación MAGAR Unido (EUA) (España) Organización de Suiza Organización de Italia Organización Québec

Organización de Organización de Austria Organización de Dinamarca Kosovo Organización de Gente Pequeña de Organización de Alemania Guatemala Finlandia

Asociación Pequeños Asociación Civil Zoe Asociación de Gigantes de Colombia Argentina Personas Pequeñas del Perú Asociación U.S.A. (Little People) Fuente: http://www.fundacionalpe.org/quienes_somos.php

Fundaciones en México

Los precursores del “Movimiento de Gente Pequeña o Personas con

Talla Baja” en nuestro país son: Francisco Javier Estrada Gutiérrez “El Abuelo”,

Margarita Castañeda Martínez y Heladio Madrigal (personas con acondroplasia).

Cuadro 9. Fundaciones en la República Mexicana

Fundación Gran Gente Gente Pequeña Campeche Fundación de la Cabeza Pequeña de México al Cielo Distrito Federal Guanajuato Gente Pequeña CONAGLE Gente Pequeña Michoacán San Luis Potosí Nayarit

Gente Pequeña Gente Pequeña Gente Pequeña de Colima Nuevo León Puebla

Gente Pequeña de México Jalisco

Fuente: Olivares, 2014

117

Cuadro 10. Estados con fundaciones en proceso de consolidación

Morelos Chihuahua Querétaro

Estado de México Yucatán Coahuila

Durango Veracruz Tabasco

Fuente: Olivares, 2014

Como resultado de ello, se plantea un avance en la visibilización e inclusión de las personas de talla baja en la sociedad. Olivares (2014) hace hincapié en la importancia de la creación de fundaciones o asociaciones para apoyar a las personas de talla pequeña en México en el foto reportaje “No me digas enano” publicado en “Somoselmedio”.

“(…) Hoy en día, sabemos que los derechos de las personas con discapacidad no son respetados y por eso, hemos comenzado hace casi ya cuatro años (en el Distrito Federal), una lucha a favor de la gente pequeña de manera conjunta”, señaló Catalina Gaspar Camargo, durante su discurso en el 1er Día Mundial de las Personas con Talla Baja (…)”

“(…) En la actualidad, se cuenta con poca información sobre la gente pequeña en México, desde el ámbito médico y científico, hasta en cuestiones legislativas, estadísticas, educación, derechos humanos, discapacidad, entre otros. Pero gracias a que un día alzaron la voz para decir “no soy un enano”, la historia de este movimiento comenzó a escribirse (…)”

“(…) Aún falta un largo camino por recorrer, este “Movimiento de Talla Baja” ha buscado a través de la aceptación de las instituciones, dependencias gubernamentales y sociedad en general, que se les reconozca y se les deje de discriminar en los diferentes ámbitos sociales. En donde el primer paso fue decir: “No me digas enano” (…)” Concluye diciendo Ricardo Castro: “(…) Somos un grupo importante de personas dispuestos a trabajar, para lograr cambiar y encontrar esa nueva cultura de inclusión y respeto para las personas

118

de talla baja en México y del mundo; que somos una nueva generación dispuesta a dar nuestro mejor esfuerzo y no descansaremos hasta lograrlo. Que entendemos que sólo trabajando sociedad y gobierno podremos obtener resultados mayores, que entendemos la importancia de esa fusión y cada quien desde su trinchera tiene algo importante que aportar (…)” (Olivares, 2014).26

Fuente: Congreso Nacional de Gente Pequeña celebrado en Manzanillo ( Fernanda González, noviembre 2013)

Una vida inalcanzable

La invisibilización por parte de la sociedad conlleva a un sinnúmero de obstáculos en la vida cotidiana de las personas de talla baja. A partir del cuerpo diferente, se permean las concepciones que los han acompañado durante décadas, presentándose la discriminación, misma que en la mayoría de las veces va acompañada por el estigma entendido como:

“Un atributo profundamente desacreditador; pero lo que en realidad se necesita es un lenguaje de relaciones, no de atributos. Un atributo que estigmatiza a un !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 26 http://www.somoselmedio.org/article/%E2%80%9Cno-me-digas-enano%E2%80%9D

119

tipo de poseedor puede confirmar la normalidad del otro y, por consiguiente, no es ni honroso ni ignominioso en sí mismo. Se pueden mencionar 3 tipos de estigmas, (1) Las abominaciones del cuerpo; las distintas deformidades físicas, (2) Los defectos del carácter del individuo; perturbaciones mentales, hom*osexualidad, desempleo, adicción a las drogas, intentos de suicidio….., (3) y por último existen los estigmas tribales de la raza y la religión” (Goffman, 1998:13).

En los siguientes relatos se analizan las dificultades que afrontan las personas de talla baja para desenvolverse en un mundo “estándar”27, es decir, donde las proporciones de todo el entorno (urbano y privado) están en relación a un cuerpo que se considera dentro de los parámetros estadísticos como “normal”. Y es que la estadística es otra visión de la normalidad. La estadística produce identidades. Pero esa normalidad patologiza. Hace falta una normalidad que afirme la variación y no la identidad. Canguilhem sugiere que las desviaciones no tengan que ser patológicas. Propone el establecimiento de nuevas normas en nuevas circunstancias (Mandujano, 2012: 117).

Así, lo corto de sus extremidades provoca dificultades para la realización de las actividades cotidianas y limita el acceso a lugares públicos y privados. Por ejemplo, la ubicación de los timbres en las casas, la altura de los cajeros automáticos, los mostradores de atención al público en cualquier establecimiento o institución, los mingitorios en los baños públicos, la altura del WC y del lavamanos, los estantes en los supermercados, la altura del escalón de un microbús, la distancia entre el asiento y los pedales en un automóvil han sido pensados y diseñados para una población de mayor estatura, y por ello resultan inaccesibles para las personas de talla baja.

!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 27 Concepto que utilizan las personas de la Fundación y los otros grupos de gente pequeña para referirse a las personas de estatura “normal” (información recopilada durante el trabajo de campo)

120

Para resolver estas barreras entre la disposición del mobiliario doméstico y público, emplean artefactos como extensiones de su cuerpo desde niños, como pueden ser banquitos para ir al baño, para bajar cosas de sus alacenas, de la estantería en algún centro comercial, palitos para presionar los botones de los cajeros automáticos, adaptaciones en los asientos para manejar y otras acciones ingeniosas.

Al respecto Octavio nos menciona: (…) El mundo está hecho a una forma… si pensamos que cada cosa se tiene que adaptar para que uno pueda hacer las cosas, lo que nos hace es - no quiero sonar grosero - nos hace flojos, todo lo tienes a la mano. En nuestro caso sería bastante bueno tener las cosas a la mano, pero en un momento dado no creas esa fuerza adicional, nosotros lo sabemos y las personas de talla pequeña que tienen convivencia con estudiantes de talla normal, saben que la capacidad intelectual generalmente de las personas de talla pequeña tiene que ser más activa, porque estas conviviendo a otro nivel, porque finalmente te siguen discriminando como si fueras niño, y tienes que decir no sabes que yo sé más que tú, por esto y por esto, Áy me vale cacahuate la percepción que tú tienes acerca de mí! Sin embargo, yo tengo mejor capacidad intelectual que tú ¿y qué pasaría si en un momento determinado todo se volviera a nivel de todos? ÁYa no tendrías que hacer esfuerzo! Pero en un mundo competitivo allá afuera, en donde la oficina no está a tu tamaño, el elevador ya no está a tu tamaño, para entrar a un trabajo - independientemente de lo que te quieras dedicar - no está a tu tamaño ¿Qué vas a hacer? (…) (Octavio) (Testimonio captado durante la Conmemoración del Primer Día Mundial de la Talla Baja, celebrado el 25 de Octubre del 2013 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.)

En el espacio privado, y como consecuencia de tener los brazos cortos, enfrentan problemas en las actividades básicas y de higiene personal, requiriendo ayuda de sus familiares. Por ejemplo, no alcanzar el esfínter anal, dificultad al

121

peinarse, lavarse el cabello, abrocharse el sujetador, subirse los pantalones y la ropa interior, atarse los zapatos, entre otros avatares ponen en entredicho su intimidad y su autonomía, gestando relaciones de dependencia, conflicto y violencia, que además les genera sufrimiento, sobre todo cuando estas limitaciones se hacen más evidentes con las complicaciones en la vida adulta.

(…) yo pongo el papel en la taza, ora sí que me raspo, y queda el papel aquí (en la orilla de la tapa) porque no hay de otra. Muchas veces así, sin limpiarme, con el sello de garantía, muchos años anduve así. ÁCreo que apenas ayer (risas)! Hasta después ya dije ¿cómo le hago? Y así es como lo hice. Todo el aseo personal, normal. Hay muchas cosas que todavía no salen a relucir con los enanos, hay muchas…Hasta ahora, hoy saco esto de mi limpiadera de pompis (…) (Sam, 59 años)

(…) Desde niño no me alcanzaba a limpiar, eso fue algo muy sufrido. Por ejemplo, yo usaba el baño al revés: en lugar de darle la espalda a lo que es la caja le daba el frente. Me agarraba de la caja para no caerme, me montaba en el excusado y el problema era para limpiarme, manchaba el calzón. Logré algunas maneras para hacerlo como de aguilita, pero nadie me dijo cómo hacerlo. Después lo hice con la tapa del baño: pones el papel en la orilla y te tallas, aunque puede haber infecciones ahí, si es en tu casa no hay problema pero ¿en un público? Entonces, si sabías que ibas a salir, mejor te aguantabas, aunque eso era muy malo (…) (Ray, 40 años)

Sobre su movilidad en el ámbito público extraje de sus narraciones ejemplos diversos, como lo que les acontece en el transporte: debido a la corto de las piernas al sentarse quedan extendidas totalmente sin tener ningún apoyo adicional, enfrentando el peligro de caerse o golpearse ante una parada abrupta del autobús; el mismo abordaje del transporte con escalones altos resulta una odisea. Otro ejemplo que requiere un máximo esfuerzo es la ausencia de

122

elevadores, el no funcionamiento de escaleras eléctricas en el Sistema de

Transporte Colectivo Metro (STCM) y otros medios.

(…) Tomar el transporte público siempre ha sido una aventura, encontrar un conductor que no te vea con cara de fastidio porque te tardas en subir a su camión, porque el compañero de atrás ya le ganó el pasaje de la próxima parada, aquellos que se arrancan sin esperar y ponen en riesgo nuestras vidas, o sin tomarnos en cuenta cuando le hacemos la parada. Llegar al metro y tener que subir incontables escaleras porque no existe el equipo adecuado para nosotros. Mucha gente dice que somos exagerados, que no necesitamos cosas y aparatos especiales, yo les sugiero a esas personas que caminen de rodillas a su destino y que en esa misma posición luchen para no ser lastimados por las multitudes en este sistema de transporte. ¿O que tal después de la lucha por entrar, ver si alguien te ceda un asiento o al menos baje la mirada un poco para evitar lastimarte? Al contrario nos ven con burla y a veces pareciera que nos empujan a propósito (…) (Valentina, 18 años). (Testimonio captado durante la Conmemoración del Primer Día Mundial de la Talla Baja, celebrado el 25 de Octubre del 2013 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.)

(…) En realidad nosotros nos tenemos que acomodar a ustedes, porque ustedes son más grandes, más normales - vamos a hablarlo así - que nosotros ¿Te sientes inútil? Yo ¿te sientes inútil al no poder subirte al pesero o al camión? ÁBúscale!, porque si vas a querer toda la comodidad entonces a ver quién nos va a dar de comer. ÁQuiero comodidad! “Oye pero es que”… No se te va a caer la mano, no sé (…) (Sam, 59 años).

El acceso a la vida escolar por parte de las personas con acondroplasia está signado por la desigualdad de oportunidades, la discriminación y la exclusión social, pues dicha condición es asociada con otro tipo de discapacidades (mental, motora) que atentan contra su integridad física y emocional.

123

(…) Llego a la primaria, y ¿Qué es lo que pasa? Primero me empezaron a tratar como… estaba muy chiquita me empezaron a tratar como la niña pequeña, hasta me cargaban y a mí me molestaba. Llegué a reportar a unas niñas de sexto de primaria porque le decía a mi mamá: “ÁMamá, hasta me cargan! Lo más penoso es cuando me llevan al baño, me bajan mi calzón como niña pequeña.” Eso era lo que más me apenaba, yo ya tengo seis años. Con los niños de primaria, con los de estatura estándar, decía: “ÁNo soy bebé y puedo hacer las mismas tareas que ellos!” Pasaban a los otros compañeros al pizarrón y uno también se sabía la pregunta y te quedas esperando a que te pasen. Nos pasó una vez a un compañero y a mí en la primaria “¿maestra porque nunca nos pasa?” Le fuimos a reclamar y nos dijo: “Es que no quiero que se burlen de ustedes porque no alcanzan el pizarrón”. Me trataban como la más indefensa la que no puede, de hecho decían “ella no porque no puede la van a lastimar”. Me llegaron a sacar de tablas gimnásticas que yo si era capaz de realizar, decían “no porque se vaya a lastimar o no queremos que se vayan a burlar de ella”. Yo dije puedo y si bailé (…) (Alicia, 20 años). (Testimonio captado durante la Conmemoración del Primer Día Mundial de la Talla Baja, celebrado el 25 de Octubre del 2013 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.)

En el relato siguiente se observa que a pesar de la preparación de los docentes aún se sigue pensando que las personas de talla baja no poseen las mismas capacidades intelectuales que los “estándar”.

(…) Yo tuve problemas cuando la inscribí a primero de primaria. Ella media 70 cm. Y a mí me habían comentado que necesitaba ir a una escuela de educación especial. Fui a la escuela de educación especial y me di cuenta que ella no encajaba ahí, porque intelectualmente ella estaba íntegra, batallé con algunas escuelas hasta que tuve la idea de hablar con el director de la primaria donde la iba a inscribir y tuve una buena acogida (…) (Madre de hija con acondroplasia) Testimonio captado durante la Conmemoración del Primer Día Mundial de la Talla Baja, celebrado el 25 de Octubre del 2013 en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM.

124

Los grandes esfuerzos físicos que realizan en la cotidianeidad y en sus actividades laborales, con el paso de los años hacen mella en sus cuerpos.

(…) Platicamos mucho con mi esposa, le digo mira yo ahorita ya ando mal de la cintura y quiero retirarme bien para seguir haciendo algo, pero tampoco quiero olvidarme de ellos. Yo ya no camino tan bien, camino como las tortugas: tres pasos y descansar, tres pasos y descansando, porque mi columna ya está mal, bueno la cadera más bien, mis rodillas… Lo que pasa conmigo no es tanto el peso, son los golpes, los que he llevado, entonces ya mi cuerpo, en medio año una caída fuerte o un accidente y ahí quedó (refiriéndose a los jóvenes que desean ser luchadores) ya con eso y muchos no se fijan en su cuerpo. Yo gracias a Dios me he fijado en mi cuerpo, a mí me ayudó desde chiquito ver doctores que me ayudaron a comprender y dije bueno hasta donde pueda y si pude hacerlo pero ahorita ya no (…) (Ned, 51 años) (…) Ahorita las piernas me duelen, tengo descalcificación de la cintura, de los huesos. Usé andadera, un tiempo no caminaba, andaba mal de la columna, no tenía fuerza en mis piernas, se me doblaban. Por la lucha (…) (Sam, 59 años).

Carente de la saludable realimentación (feed-back) del intercambio social cotidiano con los demás, la persona que se aísla puede volverse desconfiada, depresiva, hostil, ansiosa y aturdida (Goffman, 2006). En el caso de las personas entrevistadas, la discapacidad que ha provocado su condición los postra a una silla de ruedas, una cama, muletas, dependientes de las personas de su entorno y por consiguiente aislándolos de la sociedad. Entonces, aflora la depresión ante el dolor corporal, pero también ante la pérdida de libertad, cuestionando su existencia:

(…) Esta cuerda estaba entera y ya me iba a (hace seña de ahorcamiento) y mi esposo me vio, iba entrando y me va cachando que me la estaba enredando, Áchin que me la quita rápido! Y la cortó, la hizo en cachitos y le hizo nudo. La otra vez tenía el cuchillo aquí, me quería picar las venas y que llega mi hija y que me encuentra con el cuchillo, ÁYa no me dejan cuchillos, ya no me dejan

125

nada, ya me quería yo...! Por eso mi esposo me quito todo eso “¿Por qué hiciste eso? Yo te quiero, si tú no te quieres, yo te quiero, tu hijo te quiere, tu hija te quiere” y por eso mi chamaco viene a asomarse seguido. “No mija no hagas eso, mira hasta me dejaste temblando” y se puso a llorar, me abrazo, se estuvo aquí me estuvo abrazando que no hiciera yo eso. Ya me prometí no volverlo a hacer. El otro día se enojó conmigo, “Ya no sirves ni para caminar” y le dije ¿porque no me corriste cuando yo estaba sana?, me hubieras corrido, ahora que estoy mala ahora me estás corriendo (…) (Candi, 67 años).

(…) y ahora esto de la depresión, yo creo que todos nos deprimimos de acuerdo a lo que tenemos ¿no? Te imaginas para mí, un preso se va al baño y yo aquí nomás estoy en este metro cuadrado, ¿te imaginas? es para que yo ya me hubiera dado “gas”. Un día intente darme “gas”, pero me resbalé del sillón y me caí. Pero ya es desesperante, pero le tengo miedo a mi Dios, “ahora hijo de la chingada vas a parir cuates más aquí”, pero si le pido a Dios que ya me lleve, es muy triste y muy desesperante (…) (Leo, 62 años).

En estos fragmentos de narrativas, he querido dar voz a personas que por su condición han sido invisibilizadas, ignoradas y maltratadas por una sociedad discriminante. Tienen una discapacidad que a través de los años los somete aún más a la soledad y al sufrimiento, van perdiendo su movilidad y su autonomía y pasan a depender de los familiares que los rodean, situación que los expone a malos tratos, negligencias, omisiones y violencia. Situación que me motiva y compromete a sacar a la luz a través del relato de sus vidas, en tanto considero que al conocer su cotidianidad, seremos más conscientes de que las diferencias corporales no deben ser un motivo de discriminación y mucho menos de desigualdad social.

A pesar de las dificultades también se observó que en las personas más jóvenes su tamaño es considerado un reto, significa un esfuerzo mucho mayor que los llena de satisfacción. Es importante resaltar que ellos no se asumen como discapacitados, quizá con el paso del tiempo como cualquier otra persona, los

126

huesos les pesarán y las articulaciones fallarán. Puede que estén solos, abandonados o en compañía y de ahí dependerá su estado de ánimo y las maneras de enfrentar la vida con su condición.

(…) Habemos personas, yo por ejemplo, en lo particular me dio muchas satisfacciones, un enano no es discapacitado Áes un hijo de la chingada que! Enano por discapacitado, o sea discapacitado por enano no lo es, porque puede defenderse, puede hacer cosas, maravillas. Te digo, yo por enano conocí muchas cosas, que si hubiera sido alto - o estatura normal se puede decir - no las hubiera conocido, ahí estaría arriando vacas en mi pueblo creo todavía (risas) Si, y por ser enano conocí muchas cosas, así que no soy discapacitado. Ahorita si estoy jodido, porque no puedo caminar, pero discapacitado por enano, está muy pendejo el enano que se crea discapacitado por enano (…) (Leo, 62 años).

127

CAPITULO 4 ¿Enano, Gente Pequeña o Talla Baja? He ahí el dilema…

Fuente: Fernanda González, diciembre 2013)

128

Todos querían verla. La estuvieron contemplando y las damitas exclamaron: - ÁUf, que fea! Y, sin embargo, Pulgarcita era lindísima. Así lo pensaba el que la había raptado; pero oyendo que todos los demás le decían que era fea, acabó por creérselo y ya no la quiso. La pobre se quedó llorando, pues era tan fea que ni los abejorros querían saber nada de ella. Y la verdad es que no se ha visto cosa más bonita y adorable, tanto como el más bello pétalo de rosa. (Pulgarcita, Hans Christian Andersen)

El estudio de personas con acondroplasia está inserto en los tópicos que conforma la Antropología Física, pues son una clara evidencia de nuestra diversidad humana y de posibles modos de andar por la vida. Aquí se presentan algunos fragmentos sobre las experiencias de vida, sentires y emociones que enfrentan las personas que padecen acondroplasia, revelando algunas de las vicisitudes de tener un cuerpo pequeño en un mundo gigante, que conlleva estigma, discriminación, sufrimiento, pero también resiliencias.

Las características peculiares en la acondroplasia, repercuten en la percepción corporal de los sujetos en contacto con personas de estatura promedio, y es vivido de manera diferente entre hombres y mujeres de talla baja.

Las percepciones varían si se encuentran entre similares de condición o con personas estándar. Son percibidos, en muchos contextos públicos y/o privados, por su singular corporeidad, que es vista como graciosa y hasta mágica, o bien, de manera peyorativa o castigo. Sobre estas asignaciones las personas de talla baja desde edad temprana son conscientes pues ante las miradas indiscretas de personas desconocidas vulneran su autoestima, ya que los ofenden o ironizan delante de ellos, todas estas situaciones traen por consecuencias afectaciones a su identidad, a su estado de ánimo y a su dignidad. Y es que asocian a la talla

129

pequeña menor entidad o estatus social, pues generalmente son infantilizados a pesar de ser adultos28.

Si consideramos lo que Merleau Ponty (1985) afirma sobre el cuerpo, como el punto de referencia a través del cual se articula el mundo, en donde se pone en juego toda la constelación de las relaciones subjetivas e intersubjetivas del ser humano en la sociedad, podremos entender cómo piensan, sienten y se relacionan las personas de talla baja con su cuerpo y con el mundo.

Para Goffman existe una identidad social virtual que refiere al carácter que le atribuimos al individuo debería considerarse como una imputación hecha con una mirada retrospectiva en potencia, y la identidad social real, es la categoría y los atributos que, de hecho, según pueden demostrarse, y que le pertenecen.

(…) Mucha gente tiene esa mentalidad de “Oye ¿y por qué te hiciste chiquita? ¿Por qué estas enanita?” Porque así me hizo Dios “No, no, no Dios no te hizo”, ¿entonces? “¿Cargaste mucho? ¿Cargabas a tus hermanos? o ¿Qué te paso?” Cuando empiezan así, Áahí nos vemos! Una ocasión hace años “¿Oye tú no eres de aquí verdad?” si soy de aquí de México, “No” ¿Entonces? “Tú eres de otro planeta” ÁChingas a tu madre! Estaba aquí mismo en la ciudad con un cuate, le digo no manches “¿entonces por qué no hay muchos enanos?” Si hay, pero todos están escondidos debajo de la cama… son muchos los que no quieren salir (…) (Sam, 59 años)

(…) Ven a un chaparrito o un Síndrome de Down y ÁUy! muchos creen que son monstruos, muchos creen que son contagiosos” no los toquen” o Á”ay que chistoso!” pero son las mentes, muchos niños están acostumbrados a “ándale enano” “ven enano” y cuando lo ven a uno se desconciertan, les da miedo, pero por lo que les dicen, a la gente pequeña la relacionan con los duendes, con los brujos, con los esos fetiches de la brujería (muñecos vudú) ¿por qué? Por lo !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 28 http://www.fundacionalpe.org/un_nuevo_horizonte.pdf!!

130

chiquito, que pasa con Maussan y todos esos, el ese programa del 13, Extranormal “ÁAy vi una gente chiquita, que son así! (...) (Ned, 51 años)

Esto nos lleva a comprender que el cuerpo está en articulación, se moldea de acuerdo al conocimiento que el sujeto tiene de el mismo y de su relación con los otros, construcción que promueve una diferenciación y una identificación de los sujetos con los otros cuerpos, puesto que éste se articula a partir de sentidos, sensaciones, emociones, percepciones que dan forma a la vivencia de los sujetos (Merleau-Ponty, 1985).

Laqueur (1994) menciona que toda persona tiene una estructura simbólica de su propio cuerpo (imagen corporal), no es representación del cuerpo sino es la relación entre las representaciones y la fisiología, es decir una relación viva, esto se construye a partir de una serie de evidencias que nos da la cultura y lo fijamos en el cuerpo.

Durante el trabajo de campo resaltó el uso de tres términos por los sujetos de estudio, y el significado de cada uno a partir de su perspectiva:

“enano”, “gente pequeña” y “persona de talla baja”. A continuación expongo sus definiciones para después establecer algunas consideraciones al respecto:

131

Enano29 Desde el punto de vista médico enano es:

Enanismo: la palabra de enano deriva de nano, es una palabra griega que quiere decir pequeño o diminuto, entonces se le llama enano o enanismo a cualquier condición que dé una talla menor a la que poblacionalmente se espera. Entonces en si la palabra no tiene nada de peyorativo ni tampoco nada de magnificadora, simplemente es una talla menor a la población. Ahora hablar de enanismo como una sola entidad es imposible, hay una gran variedad que dan como resultante una talla menor a la esperada de acuerdo a la del sujeto. (Entrevista Dr. Francisco Loeza Becerra, Médico Especialista en Genética Humana Pacientes con enfermedades congénitas y hereditarias en el Hospital General de México. Congreso Nacional de Gente Pequeña Manzanillo Noviembre 2013)

Para las personas con acondroplasia y talla baja es una palabra discriminatoria utilizada por el “otro” para denostar su condición. Ellos adoptan distintas interpretaciones dependiendo del contexto en que se utilice. Algunos informantes mencionaron que ellos si se consideraban “enanos”. No obstante, hay otros que entre iguales no consideran despectivo dicho término.

(…) Hay muchos [individuos que dicen:] “Mira, ¿ya te fijaste? Ahí va una enanita, un enanito”, en buena manera, pero… “¿Ya te fijaste? ÁJajaja, mira ahí va un enano!” pero lo dicen con golpe, “ahí va un enano, una enana”, y sabes cuándo es con golpe o cuando viene realmente de los amigos. Se escucha la intención con la que se dice (…) (Barbi, 28 años). !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! !

29 enano, na. (Del lat. nanus, y este del gr. νᾶνος). 1. adj. Diminuto en su especie. 2. m. y f. Persona que padece enanismo. 3. m. y f. Persona de estatura muy baja. 4. m. y f. coloq. niño. 5. m. Personaje fantástico, de figura humana y muy baja estatura, que aparece en cuentos infantiles o leyendas de tradición popular. ~ mental.1. m. y f. coloq. Persona corta de entendimiento.como un ~. loc. adv. coloq. mucho (1 con abundancia). Trabaja como un enano. Me divertí como un enano. http://lema.rae.es/drae/?val=enano !

132

(…) Nunca les llamarás: “ÁGente pequeña!” o “ÁGente baja!” ÁGente baja, tu chistosada máquina! La verdad, ojalá me equivoque, pero ¿gente pequeña? podría ser. Pero si me dicen: “ÁEnano!”, yo internamente les miento la madre pero volteo, la verdad. O “ÁEnana!” voltea ella y lo mismo, “Áchingas a tu madre!” Entonces vamos hablarlo como es, la palabra correcta. A decirlo no con adornos, ni nada, sino como debe de ser. Si ellos nos dicen de mala manera: “¡Enano, enana!”, entonces ¿por qué se ofenden cuando les decimos “chinguen a su madre”? ¿No nos ofendieron a nosotros primero con “enano”? Claro tú vas a preguntar, “¿Pues qué no eres un enano?” Sí, soy enano. Pero fíjate cómo lo dices, ¿sí o no? Es como una persona - perdón por la palabra Ð “gorda”, las personas con las que ella se lleva le dicen: “ÁGorda, gordo!”, lo que quieras. Pero con los que no se lleva, ¿Qué le dicen? (...) (Sam, 59 años).

En este testimonio Mariana asume la condición de su hijo, pero recalca su rechazo a la palabra enano como definición de su persona. (…) Quiero quitar las etiquetas y los apodos en la vida de mi hijo, a veces yo le digo chaparrito de cariño, peque, pequeño, mi monstruo, lo que nunca me ha gustado decirle es la palabra enano, me han comentado también que depende de cómo lo tomes, yo lo tomo ofensivo a mí no me gusta, nunca me ha gustado ni para una persona de estatura normal, decirle enano se me hace algo bajo, su papá les puso nombre a cada uno de mis hijos, como les quieran decir de cariño menos enanos, es una palabra que yo no quiero (…) (Mariana, madre de hijo con acondroplasia)

Un elemento que resaltó en las entrevistas es lo que se ha conceptualizado como choque de espejo30 descrito por Pantano (1996), que consisten en la negación explícita del reconocimiento de la condición propia Ðen este caso un individuo que presenta alguna discapacidad- hasta que se encuentra !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! 30!Término utilizado por la Asociación CRECER en “Estudio sobre bameración” y describe “el encuentro entre dos personas con enanismo. Esto produce un sentimiento de rabia hacia si mismo que le puede llevar al desprecio de alguien!que es como él mismo y aun deseo de desaparecer físicamente en ese momento. En el fondo se trata de un choque no esperado que le muestra cómo es su propio cuerpo, lo que en definitiva no es más que una falta de aceptación de su propia corporalidad” (Pág. 64)

133

con alguien igual a él. Al respecto Paul Ricoeur (1996) afirma que el reconocimiento de sí mismo es el primer momento en el que te identificas como un alguien diferente al otro (espejeo), eso permite construirte como un sujeto distinto y con futuro. Por lo que los individuos con acondroplasia pueden pasar años sin tener contacto con personas de su misma condición, evadiendo a toda costa el encuentro, lo que genera una negación del yo, una negación de sí mismo, como a continuación queda demostrado en los siguientes testimonios:

(…) Me daba mucho miedo. No sé, no me explico por qué me daba miedo, no me gustaba convivir con ellos y no nada más era yo sino varios que hemos platicado me lo han dicho. Decía: “Ápinches enanos!” como que te veías reflejado en ellos, como tu espejo; yo creo que por el mismo rechazo si tú quieres hacia uno mismo. No nos gustaba ver a otro cabrón, o era eso o querías ser único nada más, no querías que hubiera otro cabrón como tú. A mí no me gustaba. Te digo, yo llegaba a ver [a otro] y me pasaba para la otra banqueta, me iba por otro lado (…) (Leo, 62 años).

(…) Había visto un enano allá por Portales, que tenía una agencia de bicicletas. Un hermano me llevó por allá por Plutarco y Municipio libre, me dijo “vente vamos a dar una vuelta en la bicicleta” Ya llegamos a una parte y me dice ya bájate de la bicicleta. Me dice “¿No has visto?” No. “Voltea bien hasta atrás”. Ya que volteo hasta atrás ÁVámonos, vámonos carnal! “No espérate” No, vámonos, vámonos porque si no le digo a mi mamá vas a ver. No sé, me impresionó, me dio miedo, me dio cosa, nunca de los nuncas había visto uno (…) (Sam, 59 años)

En ese sentido, Bartra menciona que si la otredad es encuentro, también es espejo, su representación es siempre un vertiginoso autorretrato (Bartra en

Luna Córnea, 2005:69). Cuando se logra la empatía entre iguales, ya sea dentro de una asociación, fundación o incluso con un círculo informal de amigos, se

134

forma un vínculo de reconocimiento de la identidad. Al respecto Giménez

(2002:38) menciona que:

(…) la identidad son las acciones e interacciones sociales que permiten la dinámica social. Demarca fronteras, marca distinciones, reconocimientos y da autonomía al individuo. Y así al identificarse con el otro lo incorporo y lo hago parte de mí, así hay una dimensión individual y social (…)

Se da entonces este proceso de identidad/alteridad, que a fin de cuentas está construida en las prácticas sociales, de esta manera las personas de talla baja la adoptan finalmente.

Gente pequeña Es igualmente utilizado entre aquéllos que presentan displasia ósea para referirse a sí mismos, sin la connotación negativa que tiene “enano”. Siendo una denominación más o menos reciente, no es muy común escucharlo entre personas cuya edad es mayor a los 50 años, quienes prefieren utilizar la palabra

“chaparros” o “chaparritos”.

Talla Baja Desde la visión médica es considerada como:

¿Talla baja, padecimiento o enfermedad? Puede ser cualquiera de las dos cosas, puede ser un padecimiento que ocasione talla baja, puede ser también que la talla baja sea constitutiva no necesariamente una enfermedad sino un padecimiento, ¿Qué quiere decir padecimiento? Algo que está fastidiando o lesionando el cuerpo de una

135

persona, no implica necesariamente una enfermedad. Se dice también que no hay enfermedades sino enfermos, tomando en consideración el aspecto biológica, psicológico y social de la persona, puede tener algún problema que para alguien sea enfermedad y para otro un padecimiento, una situación moral que acabe enfermándolo, entonces es importante ver en la talla baja las causas para saber si es una enfermedad, algo que este ocasionando la talla baja, o un padecimiento. (Entrevista Dr. Francisco Loeza Becerra, Médico Especialista en Genética Humana Pacientes con enfermedades congénitas y hereditarias en el Hospital General de México. Congreso Nacional de Gente Pequeña Manzanillo Noviembre 2013)

También se utiliza para denominar a las personas nacidas con alguna displasia ósea que genera baja estatura. Dicho término está siendo difundido en todos los medios para que se estipule a nivel mundial, es decir, para que sea reconocida e institucionalizada por la Organización de las Naciones Unidas y así poder lograr de manera paulatina, la sustitución del término “enano” en el habla cotidiana, evitando así una etiqueta que conlleva discriminación y violencia hacia las personas de talla baja, pues éstas han sido invisibilizadas y por tanto excluidas socialmente, adscritas bajo el estigma de lo diferente, de lo raro y de lo abyecto, siendo menospreciados por su apariencia física, construyéndose por tanto imaginarios sociales en torno a ellos que atentan contra su dignidad e integridad como seres humanos.

Dado lo anterior, no es de extrañar que el trabajo que desempeñan algunas personas de talla baja se forme a partir de esta concepción. Sobre todo dentro del ámbito del entretenimiento, como puede ser la lucha libre, el circo, la tauromaquia, el cine, la televisión, en centros comerciales y en eventos nocturnos.

Contra lo que pudiera pensarse para ellos este trabajo no resulta discriminatorio,

136

ya que se sienten reconocidos, sabiendo que su éxito se debe a su estatura baja; creando no solo de esta manera un modus vivendi sino también una red de apoyo laboral, interacción y reconocimiento entre ellos. Incluso para muchos es un orgullo pertenecer a la comunidad artística y de ser vistos por la televisión, y se jactan al decir “Soy actor de Televisa”.

(…) Un amigo que trabaja en televisa en una ocasión me dice: “Necesito ver si puedes trabajar conmigo para salir en un programa sabatino en televisa, Sabadazo.” Cuando me dice televisa dije “Áyo de aquí soy!” Pensé “un programa cada ocho días, de aquí soy”, Y le dije que sí. […] era una emoción, una adrenalina estar en televisión, es un grupo de animación, y les abríamos a los conductores. Hacían un tipo batucada, había zancos, malabaristas… No solo éramos nosotros, éramos mucha gente, pero a nosotros nos enfocaban más, fuimos la sensación de ese programa. Entonces yo llegaba aquí y tenía que trabajar el sábado en la noche y mi hija [me decía]: “Papi, te vi en Sabadazo”. No se perdía ningún programa, todos los sábados está ahí y eso me fue dando más rating en lo personal. En el aeropuerto me decían: “Oye, te vimos en la tele.”( .) (Palmer, 38 años).

En obras de teatro gustan de los aplausos de la gente, así como también dentro de las luchas, se sienten observados y admirados pero una vez bajando del ring o del escenario regresan a su realidad: “Yo sé que se fijan en el personaje, y no en mí, entonces sé que todo vuelve a la normalidad” (Ned, 51 años).

Como ya expuse anteriormente, a través de la historia a la gente de talla baja se le ha asignado un rol específico en relación con su corporeidad, ignorando sus capacidades intelectuales, condicionando su desempeño en otros ámbitos laborales lo que desdibuja su identidad como miembros de una misma sociedad, creando un círculo cerrado entre las personas de talla baja, situación que los

137

obliga a quedarse dentro de él pues afuera difícilmente son aceptados tal como son.

(…) Se oye feo pero que se puede decir, explotar la estatura, trabajar, a dedicarnos a eso, ya que la escuela no me gusto. Sí, sí, te digo, me han dejado muchas bendiciones, bueno mi estatura, me gusta ser el centro de atención, y si siento que se me quedan viendo, más me muevo y más… Pero si, es muy padre, es muy chido esto, te digo cuando me aplaude la gente y se emociona cuando salgo, o a la mejor igual no se emociona, se ríe, dices, bueno, estoy llamando su atención, ¿no? es muy padre, yo disfruto mucho cuando bailo, cuando trabajo, lo disfruto muchísimo, o sea me siento la artista ¿no? es muy bonito (…) (Camila, 36 años)

De mi investigación documental y de campo concluyo que el medio laboral del entretenimiento está dominado por hombres, aunque existen unas pocas mujeres luchadoras y toreras, sin embargo ahí solo son contratadas por su belleza. Lo cierto es, que la mayoría se dedica al hogar a petición de sus parejas, dichos trabajos los ausentan en repetidas ocasiones de casa por algunos días, cuando se van de gira y no las dejan trabajar, a pesar de haberlas conocido en ese ámbito. También a causa de la austeridad de los empleos, el cuidado de sus hijos recae en ellas, pues no tienen los recursos para llevarlos a alguna guardería, aunque en ocasiones debido a crisis económicas la pareja “les da permiso de trabajar” de manera temporal hasta resolver su problema económica y retoman su vida en el espectáculo imitando cantantes famosas o actuando en comerciales, como cuando eran solteras.

(…) Pero te puedo decir que mis trabajos son muy buenos, pero a la vez son muy malos, porque como ahorita estamos aquí platicando y… -“Camila, en la noche te quiero porque hay que salir”- Y son bien pagados, pero haz de cuenta

138

si yo tengo otra cosa, voy a quedar mal, son muy buenos, porque me salen así de repente, pero luego también tengo que decir no., porque tengo otras cosas que hacer ¿no? Pero Ábendito Dios! En esas dos veces que fui a trabajar si estaba con mi tiempo disponible, y te digo que para la novela me hablaron, “Camila, hay que salir mañana a Veracruz” y digo ¿cómo? -Sí, nos vamos quince días- pues me voy, pero debo dejar todo organizado para mis hijos y papá (…) (Camila, 36 años)

Algunas mujeres de talla baja son explotadas por la pareja de talla promedio a quienes mandan a pedir dinero al centro capitalino u otros lugares concurridos, esta información la obtuve en pláticas informales durante las reuniones en la Asociación, ya que en el caso de mis dos entrevistadas no ocurrió lo anterior.

Los hombres se aprovechan de la fama y el status (en el caso de los luchadores) para tener una vida de excesos fuera de casa, conocer más mujeres aunque de manera temporal y pagando por ello. En trabajos más modestos tienen relaciones clandestinas con las mismas compañeras de trabajo de su misma talla, ya que las personas con acondroplasia y otras displasias óseas se desarrollan en el mismo círculo laboral y social, así que todos se conocen. Las esposas lo saben; sin embargo, callan y se mantienen con ellos por los hijos y porque algunas se sienten incapaces de mantenerse solas ante las inequidades laborales en relación con su condición.

Empiezan a trabajar desde muy jóvenes, abandonando los estudios por falta de solvencia económica y por miedo a las burlas en general en la escuela secundaria, aunque hay casos en que los padres les inculcan el estudio hasta la

139

culminación de una carrera universitaria, todo depende de los recursos económicos de la familia.

Por lo general, los padres son sobreprotectores y piensan que los demás se aprovecharán. Ned por ejemplo, ha tenido varias relaciones y todas lo han abandonado con hijos; así que su madre rechaza a su actual esposa a pesar de llevar 13 años juntos. En el caso de las mujeres se piensa que nadie va a querer casarse con ellas y se cree que la pareja de talla estándar la abandonará por una mujer de su estatura. Una vez teniendo vida en pareja, se toman roles dentro del hogar y las ocupaciones varían de acuerdo a la escolaridad que en la mayoría es la básica, lo que redunda en su posición socioeconómica.

En la selección de pareja no sólo la persona de talla baja sufre discriminación, sino también existe el rechazo de los familiares de las parejas de los hombres o mujeres con acondroplasia:

(…) En este caso, muchas veces a mí me preguntan “¿Por qué te casaste con él? ¿Qué le viste? ¿Qué tiene? Porque dinero no creo que tenga”. Yo siempre les he contestado, bueno yo me fije en una persona así como él, no por el físico, me fijé en lo que realmente vale como persona, es una persona que lucha por lo que quiere, no se está esperando nada más a ver quién le ayuda, quien le trae, me di cuenta que como persona vale mucho, porque me di cuenta de que es diferente a otros hombres entre comillas, porque yo tuve la experiencia de tener otra pareja. Esa persona si era alta, era guapo, bueno para mí. Duramos cuatro meses nada más, porque era muy celoso, pero de esos celosos compulsivos, mujeriego, borracho, me llegó a pegar. Entonces dije yo no quiero una vida así como la que él me estaba dando, entonces lo conocí a él, yo dije bueno él no me va a poder pegar (risas)(…) (esposa de Ned)

140

(…) Inclusive mi esposa se dio un entre con su familia: “La persona que voy a traer y la van a ver, si lo van aceptar bien y si no, yo quiero a esa persona” Ya después me presento y… Álógico! 1.80, no me dijeron nada, me apreciaron, me quisieron, lo que tú quieras salí bien, mi familia jajá, aquí estamos un poco más cerrados, “oye ¿qué vas a hacer con esa mujerzota?” Si me lo decían mi mamá y mi papá, más mi mamá, la mera verdad porque mis papás francamente no querían que yo me casara con una persona hablándolo así, normal. Ellos querían que me casara con una indita con todo respeto de mi madre, de esas todavía con huarachitos que ahí andan en la calle, ya me habían agarrado dama y todo, Áno! (risas) (…) (Sam, 59 años)

141

Reflexiones del camino andado

La acondroplasia pertenece a un conjunto de alteraciones del crecimiento óseo, generando características físicas específicas. Como se observó en el capítulo correspondiente la acondroplasia y otras displasias óseas situaron a los individuos con dichas características como una otredad a lo largo de los siglos.

Caí en cuenta que por desgracia dicha situación no ha cambiado, pues continúa asociado con el mote de “enano” la burla, la discriminación y la exclusión social para estas personas.

Para el desarrollo de la presente investigación utilicé el método etnográfico que ha probado ser una herramienta eficaz para el estudio de la discapacidad.

Dicha aproximación…

(…) fue pionera específicamente al trabajar con poblaciones estigmatizadas, lo que genero el tránsito de la Antropología Médica de un marco de enfermedad a un enfoque etnográfico. Esto amplió el alcance de los estudios de discapacidad dentro de la antropología y permitió que las voces de los discapacitados y sus experiencias de vida contribuyeran a la teoría antropológica de la discapacidad (…) (Reid-Cunningham 2009:104).

Gracias a este recurso metodológico logre obtener información valiosa para dar respuesta a mis preguntas de investigación y desarrollar los objetivos planteados.

Este acercamiento etnográfico me pareció que no resultaría complicado, ya que lo había utilizado previamente, sin embargo el presente trabajo implicó

142

para mí un reto muy grande desde el momento mismo del acercamiento a las personas de talla baja. Ignoraba como dirigirme a ellos, me preguntaba una y otra vez ¿Cómo los nombro sin ofenderlos? Esas fueron mis primeras interrogantes.

Tuve que cuidar mi tono de voz y hasta mi sonrisa, para no herir susceptibilidades, quizá llegaran a pensar que me burlaba de ellos o me resultaban divertidos. Me dio pena preguntar directamente para no incomodar. Realmente no sabía, no tenía idea de cómo actuar ante ellos. Procuré escuchar atentamente desde la primera vez que asistí a la Fundación su lenguaje, fue ahí que conocí los términos adecuados entre ellos: “chaparritos” “pequeños” “talla baja” y empecé a utilizarlos.

En un plano general no terminé de conocerlos a todos y al intentar acercarme me rechazaban porque no era como ellos: “¿Tú qué sabes si no eres como nosotros?” llegaron a cuestionarme y no fue raro que algunos me dieran la espalda. Me impuso su manera de ser. Me pareció de primera intención que eran personas a la defensiva, pendientes de cualquier movimiento o palabra que pudiera ofenderlos; son muy herméticos debido a la discriminación y exclusión que han sufrido. Una vez que conocí sus historias de vida comprendí dicho comportamiento. La sociedad ha sido y es hostil con ellos en todos los ámbitos en los que se desenvuelven (familiar, laboral, social) y dicha reacción la entendí como un mecanismo de defensa. Y es que a fin de cuentas, poniéndome en el lugar del otro, mi percepción cambió, porque de alguna manera con su actitud padecí en carne propia la discriminación, el no ser aceptada por los otros por mis características físicas. Esto lo volví a vivir en el desarrollo de un par de entrevistas en donde llegué incluso a llorar, ya en la soledad del transporte, una vez

143

concluidas éstas. Llanto que no fue de tristeza sino de frustración por el trato recibido. Sin embargo, la mayoría de los entrevistados fueron muy cordiales y amables, compartiendo momentos agradables que como investigadora atesoraré mucho.

El encuentro con los entrevistados fue un tanto complicado, sin embargo obtuve nuevas experiencias que engrosaron mi bagaje antropológico y se enriqueció mi forma de aproximarme al otro. Entrar en un contexto ajeno no siempre resulta tan fácil y para muestra una amplia bibliografía antropológica.

Una quiebra es una falta de concordancia entre el encuentro de uno con una tradición y las expectativas contenidas en los esquemas mediante lo que uno organiza la propia experiencia. Uno modifica entonces los esquemas, o construye otros nuevos, e intenta otra vez. Basado en ese nuevo intento se realizan modificaciones adicionales, y el proceso continua hasta que la quiebra deja de ser un problema (Agar, 1992:124 en González Echeverría :2003: 197)

La etnografía es el proceso de ir de la quiebra a la coherencia mediante la resolución. El antropólogo debe saber delimitar hasta donde llegar con el grupo de estudio y a veces tiene que poner tierra de por medio para no sobrepasar los límites. Sin embargo, en una población vulnerable que necesita de atención, el investigador no puede ser indiferente a las situaciones que se presentan en el momento de las entrevistas. En mi caso auxilié a varias personas en su higiene personal, hecho que se cuestionó más de una vez en el desarrollo de algunas reuniones académicas ¿Por qué lo hice? Porque no se puede ser indolente ante el sufrimiento del otro, a su vulnerabilidad, a su fragilidad, a su necesidad, a su

144

invisibilización. No es “querer quedar bien”, hacer las cosas “porque no me quedó de otra” o “sanar traumas existenciales”, es simplemente que cuando uno establece la empatía hacia el otro que sufre y que necesita en ese momento una palabra de aliento, una atención, un apoyo y que conlleva abrir la confianza en ese reconocimiento entre seres humanos.

Ahora bien, de acuerdo a la información obtenida de las personas entrevistadas, la “diferencia” estigmatiza y desdibuja la identidad ¿Hasta qué punto se puede integrar al mundo dentro de otros cánones asumidos como la

“normalidad”? La construcción de la identidad a partir de la talla baja se lleva a cabo durante la vida del sujeto en los diferentes ámbitos sociales, siendo el lugar más importante el núcleo familiar, no obstante que aún en este espacio algunos son tratados como “diferentes”, ya que su condición de talla baja los hace dependientes de los demás, lo que sin duda provoca malos tratos y la exclusión del primer círculo social y de ahí, a otros niveles sociales. La creación de asociaciones civiles es de gran ayuda para estas personas, ya que les permite sobrellevar el trato diferencial dentro del seno familiar y social, es encontrar un espacio compartido con “sus iguales de condición” configurando una segunda familia, en donde habla el mismo idioma, comparten experiencias de vida y establecen lazos solidarios y sentido de pertenencia a una comunidad donde todos son semejantes.

Al respecto retomo lo propuesto por Mandujano:

“Los grupos de personas con discapacidad se organizan mediante las historias que pueden contar de sí mismos para sí mismos, más que

145

considerar las historias médicas de intervenciones rehabilitadoras, miseria, tragedia personal o aun muerte, esperando tener mejores resultados” (Mandujano 2012: 129).

Por consiguiente, estamos ante una cultura identitaria que en cierto grado comparte alguno de los siguientes elementos descritos por Peters (2008): un lenguaje común, un linaje histórico, evidencia de una comunidad social cohesiva, solidaridad política, aculturización a cierta edad, lazos generacionales o genéticos y orgullo e identidad en la segregación de los otros. Por esa razón,

Reid-Cunningham (2009) señala que algunos antropólogos hacen un llamado para que exista un reconocimiento público de los discapacitados como grupo minoritario

(Biklin, Gleeson, Susman, Zola) mientras que otros se manifiestan en contra de insertar a un grupo tan diverso de personas en una única categoría minoritaria.

Lo cierto es que estos espacios de contención son útiles para que los individuos formen redes de apoyo y renueven la confianza que han perdido en el trayecto de sus vidas a causa de la discriminación que atentan contra su integridad psíquica, moral y física. Malos tratos que no desaparecerán por completo de sus vidas, pero que harán más llevadero sus modos de andar por ella.

En un mundo insensible, donde el individualismo impera, se descartan las necesidades de los otros, así se establece una eugenesia moderna en donde los “defectuosos” deben ser escondidos debajo del tapete de la simulación y la segregación. La incógnita al respecto es ¿De qué manera el Estado contribuye al reconocimiento de sus derechos humanos, del trato equitativo en torno a su salud,

146

educación y mundo laboral? ¿Qué hacer para que la sociedad introyecte la diferencia como algo inherente a la existencia humana? ¿Cómo sensibilizar a la población ante el otro/diferente?

Considero que la lucha contra la discriminación de cualquier persona comienza educando a la sociedad, creando conciencia desde niños que la diferencia es un rasgo consustancial a nuestra propia existencia humana. Otra batalla debe darse en relación a las desigualdades sociales que se gestan por cuestiones de color, tamaño, condición social y/o género, reconociendo el potencial particular de cada uno de nosotros como patrimonio que nos hace únicos y el cual contribuye a la diversidad de nuestra especie. Más aún, si bien existen avances en cuanto a leyes y decretos en contra de la discriminación, vale resaltar que resulta letra muerta sobre todo ante una política gubernamental gestada bajo la lógica de una economía de mercado por demás globalizada, misma que centra su poder en la acumulación inmoral de la riqueza en muy pocas manos, la explotación, expoliación y devastación salvaje de los recursos naturales no renovables y ante la pérdida de valía de los seres humanos, situación que anula toda posibilidad de pensar y realizar un mundo mejor donde haya cabida para todos los seres humanos.

Es decir, considero que esta violencia estructural hace énfasis en la forma en la que grandes fuerzas políticas y económicas históricamente arraigadas causan estragos en los cuerpos, emociones y capacidades de los sectores de la población socialmente vulnerables (Bourgois, 2009). No está de más decir, que la

147

violencia encarnada en el cuerpo, se ejerce, se inscribe, se siente, se expresa, se padece y se recuerda precisamente a través del cuerpo (Herrera y Molinar, 2011).

En lo concerniente al contexto escolar, a pesar de la información disponible, máxime en estos tiempos donde los medios de información están al alcance de los sectores más estudiados, impera un desconocimiento acerca de la capacidad intelectual normal de las personas con acondroplasia, y por tanto, son canalizados a escuelas de educación especial donde no tienen nada que hacer.

Por lo que se refiere a la salud, son pocos los centros de atención para los niños y niñas de talla baja, de ahí que asistan a la Fundación Teletón donde les brindan terapias de rehabilitación para su motricidad, audición, lenguaje y atención psicológica para los infantes y sus padres; sin embrago por la ubicación de estos centros, la distancia es un elemento que obstaculiza su traslado hacia esos lugares. En las instituciones públicas de salud no hay lineamientos ni capacitación para atender a las personas de talla baja. Por ejemplo, en el caso de las mujeres con acondroplasia y talla baja durante el embarazo, no hay información sobre los cuidados adecuados, ni sobre las complicaciones que se pueden presentar por el tamaño de la pelvis, siendo sus embarazos de alto riesgo.

En relación con los adultos mayores, la columna vertebral se va colapsando debido al desgaste por las actividades laborales, incluso actividades sencillas como el simple hecho de subir y bajar escaleras, y es que la misma composición ósea de la acondroplasia genera un desgaste óseo acelerado. Todo esto a lo largo de sus vidas les genera discapacidad, para la cual no reciben la

148

atención adecuada que se requiere para su edad y condición, por lo que los vuelve invisibles a la sociedad.

A la persona con discapacidad no se le niega la posibilidad de casarse, formar un hogar y el derecho a la seguridad social, sino que más bien socialmente no se permiten las condiciones de acceso o no se tiene oportunidad de tenerlo. Esto es muy ilustrativo pues el hecho de no poder cumplir con este objetivo se debe a que dentro del orden social no cuentan con los “requisitos sociales” para hacerlo, empezando por la imagen corporal, el problema de relacionarse debido a que no cuentan con los medios para desplazarse a causa de las barreras arquitectónicas, la falta de recursos y apoyo. Al mismo tiempo se encuentra con la barrera del imaginario colectivo que tiene como estereotipo ideal un cuerpo ”sano”, “estético”, “productivo”, aunado al estigma social que se le otorga y que le considera como enfermo (Peña 2010:141).

Al respecto Monroy (2012:213) plantea:

La discriminación por ideologías, origen racial, étnico, color de piel o apariencia física, es una práctica cultural que puede revertirse (…) Para ello, es imprescindible el papel de la educación. Y creo también, que el único medio para alcanzar el camino de la tolerancia y el respeto hacia el otro, que finalmente es el mismo que nosotros, es a través de las vías de una nueva educación, basada en principios de respeto, equidad, tolerancia, solidaridad, igualdad, dignidad y libertad.

Cabe señalar que los sujetos de estudio no se consideran discapacitados, a lo largo de las entrevistas lo enfatizaron, asociando a la discapacidad como acompañante de la vejez; fuera de ello denotaron su

149

capacidad y su creatividad para realizar sus actividades cotidianas como cualquier otra persona, más bien apuntan a que se ven un tanto limitados en su movilidad por las barreras arquitectónicas y de transporte, así como por la interacción con el otro que los etiqueta.

En ese sentido, Joan Ablon fue una de las primeras antropólogas en centrarse en las reacciones sociales de la comunidad con respecto a la gente discapacitada como el vehículo discapacitador, en lugar de implicar que las diferencias corporales son el origen genuino de la discapacidad (Devlieger et al en

Reid-Cunningham 2009:107). Esto cambió el enfoque de la conducta humana de las personas con discapacidad al medio social de la población en general. Así pues el significado de discapacidad es producido culturalmente y por ende, culturas diferentes conciben la discapacidad en diferentes maneras. La discapacidad existe cuando la gente experimenta discriminación a partir de las limitaciones funcionales percibidas.

Los miembros de una sociedad pueden temer y hasta resentir a la gente con discapacidad basados en un miedo de llegar a ser discapacitados también.

Este temor y resentimiento pueden llevar al estigma, marginalización y opresión de la gente con discapacidad. El estigma asociado con la discapacidad se origina del conocimiento de que cualquiera puede llegar a ser discapacitado en cualquier momento (McDermott y Zola en Reid-Cunningham 2009: 106). Es decir estamos hablando de violencia. Y decir violencia es enunciar las series de agravios que se ejercen en contra de “los otros” un tanto diferentes, pues la violencia es el modo de erradicar lo diferente, de segregar evidenciando que solo la violencia puede

150

intentar borrar las diferencias (Arias, 2011). A fin de cuentas la modernidad es una maquina generadora de alteridades que, en nombre de la razón y el humanismo, excluye de su imaginario la hibridez, la multiplicidad, la ambigüedad y la contingencia de las forma de vida correctas (Castro-Gómez, 2000:246).

Lo presentado en esta investigación intenta mostrar sólo un fragmento de la experiencia de vida de las personas con acondroplasia, con la finalidad de generar conciencia sobre la complejidad de la existencia humana vista a través de la diversidad.

La acondroplasia, es una condición que genera cuerpos pequeños con grandes mentes, con avidez para salir al mundo y romper el hermetismo y el miedo que los encierra entre estigmas, discriminaciones y múltiples rostros de violencia. Durante la investigación también fui blanco de la mirada de las personas por caminar junto a ellos, compartiendo su incomodidad, su hastío, su indiferencia, su enojo, su tristeza pero también sus carcajadas, su desenfado,su experiencia, su orgullo, mediante una charla amena.

Vivimos entre un juego de reflejos y miradas, un espejo con imágenes que expresan la diferencia del otro con respecto a nosotros. Una mirada a través de los “otros”-los “normales”- esos que van sentados en el camión, caminan por la calle, toman fotos, se burlan, se sienten curiosos, supersticiosos, morbosos, con asco, sonrientes, efusivos, empáticos, indiferentes, nerviosos o asustados al ver a alguien diferente a ellos, pero que sin embargo es semejante a ellos. En ese sentido, más que encontrar respuestas a mis preguntas iniciales, encontré nuevos

151

puntos de indagación que me permitirán profundizar más en cómo se viven las diferencias y qué hacer para que éstas no se experimenten como desigualdades sociales y violencias, he ahí otro dilema.

152

Bibliografía

Aguado, J. Carlos 2004 Cuerpo humano e imagen corporal. Notas para una antropología de la corporeidad. México, Facultad de Medicina/ Instituto de investigaciones de la UNAM.

Adelson, Betty 2005 The lives of Dwarfs. Their journey from public curiosity toward social liberation. USA , Rutgers University Press.

Aguirre Batzan, Ángel 1995 Etnografía. Metodología cualitativa en la investigación sociocultural. México, Alfaomega Maracambo.

Aisenson, Aida 1981 Cuerpo y persona, filosofía y psicología del cuerpo vivido. México, Fondo de cultura Económica.

Alva Walter y Donnan Christopher

1993 Royal Tombs of Sipán. Fowler Museum of Cultural History. Los Ángeles, Universidad de California.

Ancona, Eligio 1878 Historia de Yucatán. Desde la época más remota hasta nuestros días. TOMO I. Yucatán, México. Imprenta de Manuel Heredia.

Arias, Laura 2011 “Poder y Violencia” En: Revista Borromeo. No. 2. Instituto de Investigaciones en Psicoanálisis Aplicadas a las Ciencias Sociales. Universidad de Argentina, John F. Kennedy.

Bain, Nisbet 1905 The first Romanovs. (1613-1725) a history of Moscovite civilisation and the rise of modern Russia under Peter the Great and his forerunners. London, Archibald Constable & Co.

153

Barragán, Anabella 1999 Las múltiples representaciones del dolor. Representaciones y prácticas sobre el dolor crónico en un grupo de pacientes y un grupo de médicos algólogos, Tesis de Maestría. México, ENAH.

2011 “Las metáforas del cuerpo: entre la antropología simbólica y la Semiótica de la cultura”. En: Barragán, Anabella y González Quintero, Lauro (Coord.) La Complejidad de la Antropología Física Tomo II. México. ENAH pp. 363-389.

Bartra, Armando 2005 “Los otros”. En: Revista Luna Córnea. México, Centro de la Imagen CNCA No. 30 pp.49-76.

Bodin Walter y Hershey Burmet 1934 It«s a small world: all about midgets .New York, Coward-McCann.

Boltanski, Luc 1975 Los usos sociales del cuerpo. Buenos Aires, Periferia.

Bourdieu, Pierre 2000 La dominación masculina., Barcelona, Ed. Anagrama.

Brothwell, Don 1981 Desenterrando huesos. La excavación, tratamiento y estudio de restos del esqueleto humano. México, Fondo de Cultura Económica.

Bourgois, Philippe 2009 “Treinta años de retrospectiva etnográfica sobre la violencia en las Américas” En: Guatemala Violencias Desbordadas. España, Universidad de Córdoba, Servicio de Publicaciones.

Canguilhem, Goerges 1971 Lo normal y lo patológico. México, Siglo XXI.

Castro, Santiago 2000 “Ciencias sociales, violencia epistémica y el problema de la invención del otro". En: La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales. Perspectivas Latinoamericanas. Edgardo Lander (comp.) CLACSO, Buenos Aires, Argentina. Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales. Pág. 246.

154

Castro José, Santana Ana 2008 La acondroplasia, algo más que una cuestión de altura. España, Ed. Asociación Familiar de Afectados por Acondroplasia (AFAPA).

Cavalcante, Leonia 2004 “El cuerpo en la contemporaneidad y la Clínica psicosomática”. Terapia psicológica 204, Vol. 22, No. 2: 171-176

Organización Panamericana de la Salud 2008 Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud. Décima Revisión. Vol. 1 OMS. USA. Washington D.C.

Correa, Eva 2013 Calidad de vida relacionada con la salud en acondroplásicos post- alargamiento. Trabajo de Investigación. España, Departament de Cirugía Universitat Autónoma de Barcelona. pp. 51

Dasen, Veronique 1993 Dwarfs in Ancient Egypt and Greece. Oxford Monographs on Classical Archaeology. Oxford, Clarendon Press.

1988 “Dwarfism in Egypt and Classical Antiquity: Iconography and medical”. Medical History. Vol. 32. pp. 253-276.

De Leonard Carmen 1971 “Gordos y enanos de Jain “(Campeche, México). En Rev. España Antropol Amer. 6:57-83.

Dickinson, Federico y Murguía Raúl 1982 “Consideraciones en torno al objeto de estudio de la antropología física”. En: Estudios de Antropología Biológica. María Villanueva Sagrado y Carlos Serrano Sánchez (compiladores), Instituto de Investigaciones Antropológicas UNAM, México Estudios de Antropología Biológica, Vol. 1. Pp. 53-64

Drimmer, Frederick 1991 Very Special People: The Struggles, Loves and Triumphs of Human Oddities, Citadel Press.

155

Edwards Marta L. 1997 “Constructions of Physical Disability in the Ancient Greek World” (The Body and Physical Difference: Discourses of Disability). USA, University Michigan Press. Pág.44.

Feher, Michel y Nadaff Ramona 1992 Fragmentos para una historia del cuerpo humano, ts. I, II y III, Taurus, Madrid.

Fernández Arregui Saulo 2005 Mi (in)dignidad en tus manos: otra mirada a la exclusión social desde la experiencia de las personas con acondroplasia Gijón, España.

García, Guadalupe 2013 Practicas Inclusivas en la Escuela Primaria. Tesis de Maestría. México, Centro Chihuahuense de Estudios de Posgrado.

Garland, Rosemarie 1996 Extraordinary Bodies Extraordinary Body, New York University Press. 1996 Freakery: Cultural Spectacles of the Extraordinary Body, Columbia University Press.

Giménez, Gilberto 2002 Paradigmas de identidad en Sociología de la Identidad, Grupo Editorial Porrúa. UAM Iztapalapa, México. Pp. 35- 62.

Goffman, Erving 2001 La representación de la persona en la vida cotidiana. Buenos Aires, Amorrortu.

1986 Estigma. La identidad deteriorada. Buenos Aires. Amorrortu. 1961 Internados. Ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. Buenos Aires, Amorrortu.

González Echeverría, Aurora 2004 Critica de la singularidad cultural. Antrhopos Editorial UAM Iztapalapa, México.

156

Horgan, John 1988 “Paleolithic Compassion”. En: Scientific American. Vol. 258 No. 2 pp.17 Ð 20.

Gould, Stephen Jay 2006 El pulgar del panda, La metáfora del monstruo esperanzado. España, Editorial Crítica.

Grobet, Lourdes 2006 Espectacular de lucha libre. México, UNAM.

Hernandez Motiño, Brizuela Yarisa, Vizcarra Verónica 2012 “Acondroplasia -estenosis del canal de medular- Una complicación Neurológica” .Bol. Med. Hosp. Infant. Mex. Vol.69, n.1, pp. 46-49.

Horton, Williams 2006 “Principales hitos en la investigación sobre acondroplasia”. Am. J. Med. Genet ; 140A:166-69.

Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática 2001 Presencia del tema de discapacidad en la información estadística. Marco Teórico – Metodológico INEGI. Pág. 8

Jiménez Lara Antonio 2009 “Las personas con discapacidad en Iberoamérica: perfiles demográficos”. En. Visiones y revisiones de la discapacidad. Patricia Brogna (Comp). Fondo de Cultura Económica, pp. 23-72.

Kozma, Chahira 2006 “Historical review. Dwarfs in Ancient Egypt”. Am. J. Med. Genet. A., 140(4):303-311.

Laqueur, Thomas 1994 La construcción del sexo, cuerpo y género desde los griegos hasta Freud. Catedra, España.

Le Breton, David 1995 Antropología del cuerpo y modernidad. Nueva Visión, Buenos Aires.

Leroi, Armand Marie 2005 Mutants: On Genetic Variety and the Human Body.Viking Penguin.

157

Lizárraga, Xavier 2003 “De la inquietud a la disciplina: la antropología física". En: X. Lizárraga y J. Mansilla (coord.), Antropología física: disciplina plural. México, Instituto Nacional de Antropología e Historia. pp.25- 64.

López Alonso, Sergio 2006 El cuerpo humano y sus vericueros. México, Ed. Porrúa.

Mandujano Valdez, Mario 2012 Hacia una visión antropológica de la discapacidad. México, Tesis de Doctorado en Antropología Física ENAH.

P. Manis Daniel 2000 Freaks: We Who Are Not As Others, Juno Books1.

Miller, Virginia 1985 “Dwarf motif in Classic Maya art”. En: San Francisco. Pre-Columbian Art Research Institute.

Moreno Esteban, Basilio 1990 “Estudio sobre baremación de minusvalía en las alteraciones de crecimiento.” En: CRECER, Asociación Nacional para Problemas del Crecimiento. Madrid, España

Moreno, José 1939 Locos, enanos, negros y palaciegos. Gente de placer que tuvieron los Austrias en la Corte española desde 1563-1700: oficio de burlas. México, Editorial Presencia. Pp. 35.

Neil, Gordon 2000 The neurological complications of achondroplasia. Brain and development; 22: 3-7

Nickell, Joe 2005 Secrets of the Sideshow. University Press de Kentucky.

Un nuevo horizonte, guía de la acondroplasia. Fundación ALPE acondroplasia Coordinación: Carmen Alonso Álvarez, 2007.

158

Oriol de Solà-Morales y Joan MV Pons, 2003 Evaluación de la necesidad clínica y de los criterios estructurales, técnicos y humanos de un centro de referencia para la atención de las personas con acondroplasia. Madrid, Agència d'Avaluació de Tecnologia i Recerca Mèdiques.

Organización de la asistencia sanitaria en el S.A.S. para pacientes con osteocondrodisplasias, Servicio de Protocolos Asistenciales, Subdirección de A.P. Programas y Desarrollo Dirección General de Asistencia Sanitaria. Servicio Andaluz de Salud, Organización de la Asistencia Sanitaria.

Pantano, Liliana 1996 “Hacia una mayor comprensión en el campo de la discapacidad. Situación social de las personas con acondroplasia”. En: Boletín de lecturas sociales y económicas. FCSE/UCA Año 3 nº 11. Pp. 33-51.

Peña, Florencia 1984 “Algunas reflexiones en torno a la Antropología Física”. En: Estudios de Antropología Biológica Rafael Ramos Galván y Rosa María Ramos Rodríguez (editores), Instituto de Investigaciones Antropológicas, Universidad Nacional Autónoma de México, Volumen 2, Pp.27-46.

Perancho, Isabel 2005. Enfermedad rara, 30 años sin diagnóstico. Ed. elmundo.es, Sección Salud No. 624.

Peters, Susan 2008 “¿Existe una cultura de la discapacidad? El sincretismo de tres cosmovisiones posibles”. En: L. Barton (comp.) Superar las barreras de la discapacidad. Madrid, Morata.

Ramírez, Josefina 2012 Cuerpo y emociones. Un nuevo horizonte para la comprensión del sujeto en la antropología física. En Diario de campo No. 10 Nueva Época octubre- diciembre Coordinación Nacional Antropología INAH pp. 22-27.

159

Reid-Cunningham 2009 “Antropological Theories of Disability”. En: Journal of Human Behavior in the Social Enviroment, 19:107.

Reverte, José Manuel 1980 La Antropología Médica y El Quijote. Editorial Rueda. Madrid.

Rico Bovio, Arturo 1990 Las fronteras del cuerpo. Critica de la corporeidad. México, Ed. Planeta.Ricoeur Paul 1996 Sí mismo como otro. España, Siglo Veintiuno Editores. 2006 Caminos del Reconocimiento. Tres Estudios. México, Ed. Fondo de Cultura Económica.

Rodríguez, Carlos; A., Isaza, Carolina; Pachajoa, Harry 2012 “Achondroplasia among ancient populations of Mesoamerica and South America: Iconogaphic and Archaeological Evidence”. En: Colombia Médica - Vol. 43 No. 3.

Swain, John 2003 Controversial Issues in a Disabling Society (Disability, Human Rights, and Society), Open University Press.

Taylor, S.J. y R. Bogdan 1990 Introducción a los métodos cualitativos de investigación. Buenos Aires Paidós.

Vázquez F. y A. Moreno 1997 Sexo y razón. Una genealogía de la moral sexual en España (siglos XVI- XX). Madrid, Ed. Akal.

Vera, José Luis 2012 “El cuerpo como proyecto metafísico”. En: Periplos alrededor del cuerpo. Diario de campo 10 Nueva Época octubre/noviembre. México, Coordinación Nacional de Antropología INAH. Pp. 45-49.

Vico, Cristina 2011 Cuerpos que extrañan. Deconstruyendo las discapacidades desde una mirada feminista. Tesis de Maestría en estudios de las mujeres y género. Universidad de Granada. España.

160

Fuentes electrónicas

Conapred http://www.conapred.org.mx/index.php?contenido=pagina&id=84&id_opcion=142& op=142 (8/octubre/2012)

Academia de Pediatría http://www.netcom.es/acondro/archivos/informe_academia_pediatria_esp.pdf (En español) (24/noviembre/2013)

Giménez, Gilberto (s.f.) La cultura como identidad y la identidad como cultura (Ms.) http://vinculacion.conaculta.gob.mx/capacitacioncultural/b_virtual/tercer/1.pdf (20/febrero/14)

Santana Ortega Ana Teresa, José J. Castro Hernández y Alexis Fuentes, La acondroplasia (2003). En: http://www.pegral.com/html/guiafami.html. (16/abril/2013)

La discriminación Educativa a las Personas con Discapacidad http://www.latice.org/funk/es/jalobafu1103es.html (12/Oct/2014).

Somos el medio http://www.somoselmedio.org/article/%E2%80%9Cno-me-digas- enano%E2%80%9D(20/junio/2014)

Health Supervision for Children with Achondroplasia http://aappolicy.aappublications.org/cgi/reprint/pediatrics;116/3/771.pdf (17/julio/2014)

161

Anexos

Santa Sangre (1989)

162

Guion de entrevista

¿DEL SUELO A LA CABEZA O DE LA CABEZA AL CIELO? Una aproximación antropofísica sobre la acondroplasia

Enfermedad y Atención Médica • ¿Para usted qué es la acondroplasia? • ¿En dónde recibe atención médica? • ¿Cómo es la relación con su médico? • ¿Qué tipo de tratamientos ha recibido? ¿Cuáles? ¿y por qué? • ¿Es caro el tratamiento médico? • ¿Cómo se ha sentido con el/los tratamiento? • Además de las medicinas, ¿requiere de alimentación especial, o ejercicios o algún otro tipo de terapia? • ¿Quién le ayuda con sus gastos médicos? • ¿Padece alguna otra enfermedad? • ¿Le duele algo? • Además del tratamiento por parte de su médico, ¿utiliza algún otro remedio casero? Percepción corporal • ¿Cómo siente su cuerpo? • ¿Le duele alguna/s parte del cuerpo? • ¿Cómo son sus dolores? • ¿Cómo se siente ahora? • ¿Qué le agrada de su cuerpo? • ¿Hay algo que le molesta de su cuerpo? • Cuando se ve al espejo ¿qué emociones siente? • ¿Qué piensa de su apariencia? • ¿Cómo es su carácter? • ¿Tiene miedo sobre algo en particular?

163

• Con respecto a la gente que lo rodea ¿cómo se considera? • ¿Cómo se adecua a los espacios en donde se desenvuelve? (transporte, casa, escuela, trabajo) • Cómo adecua los accesorios de arreglo personal y vestimenta? (ropa, zapatos) • En caso de ser menor de edad ¿Quién hace esas adaptaciones en casa, y en tu ropa?

Vida cotidiana • ¿Cómo describiría su infancia? • ¿Cómo fue su adolescencia? • ¿Cómo es su edad adulta? • Para usted ¿qué fase de la vida ha sido la más difícil? ¿Por qué? • Platíqueme sus hábitos personales (vestirse, bañarse, desayuno, comida) • ¿Quién de su familia lo apoya y de qué manera? • ¿Tienes pareja actualmente? • ¿Cómo es su relación con su pareja y con sus hijos? • ¿Tiene amigos? ¿Cómo es su relación con ellos? • ¿Se han generado algunos conflictos? (Si) (No) ¿Por qué? • Actualmente ¿trabaja? O Estudia • ¿Ha tenido que cambiar de trabajo por ser una gente pequeña? causas • ¿Cómo es la convivencia en su ámbito laboral o escolar? • ¿Cómo es su relación con las personas que lo rodean? • ¿Cómo actúan las personas con usted? • ¿En algún momento se ha sentido rechazado o excluido? • ¿Le preocupa algo en este momento? • ¿Cuáles son sus planes a futuro? • ¿Cómo describiría su vida en general? • ¿Qué es lo más difícil de enfrentar en un mundo pensado para personas estándar?´

164

• Para usted ¿qué es lo mejor que ha vivido siendo una persona pequeña?

Identidad ¿Con que personas se siente cómodo? ¿Por qué? ¿En qué situaciones se siente cómodo? ¿Por qué? ¿En cuales no? Y ¿porque? ¿Con quién se siente más identificado? Dentro de la dinámica cotidiana ¿cuál piensa que es su papel? ¿Convive con más personas de talla baja? ¿Cuáles son sus pensamientos y sentimientos cuando ve a otra persona de talla baja? ¿Qué piensa de las personas de talla baja?

Fundación

• ¿Cómo se enteró de la Fundación? • Al llegar a la Fundación por primera vez ¿Cuál fue su sentimiento o impresión? • Pertenecer a esta asociación, con personas que padecen lo mismo que usted ¿le ha cambiado la perspectiva de su vida? ¿Por qué? • ¿Le ha ayudado? • ¿Qué le gustaría que le brindará esta Fundación? • ¿Qué le gustaría decirle al mundo sobre su enfermedad?

165

ESCUELA NACIONAL DE ANTROPOLOGIA E HISTORIA ENAH Consentimiento informado POR L. FERNANDA GONZALEZ PEÑA Proyecto de investigación: ¿DEL SUELO A LA CABEZA O DE LA CABEZA AL CIELO? Una aproximación antropofísica sobre la acondroplasia

I. Invitación a participar Se hace la cordial petición para participar en el Proyecto de Tesis ¿DEL SUELO A LA CABEZA O DE LA CABEZA AL CIELO? Una aproximación antropofísica sobre la acondroplasia. En este estudio se pretende conocer la percepción del cuerpo en personas con acondroplasia, así como, la experiencia del propio cuerpo con esta condición. Para decidir si participa o no en este estudio, usted debe tener el conocimiento suficiente acerca de los riesgos y beneficios con el fin de tomar una decisión informada. Este formato de consentimiento informado la dará información detallada acerca del estudio de investigación y el investigador lo discutirá con usted. Se le informara de todos los aspectos de esta investigación incluyendo sus objetivos, los posibles beneficios y riesgos que tendrá si decide participar. Al final se le pedirá que forme parte del proyecto y de ser así, firmara la carta de consentimiento informado.

Por favor, tome todo el tiempo

II. Descripción del proyecto Propósito del Estudio

La investigación pretende conocer cómo las personas que padecen acondroplasia elaboran su imagen corporal, y cómo se trastoca su identidad personal, pues además de las múltiples complicaciones funcionales que conlleva ésta, enfrentan un malestar psico-emocional, donde el desconcierto, el miedo, el dolor, la soledad y la ira se suman al constante cuestionamiento sobre ¿Quién soy? ¿Por qué soy así? Además del impacto en sus relaciones familiares, laborales y sociales. Es decir, nos interesa conocer sus trayectorias de vida , los problemas de salud que enfrentan debidos a esta condición, cómo afrontan esta situación las personas que conviven cotidianamente con ellos y cómo ellos reconstruyen su identidad, interrogantes, cuyas respuestas se hacen imprescindibles para sensibilizar a la sociedad sobre una enfermedad que conlleva un estigma debido a la apariencia física de los afectados, situación que coadyuva a que los discriminen, excluyan y lesionen su integridad física, psíquica, moral y social. Todo ello analizando la experiencia corporal durante su trayectoria de vida y en la cotidianidad.

166

En este contexto, las preguntas que rigen la investigación son: ¿Cómo perciben y experimentan sus cuerpos las personas que padecen acondroplasia? ¿Cómo construyen cotidianamente su identidad personal? ¿Cómo enfrentan esta situación día a día en los diferentes espacios en que se desarrollan? ¿Cómo observan los “otros”, la condición que conlleva esta situación?

Procedimientos del estudio

1a. Fase: Realizar las entrevistas en profundidad a las personas seleccionadas para el estudio de casos. Centrándome en las vivencias cotidianas, infancia, adolescencia y edad adulta, relaciones sociales, familiares, laborales y pareja, salud y emociones.

Resultados del estudio Los resultados serán condensados dentro de la Tesis de Maestría y se darán a conocer en la Fundación una vez concluida la investigación, se otorgaran ejemplares de la tesis para el acervo de la Fundación y los participantes de la investigación.

Beneficios para usted Los resultados de la investigación se promoverán en diversos espacios para obtener un programa adecuado para las personas que padecen acondroplasia y otras displasias óseas que generen talla baja.

Confidencialidad Su nombre y datos personales no serán usados en la redacción de la tesis, será utilizado un pseudónimo. Todas las hojas de recolección de datos serán guardadas con las mismas medidas de confidencialidad, y solo el investigador titular tendrá acceso a los datos que tienen su nombre.

Derecho a abandonar el estudio Usted es libre de decidir si participa o no en este estudio de investigación. Si decide no participar esto no afectara su relación en la Fundación. Si decide participar, puede cambiar de opinión y retirarse del estudio en el momento que lo decida.

Preguntas Fue necesario utilizar lenguaje técnico en este formato de consentimiento informado. Por favor, solicite que le expliquen cualquier cosa que no entienda y contestare todas sus preguntas. Si tiene preguntas en el futuro acerca de este proyecto o si tiene problemas relacionados con el estudio, puede contactar a Luisa Fernanda González Peña al teléfono 55923575, o al correo electrónico [emailprotected]

167

Carta consentimiento informado

Proyecto de tesis: ¿DEL SUELO A LA CABEZA O DE LA CABEZA AL CIELO? Una aproximación antropofísica sobre la acondroplasia

México, D.F., a ____ de _____ 201__

Por medio de la presente hago constar por mi propio derecho, que estoy de acuerdo en participar en el Proyecto de investigación ¿DEL SUELO A LA CABEZA O DE LA CABEZA AL CIELO? Una aproximación antropofísica sobre la acondroplasia. Estoy enterado de que mi participación en el estudio consistirá en contestar unos cuestionarios y una entrevista a profundidad. Asimismo, estoy enterado que la información obtenida del estudio es absolutamente confidencial y que esta información será únicamente manejada por el investigador. Estoy consciente de que mi participación en el estudio es completamente voluntaria, que participar no implica pago o retribución alguna y que si en medio del proceso decido no continuar, toda la información recopilada será eliminada. He leído o escuchado la información, los objetivos generales, los posibles beneficios, daños e inconvenientes de mi participación en el proyecto y mis preguntas acerca del estudio han sido respondidas satisfactoriamente.

Nombre del participante Firma del investigador

______

Firma del participante o tutor: Fecha: ______

______¿Se otorgó copia del documento al participante? SI_____ NO_____

Fecha: ______

168

Ilustración de Alberto Montt Fuente: https://www.facebook.com/dosisdiarias?fref=ts

169

Reflexiones Sobre La Acondroplasia En (2024)
Top Articles
Latest Posts
Article information

Author: Kareem Mueller DO

Last Updated:

Views: 6727

Rating: 4.6 / 5 (46 voted)

Reviews: 93% of readers found this page helpful

Author information

Name: Kareem Mueller DO

Birthday: 1997-01-04

Address: Apt. 156 12935 Runolfsdottir Mission, Greenfort, MN 74384-6749

Phone: +16704982844747

Job: Corporate Administration Planner

Hobby: Mountain biking, Jewelry making, Stone skipping, Lacemaking, Knife making, Scrapbooking, Letterboxing

Introduction: My name is Kareem Mueller DO, I am a vivacious, super, thoughtful, excited, handsome, beautiful, combative person who loves writing and wants to share my knowledge and understanding with you.